Chica que participó en iniciativa nazi para crear una "raza perfecta" cuenta su historia.

Chica que participó en iniciativa nazi para crear una "raza perfecta" cuenta su historia.0shares

La historia de la humanidad tiene grandes momentos que han dejado una huella imborrable en la memoria colectiva de los pueblos. Lamentablemente, muchas de ellas son atroces, de las cuales ninguna comunidad tiene razón alguna por la cual sentirse orgullosas de ellas. Sin embargo, vale la pena recordarlas ya que esa es la única manera en la cual podrá evitarse que tales actos vuelvan a suceder.

Uno de estos episodios, sin duda alguna, tiene relación directa con el período de la Alemania Nazi. No es un secreto que durante ese tiempo se dieron un sinfín de alocadas, terribles, abominables e insólitas situaciones. Muchas de éstas ya las conocemos; sin embargo, sus verdaderos detalles únicamente podrán ser develados por las personas que los vivieron o participaron en ellos. 

Tal es el caso de Hildegard Trutz, una chica que en la actualidad se ha animado a comentar sobre su experiencia como parte de uno de los proyectos más increíbles de este tiempo: una especie de fábrica de bebés alemanes perfectos. ¿Habías escuchado alguna vez hablar sobre eso? A continuación te presentamos en base a su testimonio mayores detalles al respecto.

Luego de tantos años, Hildegard Trutz decide romper el silencio sobre uno de los proyectos nazi en el cual participó.

Lo más probable es que te suene un poco descabellado; sin embargo, ¡es verídico! Ella formó parte de un selecto y exclusivo grupo de hombres y mujeres que fueron seleccionados minuciosamente para crear una "raza alemana perfecta", que fuera digna representante del "Führer".

Para esa época, ella pensó que era una idea brillante.

Incluso se unió voluntariamente al proyecto pensando que era la mejor forma de hacerle frente a todas las opresiones de las cuales había sido víctima la comunidad alemana tras la Primera Guerra Mundial.

Sintió que era la mejor forma en la que ella personalmente podría colaborar con la causa.

Por eso, no dudó ni por un momento en unirse a la "Bund Deutscher Mädel", la cual equivalía a los grupos juveniles de Hitler para las mujeres.

De hecho, le apasionaban todas las ideas de los nazis de esa época.

Fue en 1933 cuando Hildegard Trutz optó por acercarse a este grupo a muy temprana edad.

Cuando cumplió 18 años, una de sus líderes le hizo una propuesta que la tomó por sorpresa.

Se acercó hasta donde Trutz y le habló sobre un nuevo proyecto del cual ella podía participar de manera más activa.

Sus palabras fueron realmente impactantes e inesperadas.

“Si no sabes que hacer ¿por qué no darle al Führer un hijo?“.
"Joven trabajador alemán".

Estas palabras resonaron en su cabeza por algún tiempo, hasta que las asimiló.

Ella estaba dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de aportar su granito de arena para la causa nazi.

"Construye
Hostales y albergues".

Aceptó, sintiéndose halagada en ser considerada apta para tal tarea.

El proyecto de denominaba "Lebensborn" y consistía en que se ubicarían mujeres y hombres alemanes que reunieran características físicas y genéticas consideradas como "perfectas", según los estándares nazis, tomando en cuenta de forma adicional a que en sus antecedentes familiares no hubiese ningún judío.

¡El propósito era crear una especie de ejército de bebés alemanes perfectos!

Pensando que, a futuro, profesaran completa lealtad al "Führer". ¿A quién se le pudo haber ocurrido una idea así?

Todavía más insólito era la forma en que debían concretarlo.

Quiénes participaban en él debían estar dispuestos a tener relaciones sexuales únicamente entre los que estuviesen dentro del proyecto, es decir, fuesen igual de "perfectos" los unos con respecto a los otros.

Una vez las chicas quedaran embarazadas, serían enviadas a un majestuoso y lujoso castillo.

Allí estarían durante todo el proceso de gestación y les serían cubiertas todas las comodidades posibles.

Al entrar, la hicieron firmar un contrato para confirmar que renunciaban a todos su derechos como madres del bebé.

Pasando automáticamente los bebés a ser propiedad del estado nazi.

Cada una era libre de escoger al chico que quisieran de todo el grupo.

Según las palabras de Hildegard: “todos eran muy altos y fuertes, con ojos azules y pelo rubio“.

No era necesario ni siquiera saber cómo se llamaban.

Todo era fríamente calculado para que el chico fuese a la habitación de la jovencita durante su período más fértil del mes, hasta consumarse la concepción del bebé. En su testimonio, Hildegard comentó que “como el padre de mi hijo y yo creíamos completamente en la importancia de lo que estábamos haciendo, no teníamos vergüenza ni inhibiciones de ningún tipo“.

Hildegard quedó impresionada con la interacción dentro del lugar donde se encontraban.

El chico escogido por ella pasó tres noches en su habitación y después fue a los cuartos de otras muchachas.

Al final, quedó embarazada, siendo trasladada al castillo prometido.

En efecto, dio a luz por medio de parto natural a un robusto y sano niño con el cual estuvo apenas dos semanas. Después allí, el pequeño fue trasladado a una casa de cuidados especiales a donde todos eran llevados y ella volvió a donde estaba antes. 

Luego de eso, no tuvo ningún contacto ni con su hijo ni con su padre.

Quiso llevar una vida normal cuando se enamoró de un oficial.

Optó por casarse y le confesó a su marido lo que había hecho. Él no se sintió feliz al respecto, pero comprendió que todo lo hacía por su convicción con la causa y la perdonó.

La historia cuenta que miles de niños alemanes nacieron como parte de este proyecto.

Se estima que rondan los 20.000 alumbramientos. Tras la guerra, la mayoría fueron adoptados , aunque no quedó evidencia alguna sobre su paradero pues todos los archivos relacionados con esto fueron destruidos.

Muchos podrían juzgarla pero primero deberían contextualizar la situación.

El pueblo alemán de aquel entonces sufrió mucho por causa de los países involucrados en la Primera Guerra Mundial. Debido a esto, los nazis se presentaron como una opción atractiva para hacerles frente. Gracias a Dios, a pesar de todo el daño que trajeron consigo, lograron superar también esa fase de la historia.

¿Conoces alguna otra alocada historia relacionada con los nazis? COMENTA y COMPARTE esta asombrosa nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR