Conoce a Hetty Green: La mujer más tacaña del mundo... ¡Ella murió por su avaricia!

Conoce a Hetty Green: La mujer más tacaña del mundo... ¡Ella murió por su avaricia!525shares

Seamos honestos, todos hemos pensado alguna vez en lo fantástico que sería tener millones de dólares en nuestras cuentas. ¡Y es que simplificaría muchísimo nuestras vidas! Poder comprar lo que queramos, viajar por el mundo y darnos la vida que sin duda merecemos.

Sin embargo, no todos los millonarios piensan de esa manera. Algunos se preocupan tanto de su fortuna, que tratan de gastar solamente en lo estrictamente necesario. ¿No me crees? Tal vez deberías investigar un poco sobre la vida del dueño de IKEA, quien a pesar de tener cuantiosas sumas de dinero, se negó a cambiar su auto de toda la vida.

No obstante, hoy queremos compartir la historia de un personaje aún más tacaño. Una mujer que se convirtió en toda una leyenda en Wall Street por ser audaz en los negocios y las finanzas. Sin embargo, a pesar de su gran éxito financiero, jamás derrochó ni un centavo. Tanto así, que el libro de records Guinness la nombró "la mujer más avara de la historia".

Todos conozcan a Hetty Green

Mejor conocida como la "Bruja de Wall Street", fue la mujer más rica del siglo XIX. Cuando murió, en 1916, su fortuna era de casi 200 millones de dólares, dado que ella se encargó de hacer muy buenas inversiones y  jamás despilfarró en cosas que considerara innecesarias.

Desde temprana edad, Hetty Green, nacida Henrietta Howland Robinson (21 de noviembre de 1834), mostró aptitud para las finanzas

Ella abrió su primera cuenta bancaria a las ocho años y recibió gran parte de su educación, leyendo las páginas financieras a su abuelo casi ciego, discutiendo cada acción y bono en detalle.

Oriunda de Bedford, Massachusetts, sus padres eran Edward Mott Robinson y Abby Howland, heredera de la familia Howland, dueña de una de las flotas balleneras más ricas de la ciudad  

Los Howland también controlaban la mayor parte del comercio de la zona proveniente de China. Se creía que el padre de Green, Edward Robinson, se había casado con la enfermiza Abby, solo para obtener el capital inicial necesario para comenzar su propio negocio ballenero.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR