Conoce 9 causas poco conocidas que podrían producir un ataque al corazón y cómo evitarlas

Conoce 9 causas poco conocidas que podrían producir un ataque al corazón y cómo evitarlas0shares

De todas las afecciones cardíacas, los ataques al corazón son considerados los más peligrosos siendo responsables de una importante cantidad de muertes, sin distinción de edad, género o nacionalidad. Es por esto que develar la mayor cantidad de detalles acerca de cuáles factores pueden desencadenarlos ocupa gran parte de las investigaciones de quienes se especializan en esta rama.

Por citar alguno, la Universidad de Northwestern realizó uno recientemente donde se demostró que las mujeres tienen un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular con respecto a los hombres, pero considerablemente menor de tener un ataque cardíaco. ¿Curioso, no? De la misma manera, obtuvieron algunos otros datos estadísticos interesantes. 

Te sorprenderá saber que hay muchas otras causas aparte de las más conocidas que pudiesen desencadenar un ataque al corazón, avaladas por la comunidad científica internacional. A continuación te traemos las 9 más increíbles para que puedas prevenirlas con suficiente antelación y no debas pertenecer a estas nada agradables estadísticas.

1. Divorcio.

Un estudio realizado por el Instituto de Carolina demostró que el divorcio está altamente relacionado con un elevado riesgo de sufrir un ataque al corazón. Las personas divorciadas tienen un 18% más de posibilidades de pasar por esta situación que quienes están casados.

Por eso se recomienda tratar de resolver los problemas de pareja pacíficamente para evitar que se llegue a niveles críticos.

Joel Omm, investigador líder del estudio, comentó que los hombres solteros o viudos corren un riesgo más elevado de sufrir un ataque cardíaco en comparación con las mujeres que están pasando con la misma situación. 

2. Ingerir demasiado alcohol.

Consumir alcohol en exceso incrementa el riesgo de tener bien sea un ataque cardíaco, fibrilación cardíaca o insuficiencia cardíaca, tal cual fue determinado por un grupo de científicos de la Universidad de California.

Ellos analizaron una base de datos constituida por pacientes de 21 años en adelante que habían sufrido un ataque cardíaco.

Como resultado obtuvieron que cerca de 268.000 personas eran adictas al alcohol. Una vez revisado el resto de los factores posibles, cayeron en cuenta de que tomar alcohol llega a duplicar el peligro de sufrir un ataque cardíaco. Así que lo mejor es renunciar a los malos hábitos al igual que llevar un estilo de vida saludable.

3. Embarazo.

De acuerdo a algunas pruebas realizadas por la Universidad del Sur de California se pudo determinar que los cambios causados ​​por el embarazo (incluyendo el desequilibrio hormonal y el aumento del volumen de sangre producida por el cuerpo) aumentan el riesgo de tener un ataque al corazón durante el embarazo, prolongándose hasta la semana 12 luego de tener un bebé. Esto sí que es descubrimiento asombroso.

En las embarazadas, los ataques cardíacos durante el embarazo suelen ser delicados y provocan importantes complicaciones.

En la mayoría de los casos es imposible emplear un tratamiento estándar para prevenirlos porque cada paciente es único. Sin embargo, las mujeres embarazadas en especial deben cuidar muy bien su funcionamiento cardíaco, haciéndose valorar de manera regular por su médico para detectar cualquier anomalía a tiempo.

4. Angustia emocional.

Un grupo de investigadores de la Universidad McMaster en Canadá analizaron los datos de 12.461 pacientes (cuya edad promedio era de 58 años) que participaron en "Interheart", un estudio que incluye pacientes quienes ya habían tenido su primer ataque cardíaco en 52 países del mundo. Todos ellos completaron un formulario sobre si experimentaron alguno de los factores desencadenantes en la hora anterior a su ataque al corazón. 

También se les preguntó si habían experimentado lo mismo a esa misma hora el día anterior a su ataque al corazón. 

Los resultado evidenciaron que dichos factores podrían haber sido la causa de un ataque al corazón, pero no tiene nada que ver con los malos hábitos, la edad o el sobrepeso.

Andrew Smyth, autor del estudio, presume que los extremos disparadores físicos y emocionales tienen efectos similares en el cuerpo. 

Ellos alteran el flujo sanguíneo y disminuyen el bombeo de sangre al corazón. Debido a esto, se les recomienda a los pacientes evitar situaciones estresantes.

5. Fumar.

Sobre este punto, los científicos del Centro Médico de Tel Aviv se animaron a relacionar el hábito de fumar con el riesgo de sufrir un ataque al corazón. En los resultados de este estudio se expuso que los fumadores tienen el triple de posibilidades de tener un ataque al corazón por encima de la unión de la cantidad de personas que solían fumar y que nunca lo han hecho.

Entretanto, los fumadores mayores de 50 años corren todavía un riesgo mayor.

En este caso, hay otros factores atenuantes que también son peligrosos, como niveles de colesterol alto, diabetes y presión arterial alta. Así que cuanto antes una persona decida abandonar este mal hábito, mucho mejor le funcionará su corazón.

6. Ira.

Un estudio desarrollado dentro de la Universidad de Sydney reveló que el riesgo de un ataque al corazón es 8.5 veces mayor en las 2 horas siguientes a un episodio de ira intensa. El Dr. Thomas Buckley comentó que los desencadenantes más fuertes son: discusiones con los miembros de la familia (29%), discusiones con otras personas (42%), molestias en el trabajo (14%) y mientras se conduce (14%).

La ira y la ansiedad están conectadas con el aumento de la frecuencia cardíaca de una persona, la presión arterial y la coagulación de la sangre. 

Todas estas cosas finalmente conducen a un ataque al corazón. Al enfrentarse a estas situaciones, los doctores recomiendan tomar calmantes para disminuir la carga sobre el corazón.

7. Insomnio.

La Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología publicó un trabajo en el cual explicaron que existe un 45% de probabilidades de tener tener un ataque al corazón si sufres de insomnio por encima de las personas que no tienen problemas para conciliar el sueño.

El Dr. Lars Erik Laugsand explicó que los problemas para dormir son comunes y fáciles de tratar.

Por esto, adquiere mayor importancia que las personas estén al tanto de esta conexión entre el insomnio y el ataque cardíaco para consultar con su médico de confianza si presenta algunos síntomas. Tomar infusiones de hierbas con manzanilla, valeriana y lúpulo además de otros remedios naturales son bastante efectivos para dormir mejor. Igual tu doctor podrá mostrarte las distintas opciones que tienes.

8. Mala calidad del aire.

Un estudio realizado por el Centro Médico Intermountain en Salt Lake City incluyó a más de 16.000 pacientes, examinando a aquellos que habían sufrido 3 tipos de ataques cardíacos. Su propósito era determinar qué tipo de ataque al corazón era el más común en los días en que el aire estaba realmente contaminado.

Los investigadores recomiendan salir de la ciudad con la mayor frecuencia posible para tomar aire fresco.

Ellos encontraron una conexión entre la mala calidad del aire y los ataques cardíacos más peligrosos. 

9. Clima frío.

Un estudio realizado durante 6 años en la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá, determinó que una caída de 10°C en la temperatura se asocia con un 7% de riesgo mayor de infarto al miocardio con elevación del segmento ST (STEMI), siendo ésta el tipo más severo de ataque cardíaco.

Los científicos revelaron que el clima frío puede ser la causa de sufrir un ataque al corazón. 

Entonces, las personas que son susceptibles a problemas cardíacos deben evitar los cambios bruscos de temperatura en los ambientes donde se encuentren, al igual que permanecer afuera en zonas con climas fríos.

¿Cuál de estas causas te sorprendió más? ¿Sabes de alguna otra rara causa de infartos que valga la pena conocer? COMENTA y no dejes de COMPARTIR con tus amigos esta valiosa información.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR