Conoce 15 Síntomas que no deberían de ser ignorados mientras una mujer está embarazada

Conoce 15 Síntomas que no deberían de ser ignorados mientras una mujer está embarazada0shares

El embarazo es un momento muy importante para las mujeres, ya que es la etapa en la que llevan dentro de sí a una pequeña persona que, inexplicablemente, ya aman sin siquiera conocerla. Si bien las fotos de la maternidad y del bebé hace que el embarazo parezca un proceso muy sencillo y hermoso, existen algunos aspectos no tan bonitos, saludables o delicados que todos debemos tener en cuenta.

Generalmente, las mujeres asumen que estar embarazadas es igual a sufrir nauseas matutinas, tener pies hinchados y un pequeño dolor de espalda al final de día, pero existen otras molestias que podrían indicar que algo no marcha bien durante el embarazo. A continuación, te revelamos 15 síntomas que nunca deben ser ignorados mientras una mamá está esperando a su hijo...

¡Sigue desplazándote para saber cuáles son!

Si no sabías que estos síntomas podrían indicar algo grave, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

1. Hinchazón constante e inflamación.

Todos recordamos cuando Kim Kardashian estaba embarazada y se hinchó como un globo. Si bien no todas las mujeres sufren hinchazón durante el embarazo, es un efecto secundario bastante común, el cual suele ser causado por un aumento de sangre y líquido. 

Sin embargo, existen otros factores que pueden generar esa hinchazón, los cuales sí deben tratarse de manera inmediata.

Las mujeres pueden hincharse debido al calor de verano, por consumo alto de cafeína, por exposición excesiva al sol y por tener una ingesta alta de sodio. Si la hinchazón aparece de manera repentina, y no gradualmente, entonces puede ser signo de preeclampsia y debe tratarse inmediatamente.

2. Ansiedad severa.

La depresión y la ansiedad son trastornos mentales que se están haciendo cada vez más comunes en los últimos años. Y, según los informes, también es un problema que está afectando a las mujeres durante el embarazo.

Desafortunadamente, menos del 20% de las mujeres embarazadas afectadas buscan tratamientos para estos problemas.

Y aquellos que lo buscan, suelen recibir tratamientos inadecuados, debido a los estereotipos. Es importante que las mujeres sepan que no es normal sufrir de depresión o ansiedad durante esos 9 meses y que hay distintas formas para tratarlas, por lo que no deben dudar en buscar atención médica.

3. Calambres prematuros.

Cuando una mujer embarazada experimenta contracciones y calambres antes de lo esperado, puede ser señal de un parto prematuro y esto es algo que debe tomarse seriamente. Y se considera parto prematuro aquel que ocurre ante de las 36 semanas de embarazo.

Las primeras señales de advertencia pueden aparecer lentamente, lo que hacen que las futuras madres piensan que no es algo de lo que deba preocuparse.

Si las mujeres comienzan a experimentar contracciones prematuras y ven que su número empieza a incrementar o aparecen en intervalos regulares, puede ser hora de consultar al médico. No debe tener más de 5 contracciones en una hora, ya que si esta molestia continúa es posible que se encuentre en un trabajo de parto prematuro.

4. Cambios en la visión.

Estudios han demostrado que el embarazo puede afectar la visión de hasta el 15% de las mujeres que esperan un hijo. Para aquellas chicas que nunca han tenido problemas de visión, puede resultar bastante aterrador, pero es el resultado de las hormonas cambiantes, la retención de líquidos y el metabolismo.

Generalmente, estos cambios en la visión suelen ser menores y temporales, pero no por eso deben ser ignorados.

Estos cambios pueden generar problemas como migrañas, ojos secos e incluso enfermedades oculares. Por lo que en caso de tener problemas o cambios en la visión durante el embarazo, es necesario consultar a su médico y tener exámenes oculares frecuentes.

5. Escalofríos y fiebre.

Los escalofríos y la fiebre alta son algunos de los peores síntomas que una persona enferma pueda tener, ya que prácticamente te deja incapaz de realizar cualquier actividad. Pero si agregamos esa condición al embarazo, cuando ya de por sí es bastante difícil, entonces realmente se complica nuestro día.

Tener fiebre durante el embarazo genera los mismo síntomas que cualquier otra fiebre: temperatura alta, escalofríos, sudoración, dolor de cabeza, deshidratación, dolores musculares y fatiga.

Se cree que las altas temperaturas causan defectos del tubo neural en los embarazos. Por lo que si se encuentra en las etapas iniciales del embarazo (entre las semanas 5-6),  puede que la fiebre haga que el tubo se forme incorrectamente. Por lo tanto, si la fiebre no desaparece en 24-36 horas, lo mejor es que consulte a su médico.

6. Manchas de sangrado.

Es común que las mujeres tengan sangrado vaginal cuando están embarazadas por primera vez. De hecho, un 20% de las mujeres suelen experimentar este síntoma durante sus primeras 12 semanas de embarazo.

Este sangrado suele ser más ligero que el flujo menstrual regular y su color puede variar de rosa, rojo a marrón.

El sangrado vaginal no suele ser motivo de preocupación, éste no es normal, por lo que debería buscar asistencia médica, para así poder abordar el problema de manera adecuada y asegurar el bienestar del pequeño.

7. Aumento de peso más rápido de lo normal.

Todos sabemos que aumentar de peso durante el embarazo es completamente normal y saludable, ya que después de todo un bebé está creciendo dentro de ti. Sin embargo, las mujeres que ceden fácilmente a sus antojos con frecuencia terminan ganando más peso del que realmente necesitan.

Esa es una de las razones por las cuales es muy difícil para las mujeres perder peso luego del embarazo.

Sin embargo, ganar demasiado peso demasiado rápido durante el embarazo puede ser peligroso. En promedio, una mujer debería aumentar de 12-15 kilos durante el embarazo. Y una vez que una mujer llega a su segundo trimestre de embarazo, debería aumentar menos de medio kilo por semana. Por lo que si está aumentando de peso más rápido que eso, existe la posibilidad de que esté en riego y deba consultar a un médico.

8. Sentirse mareada y sin equilibrio.

El embarazo ocasiona muchos cambios en el cuerpo y algunos de esos cambios pueden provocar desmayos y mareos en ciertas mujeres. La progesterona aumenta el flujo de sangre durante el embarazo, lo que ocasiona una presión arterial más baja, lo que hace que llegue menos sangre al cerebro de la embarazada..

Esa es la razón principal por la que algunas mujeres pueden sentirse embarazadas, aturdidas y sin equilibrio cuando están embarazadas.

Esto suele ocurrir alrededor de la semana 12 del embarazo. Aun cuando el mareo pueda ser algo normal en ti, no debes ignorarlo si estás en la dulce espera. Intenta beber mucha agua, recostarse y tomar aire fresco, pero siempre obtén consejo médico para tu tranquilidad.

9. Escape de los fluidos.

La fuga de líquidos o secreciones durante el embarazo es algo que NUNCA, pero NUNCA, debes ignorar. Ya  que el líquido amniótico es lo que protege a tu bebé mientras crece en el útero. Si este líquido empieza a filtrarse, no es buena señal.

Aunque en ocasiones la fuga de líquidos no es algo de lo que debamos preocuparnos, si ese líquido se filtra demasiado puede traer serios problemas.

Para que no confundas este líquido con cualquier otro líquido vaginal, debes saber que el amniótico es transparente con manchas blancas y teñido con un poco de sangre. Este no produce ningún olor y generalmente satura la ropa interior. Si esta fuga ocurre durante los dos primeros trimestres de embarazo, puede provocar defectos de nacimiento, abortos, muerte fetal intrauterina y nacimientos prematuros

10. Dolor vaginal.

Cuando una mujer no está embarazada y siente quemazón o dolor al orinar, ya es motivo de preocupación, puesto que podría ser señal de una infección urinaria. Pero si esto sucede cuando está embarazada, las cosas se tornan más serias.

Ya que las mujeres que se encuentran en la dulce espera tienen mayor riesgo de sufrir de infecciones urinarias o en la vejiga.

Esto se debe a que el útero se encuentra encima de la vejiga y su mayor peso puede bloquear el drenaje de la orina de la vejiga, provocando así una infección. Aunque este problema puede ser común durante el embarazo, debe ser tratado, ya que de lo contrario podría conducir a una infección renal.

11. Sentir presión.

La presión pélvica durante el embarazo puede ser muy molesta. Este problema es difícil de diagnosticar, ya que puede ser debido al aumento del volumen de la sangre, por el crecimiento del bebé o por simplemente la ley de la gravedad.

Aunque el dolor pélvico durante el embarazo puede ser inofensivo y normal, también puede ser señal de algo grave.

Ya que si ese dolor viene acompañado de sangrado vaginal, puede ser señal de un aborto espontáneo. Así que jamás ignores esta señal y consulta a tu médico de inmediato.

12. Vomitar.

Primero que todo, vomitar al principio del embarazo es una de las formas en las que muchas mujeres se dan cuenta que están embarazadas. Aunque vomitar pueda parecer normal debido a las náuseas matutinas, en realidad hace que las mujeres pierdan muchos nutrientes vitales necesarios para su bebé.

Los vómitos severos y constantes son preocupantes, ya que hacen que se deshidraten debido a la falta de líquido en sus cuerpos.

Además, hacen que puedan tener deficiencias vitamínicas e incluso mostrar signos de inanición porque no pueden retener ningún alimento. Por lo que si este es un problema que se está volviendo demasiado constante, entonces contacta a tu médico.

13. Picazón en todo el cuerpo.

Cuando una mujer está embarazada, su piel empieza a experimentar muchos cambios. De hecho, las mujeres embarazadas pueden experimentar acné, desarrollar estrías, tener sarpullidos y sufrir de picazón en todo el cuerpo.

Por ese motivo, es importante cuidar la piel durante el embarazo.

El embarazo puede hacer que la piel se seque más de lo normal, por lo que es recomendable que beban mucha agua y, si es posible, duerman con un humidificador. Ya que la sequedad podría ser señal de deshidratación lo que ocasionaría un parto prematuro.

14. Dolor de espalda que no desaparece.

Resulta común que las mujeres embarazadas se queden por el dolor de espalda. El embarazo hace que les resulte más difícil a las mujeres ponerse de pie y hacer algunas actividades. De hecho, a menudo pueden sentir la necesidad de descansar, sentarse e incluso descansar la espalda.

Aunque el dolor de espalda puede parecer un síntoma normal del embarazo, si este dolor no desaparece, entonces puede que debas preocuparte.

Médicos explican que el centro de gravedad de una mujer embaraza cambia a medida de que aumenta de peso, lo que genera dolor de espalda. Por lo que se recomienda practicar una buena postura. Igualmente, para reducir el dolor, sugieren aplicar hielo o calentar la espalda, recibir masajes y aumentar un poco la actividad física leve. Pero si el dolor no desaparece y persiste por más de 2 semanas, entonces es hora de que visites a tu médico.

15. Patadas menos frecuentes.

Muchas mujeres embarazadas acostumbran a contar las patadas de su bebé. Ya que cada movimiento que hace el bebé es todo un hito en su crecimiento. Sin embargo, toda madre debe saber que contar las patadas de su bebé luego del tercer trimestre se convierte en una forma muy importarte de hacerle seguimiento a la salud del pequeño.

Por lo general, los bebés se vuelven más activos a medida de que pasa el tiempo.

Por lo que si sus movimientos y patadas disminuyen de velocidad o se hacen menos frecuentes, entonces es recomendable que consultes a tu médico. Ya que si tu bebé deja de moverse podría ser señal de que algo está muy mal.

Y tú, ¿sabías que algunos de estos síntomas podrían ser tan preocupantes?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR