Conoce 8 argumentos legales que le puedes decir a un policía si te detiene.

Conoce 8 argumentos legales que le puedes decir a un policía si te detiene.0shares

El propósito fundamental de los organismos de orden público es resguardar a los ciudadanos, indistintamente su naturaleza. Está claro que cada uno tiene sus competencias específicas, de las cuales todos deberíamos estar informados. Su labor es la mayoría de las veces loable sólo que, como todo en la vida, lamentablemente no son perfectos.

En ocasiones se extralimitan de sus funciones valiéndose de su cargo, atribuyéndose competencias que no les corresponden. Si desconoces tus derechos, lo más seguro es que caigas en su juego, pudiendo traerte serias consecuencias, hasta el punto de verte incriminado en algún delito.

Puede parecer extremista, pero es así. Para que esto no te suceda, descubre cuáles son los argumentos que puedes darle a un oficial de policía cuando te exige cierto tipo de cosas. Ellos merecen el mismo respeto y buen trato que tú; así que deja el miedo atrás y haz valer tus derechos.

1. No le permitiré revisar el maletero de mi auto.

Es común ver cómo algunos oficiales detienen a los conductores en plena vía con la excusa de que están en un operativo "especial" sin motivo aparente. Si esto ya te ha sucedido antes, sabes lo molesto que resulta, sobre todo porque no tienes ni idea de lo que están buscando.

En ninguna ley está estipulado que es tu obligación dejarlos revisar tu vehículo, a menos que tengan una orden.

En un escenario como éste, lo mejor es no bajarte del automóvil y decirle serenamente en un tono de voz normal que no das tu autorización para que revisen tu maletero. Eso debería ser suficiente para dejarte ir. En el peor de los casos, podría prestarse a que te involucren en un delito mayor. Por lo tanto, si decides acceder, bájate y acompáñalos junto a otra persona que te sirva como testigo.

2. No tengo por qué darle ningún tipo de información personal.

Generalmente, los oficiales de seguridad lo primero que hacen es solicitar tus datos personales. Si bien es cierto no es una información tan profunda, no sabes con qué fines la podrían utilizar. Debido a esto, lo recomendable es que te niegues a ofrecérselos.

En la mayoría de los países, hacerlo se considera una invasión a la privacidad.

Si ante tu negativa, el oficial insiste, puedes decirle que antes te dé los suyos pues te dirigirás a los organismos competentes para realizar la debida denuncia sobre esta situación. Lo más probable es que también te diga que no e inmediatamente te dejé seguir tu camino. Si bien es cierto, es un oficial del orden público pero no por eso debes acceder a todo lo que te diga. Como ciudadanos, tenemos nuestros derechos.

3. Permaneceré dentro de mi auto.

Cuando te detienen en la vía, ni siquiera debes bajar por completo el vidrio de tu ventana; con dejar un pequeño espacio suficiente para poder comunicarse contigo es suficiente. Toma la precaución de ponerle los seguros a todas las puertas y subir el resto de los vidrios antes de llegar hasta donde están ubicados los oficiales.

Sólo hazlo en caso de que tenga en sus manos una orden judicial firmada dirigida hacia ti.

Obviamente, debes cerciorarte de que diga tu nombre y tus datos personales de manera correcta. Comprueba también que la firma tenga una apariencia legítima. 

4. Quisiera saber el motivo por el cual me ha detenido.

Es una consulta básica que debes hacerle a un oficial de policía cuando estás seguro de no haber infringido la ley de ninguna manera.

El oficial sí tiene la obligación de identificarse por completo, incluyendo la dependencia a la cual pertenece.

Seguidamente, tiene que notificarte la causa de tu detención, incluyendo el artículo legal que fundamenta esta acción al igual que cuál es la sanción prevista. 

5. Vamos a dirigirnos al juzgado.

De esta manera le harás entender que conoces bien cuáles son tus derechos y que no permitirán que te agredan. Si esto llegara a ocurrir, procura tomar toda la evidencia posible, bien sea fotográfica o de video. Aunque parezca difícil de creer, hacerlo no es ilegal.

También puedes apoyarte marcando el número de emergencias.

O acude ante un juez quien decidirá pertinentemente qué hacer en tu caso.

6. Necesito que me entregue mis documentos.

Puedes negarte a mostrárselos pero si ya lo hiciste no tiene por qué retenerlos, ni aún cuando en efecto hayas cometido alguna infracción que amerite una multa.

En ningún reglamento se establece que sea una medida válida para algún oficial de policía.

La mayoría de los que optan por decirte esto, lo que esperan es que le ofrezcas algún tipo de soborno. Bajo ningún motivo vayas a caer en su juego. 

7. Me rehuso a realizar la prueba de alcoholímetro.

Hacerlo más bien actuaría en tu contra. No temas apoyar tu decisión diciendo que conoces tus derechos y eso está al margen de la ley.

Si insisten, mantente firme en tu decisión y contacta a tu abogado.

Puede parecer engorroso iniciar un juicio de amparo por esta razón. Sin embargo, hacerlo servirá como aviso de que muchas personas saben bien lo que pueden o no exigirles, así que progresivamente lo evitarán.

8. No dejaré que se lleven mi vehículo.

Las infracciones menores no requieren que tu auto sea confiscado. 

El conocimiento te da poder. Así que infórmate sobre cuáles son las competencias de los oficiales de orden público para que no te tomen desprevenido.

Hacerlo puede marcar una enorme diferencia en tu experiencia frente a ellos.

¿Alguna vez has tenido problemas con un oficial de policía por exigir tus derechos? Cuéntanos sobre tu experiencia en la sección de COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta valiosa información.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR