Científicos aseguran que tomar alcohol puede mejorar el mecanismo de defensa del cerebro

Científicos aseguran que tomar alcohol puede mejorar el mecanismo de defensa del cerebro1shares

Un estudio llevado a cabo en ratones indica que una cantidad moderada de alcohol podría ser de ayuda para la salud cerebral reduciendo la inflamación y los productos residuales del metabolismo, incluyendo placas proteicas asociadas con enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson. “Se conoce que la ingesta prolongada de grandes cantidades de etanol tiene efectos adversos en el sistema nervioso central,” dijo el autor principal del estudio, Maiken Nedergaard, MD, DMSc, codirector del Centro para la Neuromedicina Traslativa de la Universidad del Centro Medico de Rochester. 

“Sin embargo, en este estudio, hemos demostrado por primera vez que ingerir dosis bajas de alcohol son potencialmente beneficiosas para la salud del cerebro, principalmente porque mejora su habilidad para eliminar los desechos.” Dicha investigación, publicada en Scientific Reports, demostró de manera inesperada que el consumo de alcohol equivalente a 2.5 tragos al día mejora la productividad del sistema linfático del cerebro, una red de vasos residuales en medio del estrictamente controlado ambiente de fluidos de los órganos.

Un enigma develado...

Antes del descubrimiento de Nedergaard y sus colegas en el 2012, los científicos no entendían del todo cómo las moléculas de desechos que se acumulan fuera de las células cerebrales son transportadas fuera del área sellada de los tejidos, llamada parénquima. 

Ahora sabemos la función de estos canales bien escondidos que rodean los vasos sanguíneos del cerebro.

Permiten el intercambio entre el parénquima y los ventrículos de fluido cerebroespinal (FCE) que drenan los vasos linfáticos de la cabeza y el cuello. Algunas investigaciones anteriores del sistema linfático también revelaron que su mayor actividad se da en horas de sueño.

¡Salud por nuestro cerebro!

Siguiendo varios hallazgos que sugieren que la ingesta de alcohol de bajo a moderado está realmente asociada con un incremento en general de la salud y la longevidad, el equipo Rochester solicitó examinar lo que ocurre en el sistema linfático después de darse un gusto con una bebida o dos.

Para su experimento necesitaron algunos ratones en estado de ebriedad.

Primero, los ratones conscientes fueron inyectados con una dosis baja de 0.5 g/kg, una intermedia de 1.5 g/kg, o alta de 4 g/kg de etanol; lo que correspondía a casi 44 mililitros, 133 ml, o 354 ml de alcohol puro para un humano de 70 kg.

Subsecuentemente, una cantidad de compuesto fue administrada en su cerebro de manera que el fluido de FCE pudiera ser observado.

Y estos fueron los resultados...

Tan sólo 45 minutos después de recibir el suministro de alcohol, el grupo de ratones con la dosis baja mostraron un promedio del 40% de aumento en el fluido del sistema linfático, cuando se comparó con los ratones a los que se les administró un líquido sin alcohol. En contraste, los ratones que fueron suministrados con una dosis intermedia y con la alta mostraron un 34 por ciento y un 28 por ciento de reducción en la función linfática, respectivamente.

Pero se hicieron otras pruebas...

Para tener una idea de cómo puede impactar en la habilidad de nuestro cerebro para almacenar desechos, la ingesta de alcohol de manera regular, los autores dieron a un grupo distinto de ratones la misma dosis todos los días por 30 días, luego examinaron sus cerebros. En este experimento, los ratones con la dosis baja mostraron una circulación linfática mejorada comparada con el control anterior, sin embargo, la diferencia no era dramática. Estos ratones también mostraron un comportamiento perfectamente normal y habilidades motoras normales todo el tiempo.

Tal como se esperaba, los ratones con la dosis intermedia mostraron una menor funcionabilidad.

Esta vez en casi 19 por ciento. Los autores no hicieron la prueba con el grupo de la dosis alta, ya que esta cantidad tan intensa de niveles de alcohol podría haber afectado severamente a los ratones, de manera que habría sido imposible aislar el efecto en algún sistema de sus cuerpos. Además, “en nuestro estudio piloto, la exposición crónica a altas dosis de alcohol tiene una tasa de mortalidad del 40 por ciento,” escribió.

Ahora, antes de que salgas a disfrutar en tu bar más cercano...

Recuerda que este estudio no fue diseñado para evaluar las consecuencias a largo plazo que produce el alcohol a la salud cerebral.

Y que los resultados pueden ser muy diferentes en los humanos.

Pero, aunque suene demasiado bueno para ser cierto...

Los resultados sugieren que una copa de vino (o dos) pueden ser una manera excelente de terminar el día.

¿Qué opinas de esto? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR