Así se comportan de adultos los niños que no fueron amados

Así se comportan de adultos los niños que no fueron amados0shares

Cuando planificamos tener un hijo, siempre tomamos en cuenta factores como el costo de la atención médica durante el embarazo, el parto, las vacunas y visitas al pediatra, e incluso los más organizados, calculan la inversión en pañales, escolaridad y alimentación. Todo esto con la intensión de que nuestro pequeño nuevo miembro de la familia tenga todas sus necesidades básicas cubiertas. Por supuesto, esto está muy bien, y si eres de las personas que lo hace, ¡felicidades! 

Ahora bien, existen algunas cosas que no pueden ponerse en una tabla de gastos, pero que tienen tanto peso, o quizás más, dentro de la crianza saludable. A estas las llamamos necesidades afectivas y abarcan cosas como la atención amorosa, el tiempo de calidad, las palabras de afecto, en fin, todo aquello relacionado con las emociones, y que, aunque no lo creas, influirá en el adulto que ese niño será el día de mañana. 

¿Por qué razón sucede esto? 

Durante los primeros años de la infancia, específicamente desde el nacimiento hasta los siete años de edad, el cerebro de los pequeños funciona estableciendo conexiones complejas a gran velocidad, las cuales definirán la persona que será en un futuro. 

La mielinización

Este proceso es el encargado de la formación de las neuronas y a los 4 años se ha completado en un 80%, lo que quiere decir que a esa edad ya tenemos ocho décimas de nuestra personalidad programada. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR