Así de aterrador es el día a día de las mexicanas que usamos el transporte público.

Así de aterrador es el día a día de las mexicanas que usamos el transporte público.4shares

Según las estadísticas, al menos un 50% de las mujeres en México son acosadas en el transporte público. Ya sea siendo objetos de miradas indiscretas, piropos obscenos e incluso tocamientos inapropiados, causando que miles de chicas sufran de inseguridades.

Lo más terrible de todo, es que algunas de esas desagradables experiencias pueden hacer que nazcan en el interior de las chicas un miedo a salir a la calle. Ya que temen que en cualquier momento un hombre intente propasarse con ellas.

Con el fin de que tengas una idea de cómo es vivir el acoso callejero de primera mano, aquí te dejamos un listado de cosas que vivimos la mujeres cuando usamos el transporte público. Estamos seguros que muchas chicas podrán sentirse identificadas con esto.

1. Te despiertas llena de energía y piensas que tendrás un gran día.

Así que buscas una ropa que te guste, te ves en el espejo y te sientes genial. Pero una vez que sales a la calle, empiezas a arrepentirte de tu atuendo.

2. Pasas frente a un grupo de hombres y los silbidos comienzan.

Entonces te dicen "piropos" que jamás pediste. Escuchas palabras asquerosas sobre tu cuerpo, ropa y de lo que les gustaría hacer contigo.

3. Mientras caminas, ves como los hombres te miran constantemente.

Y cuando menos los piensas, tienen su vista clavada en tu escote. Haciendo que te sientas indefensa, insegura y molesta.

4. Llegas a la parada y te subes en el transporte.

Pero cuando miras por el pasillo, te das cuenta de una cosa: No hay asientos. Así que te toca viajar parada durante todo el trayecto.

5. Entonces un sujeto se monta también y se pone justo a tu lado.

Poco a poco se va acercando a ti y de repente sientes su mano en tu cuerpo.

6. Cuando te volteas y le dices que se aparte, simplemente se ríe y te dice "Ay perdón", como si exageraras.

7. En peores circunstancias, llegan a levantarte la falda, te nalguean, te susurran insinuaciones sexuales e incluso toman fotografías de tu ropa interior.

8. Entonces te sientes enfadada, frustrada, triste y asustada... ¡muy asustada! 

Ni siquiera pides ayudas, ya que sabes que nadie hará nada para detenerlos.

9. Al día siguiente, prefieres vestir de manera más discreta.

Así que no más minifaldas, no más escotes reveladores e incluso te despides del maquillaje.

10. Pero, para algunas chicas, eso no es suficiente.

Lo primero que debes entender, es que el acoso ¡no es tu culpa!

Las mujeres jamás "provocan" a los hombres para que las acosen. Por lo que no es justo que debas vestirte de una manera diferente a la que te gustaría para que "no te vean".

Tampoco debemos permitir que este fenómeno se vuelva "costumbre".

Esto es algo que simplemente no debemos aceptar. ¡Las mujeres tenemos derecho a salir a la calle sin miedo a ser acosadas!

Por último, hay tres cosas que los hombres acosadores deben saber:

  1. Ella NO te está provocando.
  2. Ella NO te lo está pidiendo.
  3. Ella NO tiene que cubrirse para no ser acosada.

Así que ya lo sabes, ¡dile NO al acoso callejero!

Y tú, ¿has tenido que pasar por situaciones similares? ¿Has sido víctima del acoso callejero?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR