Bombero recibe un trasplante de rostro luego de haberlo perdido en un voraz incendio.

Bombero recibe un trasplante de rostro luego de haberlo perdido en un voraz incendio.185shares

A lo largo de 15 años se sometió a 71 cirugías.

La larga agonía del bombero Patrick Hardison, de 42 años, empezó en el año 2001, mientras participaba en la extinción de un incendio y las llamas quemaron casi la totalidad de su rostro. Toda su fisonomía desapareció y para disimularlo comenzó a usar todo tipo de gorras, sombreros, y gafas. Hasta sus propios hijos temían de él.

Para lograr reconstruir su rostro, Hardison se sometió a 71 cirugías (7 por año), en las cuales se intentó reconstruir su boca, nariz e incluso sus parpados a partir de injertos de piel.

Debido al gran número de operaciones y a los nada exitosos resultados Patrick cayó en un estado de depresión, que afectó su vida familiar, y después de 10 años de matrimonio él y su esposa decidieron divorciarse.

Pero, en agosto de 2014 la vida de Patrick dio un cambio positivo. Un amigo de la iglesia le recomendó visitar al Dr. Rodríguez, quien ya había realizado un exitoso trasplante de cara en el año 2012 en la Universidad de Maryland Medical Center.

Hardison no dudó en buscarlo y decidió someterse a una última operación, pero antes de hacerlo, debía conseguir un donante, por lo que se anotó en una lista de espera.

Afortunadamente, el esperado donante apareció: era David Rodebaugh, un mecánico de 26 años que tomó la decisión de inscribirse en la lista de donantes antes de su muerte. Y gracias a esto Hardison tendría finalmente un nuevo rostro.

Ciertamente, lo que mayormente satisface a Patrick y al equipo médico que lo operó, es que a tan sólo 12 meses de la operación, el cuerpo de Hardison se ha ajustado para tener el tejido facial unido, y no ha rechazado el trasplante.

La operación no fue sencilla, puesto que Hardison tenía un 50% de probabilidades de morir. Pero, el trasplante resultó ser un éxito. A continuación puedes ver todo el procedimiento.

Hasta el día de hoy, Patrick ha logrado gozar de una vida medianamente normal. Por ejemplo, hace poco volvió a nadar, actividad que no veía como una posibilidad años atrás, y la cual no había podido practicar hace más de 14 años.

Lo que nos parece más relevante de su caso, es que la vida familiar y social de Patrick han vuelto a la normalidad, y además, hace bastante tiempo que no se siente solo y tampoco se oculta de los demás como solía hacerlo. Ahora es un hombre diferente, y esto no es sólo porque el hecho de que tenga un nuevo rostro, sino por que ahora luce una radiante sonrisa. Y a nosotros nos complace mucho que sea así.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR