Así era la vida antes de las redes sociales - y era igual de divertida

Así era la vida antes de las redes sociales - y era igual de divertida0shares

La Internet es sin duda el avance tecnológico del siglo XX que más profundamente ha impactado las manera cómo vivimos y nos relacionamos con los demás, y aunque la red de redes nos ofrece literalmente miles de herramientas y tipos de páginas diferentes la mayoría de los usuarios pasa casi la totalidad de su tiempo en línea revisando sus redes sociales.

Es tan grande nuestra obsesión por este tipo de sitios web que a muchos de nosotros nos cuesta trabajo recordar cómo era nuestra vida antes de que Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat y sus similares se convirtieran en la manera más frecuente en que interactuamos con nuestros amigos y conocidos.

Pero no temas porque hoy te traemos una galería que te ayudará a revivir esa era maravillosa en que pasábamos menos tiempo hablando con nuestros amigos  a través de una pantalla y nos encontrábamos con ellos cara  a cara.

Antes de Netflix este era el plan de muchos el fin de semana

Al llegar el viernes los Blockbuster se llenaba de gente esperando alquilar una buenas pelis para el resto del finde, eso si, tenías que rogar que la película que habías escogido no se hubiera agotado, aunque siempre quedaba la esperanza de encontrarla en la caja de las reciéntemente regresadas.

Sin Instagram ni Twitter esta era la única manera de enterarse de la vida de tus artistas favoritos

Si, era una lata tener que ir a comprar revistas de farándula pero tenían algo que los medios digitales nunca podrán ofrecerte: miles de fotos y poster para empapelar tu habitación con el rostro de tu crush de la TV

Esto es lo que leías en el baño antes de las redes sociales

Algunos de nosotros llegamos a memorizar los ingredientes activos de nuestra marca de champú favorita.

Investigar para un trabajo de la escuela era mucho más que buscar en Google

Muy probablemente tendrías que ir a la biblioteca a sacar un par de libros sobre el tema, y luego leer completo el capitulo donde (quizás) estaba la información que necesitabas

Como no existían tiendas online teníamos que ordenar cosas por catálogo

Sin la ventaja de las reseñas y opiniones de otros usuarios más de una vez nos llevamos un chasco al comprar cosas que resultaron ser pura publicidad engañosa, pero eso si, desarrollamos la paciencia porque luego de ordenar debíamos esperar de 6 a 8 semanas (que en realidad eran como 12)

Así eran nuestras tardes: siempre fuera de casa y rodeados de amigos (sin que estos estuvieran pegados a una pantalla)

Hoy en día tu teléfono te recuerda sobre eventos, citas y cumpleaños,  antes todo debías escribirlo en una de estas

El grupo de Whatsapp de tu salón era un papelito

Si crees que Candy Crush es difícil es porque nunca jugaste a la culebrita de Nokia

Una partida multiplayer con tus amigos significaba llevar tu desktop completo hasta su casa

Sin iTunes o Spotify esta era la única manera de tener música de tus artistas favoritos...

Para escucharla en el iPod de nuestra generación

Los teléfonos sólo tenían una función: hacer llamadas 

La única manera de enterarte de las noticias era leer los diarios 

Teníamos una versión primitiva de Pokemon Go sólo que 10 mil veces más irritante

El teléfono no lo podías llevar fácilmente al baño o a otra habitación

Aunque parezca increíble este fue uno de los juegos más populares de su tiempo

El bullying se quedaba en la escuela y no nos perseguía a casa como ocurre ahora con las redes sociales


Se usaban cámaras como esta para tomar fotos y te lo pensabas muy bien antes de hacer una, pues sólo tenían espacio para 36 imágenes.

 Además no había manera de saber cómo habían quedado las fotos hasta que hubieras ido a la tienda y esperar a que las revelaran

No teníamos relojes inteligentes pero si unos de caramelos que nos parecían de lo más revolucionario

Déjanos un comentario diciendo qué te pareció esta divertida galería y no olvides compartirla con tus contactos

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR