Agotamiento emocional: el riesgo de terminar "fundido" por exigirnos demasiado

Agotamiento emocional: el riesgo de terminar "fundido" por exigirnos demasiado0shares

El mundo actual demanda cada día más de nosotros. Por muchos años pensamos que los avances tecnológicos terminarían por darnos mucho más tiempo libre al automatizar muchos de los procesos en el trabajo y la escuela, pero en pleno siglo XXI pareciera que nuestro tiempo de ocio y entretenimiento es cada vez más escaso.

Quizás por eso cada vez es más más común el agotamiento emocional, un fenómeno que en materia laboral, en inglés, es conocido como Burnout Syndrome (síndrome del desgaste profesional), esta condición afecta a miles de trabajadores y estudiantes cada año y puede ser catastrófico tanto en el ámbito laboral y académico, como en el personal, ya que la persona termina apagándose y cerrándose a estímulos externos.

Es este artículo te explicaremos en qué consiste esta condición, aprenderás a reconocer sus primeros síntomas y te daremos herramientas para que puedas salir de tan terrible situación si llegaras a verte en ella.

¿Qué es el agotamiento emocional?

Es una condición que se caracteriza por un cansancio mental y falta de motivación general, que suele estar acompañada de una sensación de fatiga física que hace sentir a quienes la padecen que es imposible continuar con las labores y responsabilidades rutinarias, porque literalmente ya la persona no soporta enfrentarse al estrés ni un día más.

¿Cómo se llega al agotamiento emocional?

Este problema se va generando poco a poco a través de largos periodos de tiempo, cuando tenemos una sobrecarga de esfuerzo, pero no hablamos aquí del esfuerzo físico, sino el psicológico ocasionado por el exceso de conflictos, exigencias o responsabilidades que nos causan estrés emocional constante.

¿Qué causa el estrés emocional?

El factor fundamental es un desbalance entre los estímulos positivos que recibimos y las exigencias que se nos hacen. Esto puede ocurrir en el ambiente laboral, cuando tenemos un jefe muy exigente que jamás reconoce nuestro esfuerzo o logros. Pero también en el ámbito afectivo, si tenemos una relación de pareja o familiar donde constantemente entregamos lo mejor de nosotros mismos sin recibir validación y afecto. O, peor aún, terminamos recibiendo conflictos y críticas.

¿Cuáles son los síntomas de esta condición?

Aprender a reconocer las primeras señales es muy importante, ya que te permitirán tomar medidas para enfrentar las situaciones que te están causando daño antes de que sea demasiado tarde.

Cansancio físico

La persona se siente fatigada todo el tiempo sin importar que tenga suficientes horas de descanso. Esta fatiga anormal suele aparecer desde que despiertan en la mañana y se mantiene así no hayan hecho mayor esfuerzo físico durante la jornada.

Insomnio

A pesar de que quienes sufren de esta condición sienten sueño durante casi todo el día, se les hace muy difícil dormir, el estrés y los problemas parecen estarles dando vueltas en la cabeza todo el tiempo, por lo cual les es imposible relajarse.

Adormecimiento afectivo

Cuando la persona está totalmente agotada, deja de sentir tanto emociones positivas como las negativas, por lo cual actúa como un autómata que no siente nada.

Irritabilidad

El agotamiento causa mal humor y hace que las pequeñas fallas e inconvenientes parezcan mucho más graves de lo que en verdad son. Además no hace mucho más sensibles a la crítica y desaprobación, sea real o percibida.

Falta de motivación

No sólo parece inútil ir a estudiar, trabajar o arreglar la casa. Hasta las cosas que solían causar alegría, como una salida con amigos, ir a ver una película o un viaje a la playa, dejan de llamarle la atención a quien padece de agotamiento.

Mala memoria

Estas personas olvidan desde las cosas más importantes hasta lo más pequeño, la sobrecarga de estímulos hace que el cerebro pierda la capacidad de almacenar información.

Pérdida de concentración

Cualquier actividad mental implica un mayor tiempo y esfuerzo de lo normal, las personas se confunden con facilidad y pueden perder momentáneamente la capacidad de hacer incluso tareas que normalmente realizan de manera automática casi sin pensar.

Falta de apetito

Esto viene acompañado de algunos problemas del sistema digestivo, como la gastritis o la acidez, además para estas personas los alimentos les parecen poco apetitosos e insípidos.

¿Cómo se logra salir del agotamiento emocional?

No es una tarea fácil, pero puede lograrse de manera muy efectiva cambiando la manera cómo enfocas tus responsabilidades y fijando límites claros tanto a tí, como a las personas de tu entorno para que no te sobrecargues de exigencias y tareas.

El primer paso es, por supuesto, descansar

Pero es muy importante aclarar que no se trata sólo de descanso físico, debes desconectarte de todo lo que te llevó a ese estado de estrés exacerbado. Muy probablemente necesites tomarte unas vacaciones que te obligan a parar por unos días tu carga de trabajo y otras responsabilidades.

Pero también es necesario tomar medidas para no recaer

En el trabajo habla con tus superiores que se aclaren cuáles son tus responsabilidades y el tiempo que tienes para cumplirlas. Exige a tu pareja y entorno familiar que haya una repartición más justa de labores. Pero lo más importante es que aprendas a decir que no a veces, después de todo, cuidar tu salud debe ser tu prioridad número 1.

Comparte esta importante información con tus contactos y no olvides dejar un comentario con tu opinión

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR