Capturan un cocodrilo gigante en el río con una terrible sorpresa en su interior

Capturan un cocodrilo gigante en el río con una terrible sorpresa en su interior5.9kshares

Los cocodrilos son grandes reptiles semiacuáticos que viven en las regiones tropicales de África, Asia, América y Australia. Los mismos suelen mantenerse en hábitats de agua dulce, como ríos, humedales, lagos y, en algunas ocasiones, agua salobre.

Estos reptiles son principalmente conocidos por tener la mordedura más poderosa del Reino Animal, con la cual aferran a su presa y la llevan bajo el agua para ahogarla. Lo que vuelve aún más letal a este animal es su manera de cazar, ya que el mismo puede camuflarse con la ayuda de su piel, mientras que espera por horas el momento indicado para atacar.

Aunque estos animales pueden resultar bastante interesantes, muchos de nosotros preferimos guardar distancia de los mismos. No obstante, hay personas que prefieren ir en la búsqueda de estos animales para capturarlos y llevarlos a casa.

Les presentamos a Dustin Bockman

Bockman es una de esas personas que les gusta ir detrás de estos reptiles. Hace algunos años atrás se hizo famoso por capturar uno de los ejemplares de cocodrilos más grandes que se ha reportado en la historia de Estados Unidos.

La aventura comenzó cuando Dustin, su hermano Ryan y su amigo Cole Landers deciden formar un equipo para cazar cocodrilos

Los 3 chicos formaron uno de los 920 equipos que participaron en la temporada de caza de cocodrilos en Mississippi, Estados Unidos, la misma se lleva a cabo una vez al año y es ampliamente concurrida en el estado.

Se hace una selección entre 27.000 solicitantes por una licencia de caza

Su selección y su licencia costaron $ 100 dólares, otorgándole el derecho a atrapar a dos caimanes, uno de cualquier tamaño y otro de tamaño mediano.

Para ese entonces, ninguno de ellos había capturado a animales de esta clase

Aunque los mismos contaban con el equipo necesario para emprender el viaje y se habían informado para saber lo que debían hacer una vez que hallaran a un ejemplar.

Los hombres estaban bien equipados 

Una luz brillante para iluminar los ojos de sus presas, que normalmente se encuentran justo encima de la superficie del agua, y una ballesta unida a una línea de pesca de 150 libras.

Cuando Dustin Bockman,  su hermano menor Ryan y su amigo Cole Landers pusieron su bote de 17 pies en el Big Black River 

A unos 20 minutos de donde viven en Vicksburg, Mississippi, no tenían idea de que pronto se verían atrapados en una batalla de varias horas contra un cocodrilo que establecería un récord.

La aventura comenzó un sábado a las 8 de las noche

Los amigos cuentan que encontraron varios ejemplares durante su viaje, aunque ninguno de ellos con el tamaño suficiente para atraer su atención.

Declaró el piloto de 27 años de UPS en una entrevista 

"Pusimos el barco a las 8 en punto de la noche del sábado y volvimos al muelle con el caimán a eso de las 9:30 a.m. del domingo".

Después de muchas horas de navegar por el río, los amigos localizaron uno que parecía tener el tamaño ideal

Ellos deseaban capturar un cocodrilo que midiera 3 metros o más.

Alrededor de la 1 a.m. encontraron uno que se ajustaba a la ley

. "No nos dimos cuenta de lo grande que era, simplemente sabíamos que era grande", dijo.

Dado que está prohibido disparar a aguas abiertas, los amigos tuvieron que armarse de paciencia

El animal se movía cada vez que el bote de los chicos se acercaba a él, así fue como lo llevaron a la zona donde pudieran cazarlo.

Eso no fue fácil 

Cada vez que se acercaban al cocodrilo, este se sumergía, solo para aparecer unos minutos después, a decenas de metros de distancia.

Después de dos largas horas de perseguir al animal, Bockman disparó su ballesta y le clavó el arpón en la espalda

La línea estaba unida a una boya casera, hecha con una jarra de agua de 3 litros que contenía campanas y palos luminosos, "así que cuando se movía el cocodrilo, se podía oír y ver por la noche".

Unos minutos más tarde, consiguieron clavarle una segunda línea al caimán con la caña de pescar

Y el animal se movió, hundiéndose hasta el fondo del río durante casi 20 minutos, mientras los tres hombres intentaban repetidamente sacarlo a la superficie. "Fue como intentar tirar de un árbol", afirmó.

Finalmente, tras dos horas de lucha...

 "Mi amigo agarró la línea de pesca del bote y logró sacar el caimán a la superficie", dijo Bockman. Pero para entonces, el hilo de pescar se había enredado alrededor de un árbol, entonces lo cortaron.

Eso significaba que su única conexión con el cocodrilo era la línea de la boya

Lucharon otros 90 minutos , utilizando la línea de la boya para tirar del cocodrilo hacia la superficie e intentaron tirar su cabeza con una trampa de soga. "La pones alrededor de su cuello y, cuando halas el lagarto, esta se tensa".

Pero la cabeza del animal era de aproximadamente 60 centímetros de ancho

Quizás más grande de lo que la trampa de soga podía acomodar. "Cuando lo apretamos bien, él empezó a pelear, luego rompió la línea de pesca de proa. Todo lo que teníamos era la trampa de soga", que no estaba firmemente en su lugar.

Le dio un tiro en la cabeza

Ante eso, Bockman clavó el cañón de su escopeta Remington 1100 calibre 20 en el agua, apuntó al punto blando en la parte posterior de la cabeza del animal y apretó el gatillo.

En un instante, el cazador de toda la vida aprendió una lección de física

"El cañón de la pistola se despegó como una cáscara de plátano", dijo. "El gas no puede escapar al final del barril (bajo el agua), eso no lo sabía antes, pero ahora lo sé. Fue bastante loco, pensé que me habían dado las balas equivocadas".

Sin embargo, todavía era utilizable y dos disparos más terminaron el trabajo

Lo que los dejó con otro desafío. Con las rodillas enterradas en el barro, los tres hombres intentaron cargar su presa en el bote War Eagle, pero descubrieron después de mucho jalar y empujar que no podían.

Debieron esperar por refuerzos

"Simplemente nos detuvimos en un banco de arena y esperamos la luz del día para poder llamar a algunas personas que nos ayudaran a cargarlo".

Ya a la luz del día, los amigos pidieron ayuda para poder sacar a la presa

Y cuando la llevaron a tierra firme, todos quedaron impresionados con el tamaño del mismo.

Fue solo entonces que se dieron cuenta de que habían embolsado uno grande

Pero se habían olvidado de llevar una cinta métrica, por lo que se redujeron a adivinar su tamaño. "No nos dimos cuenta, hasta que lo llevamos de vuelta a la casa de mi amigo y lo sacamos del bote con un tractor"

De acuerdo con las mediciones oficiales, el animal media 4,6 metros de largo y tenía un peso de 459 kilos

El mismo tenía una edad comprendida entre los 50 y 60 años, lo que se trataba de un nuevo récord para la zona.

Venció un récord establecido apenas unas horas antes

Su captura venció al ganador del récord anterior del estado en la categoría de peso, que había sido establecida una hora antes por una partida de caza dirigida por Beth Trammell, de Madison, Mississippi.

No obstante, esa no era la única sorpresa que este animal tenía para ofrecer

Ya que cuando abrieron al reptil, encontraron los restos de un pequeño de 4 años, quien llevaba más de 2 semanas de desaparecido.

Así fue como esta increíble hazaña de tres valientes hombres terminó convirtiéndose en una tragedia para toda una familia

Bueno, estamos seguros que estos tres chicos jamás olvidarán esta increíble experiencia.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?¡COMÉNTANOS!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR