Así se combinó la moda y la religión en la gala de los MET de este 2018.

Así se combinó la moda y la religión en la gala de los MET de este 2018.1shares

"Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica" fue el tema central de una de las galas de la alta costura más esperadas de todo el año: el MET. Realizado en el Museo Metropolitano de la ciudad de Nueva York, reúne año tras año una enorme cantidad de estrellas del mundo de la música, el cine y la televisión para derrochar la creatividad y audacia de los diseñadores más importantes de todo el mundo de la moda.

En su edición número 70, desfilaron los más audaces trajes por su alfombra roja sobre los esculturales cuerpos de los más hermosos de la industria del entretenimiento, haciendo alusión todos ellos al catolicismo. Los organizadores contaron con la aprobación del Vaticano, lo que le dio luz verde para ser todavía más osados en las propuestas. Como era de suponerse, muchos fueron extraordinariamente excéntricos mientras que otros resaltaron por su sobriedad y sencillez. Juzga por ti mismo quienes fueron los mejores y peores con la interesante galería de imágenes que Buenamente.com te trae a continuación.

Katy Perry fue una de las anfitrionas de la noche quien deslumbró en este audaz vestido de Versace. 

Un ceñido traje en tono dorado, complementado con unas hermosas y vistosas alas de ángel resaltaron la belleza natural de la cantante. Una verdadera obra de arte sacro.

La reina del pop, Madonna, eligió un modelo negro con una gran cruz que se transparentaba sobre su cuerpo.

Además, llevaba una tiara de la cual colgaban varios crucifijos. En su mano portaba un impresionante ramo de rosas negras. Un velo que cubría la mitad de su rostro complementó perfectamente este modelo de Jean Paul Gaultier, junto a quien llegó a la gala.

Sara Jessica Parker atrajo todas las miradas con este suntuoso traje.

Más bien, la atención estuvo centrada en su cabeza, ya que llevaba un tocado en el cual podía apreciarse una versión vanguardista del tradicional pesebre navideño. Aunque con el llamativo color amarillo que escogió Dolce & Gabbana para este modelo, no había que esperarse otra cosa.

Rihanna destacó con un traje alegórico a la investidura papal.

Como otra de las anfitrionas del evento, la elección de los accesorios fue bastante acertada para hacerla resaltar. La delicada mitra papal que llevaba sobre su cabeza relucía por su blanquecino y brillante aspecto. Sin contar con que la pesada capa decorada con perlas y cristales era el toque conservador pero chic que un vestido tan sugerente requería. La propuesta de Maison Margiela Artisanal resultó genial para ella.

Ariana Grande asistió por primera vez con una pieza de la diseñadora Vera Wang.

La cual emulaba el lienzo de Miguel Ángel que puede apreciarse en el techo de la Capilla Sixtina. Sus características orejas de gato no podían faltar.

Amal Clooney sorprendió con un conjunto de pantalón original del diseñador Richard Quinn.

No fue la única en llevar un traje de este tipo pero igual fue duramente criticada pues no lucía tan extraordinaria como nos tiene acostumbrados. Sin embargo, del brazo de George Clooney cualquiera se ve bien, ¿no lo crees?

Blake Lively fue una de las pocas que usó un color más atrevido, en este vestido de Versace.

Este traje de Versace usado por Gigi Hadid causó sensación.

Las exuberantes curvas de Kim Kardashian se vistieron con cruces y lentejuelas doradas.

Cara Delevingne simuló a un confesionario con este audaz vestido diseñado por Dior.

Así no nos costaría tanto contar nuestros pecados...

Gucci vistió a la Santísima Trinidad de la gala: Alessandro Michele, Lana del Rey y Jared Leto.

Stella Maxwell exaltó diferentes advocaciones marianas en su entallado vestido.

Anne Hathaway regía en un traje de Valentino.

Selena Gomez llegó acompañada de Stuart Vevers, director creativo de la casa de modas a la cual pertenecía su atuendo, Coach.

Lily Collins con este modelo de Gyvenchy capturó lo esencial de la temática: sobriedad, elegancia, estilo y religiosidad.

Artístico al 100%. El rosario en la mano estuvo espectacular.

Scarlett Johansson se fue por una onda más romántica.

Marchesa fue quien elaboró este delicado atuendo para ella.

Emilia Clarke en un adorable Dolce & Gabbana.

La presentadora Alexa Chung usó un diseño propio que evocaba los trajes de Primera Comunión.

Aunque claramente actualizado.

Rita Ora desfiló con este colorido modelo de Prada. 

Balmain vistió esta vez a la diva del Bronx, J.Lo.

Kylie Jenner y su novio Travis Scott se vieron sobrios de la mano del diseñador Alexander Wang.

En contraposición, Kendall Jenner eligió un modelo totalmente blanco de Off-White.

Zoë Kravitz se vistió con una mantilla de las que se acostumbraba usar Jueves y Viernes Santo, elaborada por Saint Laurent.

O al menos trató de hacerlo (lo que la tela le alcanzó)

El modelo de Zendaya estuvo inspirado en Juana de Arco.

Bella Hadid desfiló con este gótico atuendo de Gareth Pugh.

Gisele Bundchen y Tom Brady se combinaron en tonalidades doradas.

Aunque ella brillaba por sí sola.

Kate Bosworth se vistió de Oscar de la Renta.

Siguiendo la misma tendencia hacia el dorado, haciéndole honor al Vaticano.

Kate Moss volvió a esta alfombra roja, luego de 10 años de ausencia, como un glamoroso ángel caído.

Y no iba sola. Estaba en una "bandada" junto a Carlota Casiraghi y Charlotte Gainsbourg. Eligió una creación de Yves Saint Laurent bastante sencilla pero atrevida para su regreso, que le funcionó perfectamente.

Nada que agregar en el caso de Donatella Versace.

Miley Cyrus se vio preciosa aunque completamente fuera de la temática.

Cindy Crawford tampoco se unió a la línea temática.

Sin embargo, ser una súper modelo de los 80's con esa figura hasta ahora le da este tipo de privilegios, sin ser masacrada por la crítica.

Taylor Hill elevó la perspectiva sobre la vestimenta de los cardenales.

Nicki Minaj en un explosivo traje de Oscar De La Renta.

Uma Thurman prefirió jugar con los accesorios.

Las hermanas Olsen simulaban unos modestos pero glamorosos monjes.

Carolina Herrera vistió de rojo a Amber Heard.

Salma Hayek optó por representar una escena del paraíso de Adán y Eva en su traje.

Cardi B sí que se tomó en serio el tema.

Kerry Washington y su traje Ralph Lauren bordado durante 96 horas

Amber Heard and Lena Waithe

Y cerramos con una de nuestras latitudes, Eiza González.

Ella eligió un diseño de Prabal Gurung para asistir a este importante evento.

Nuestro favorito fue AMLO

¿Cuál de ellos fue tu favorito?  Cuéntanos en los COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta nota.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR