A su Bebé le Quedan 12 Meses de Vida y Ella Decidió Hacer Algo Increíble (FOTOS)

A su Bebé le Quedan 12 Meses de Vida y Ella Decidió Hacer Algo Increíble (FOTOS)4.5kshares

Durante 4 noches, Rachel Irvin fue despertada por llamadas telefónicas del hospital, diciéndole que debía ir inmediatamente al recinto antes de que su bebé muriera. Y esas 4 veces el pequeño Kohan venció a la muerte, a pesar de haber nacido con una severa condición del corazón.

Pero ahora, esta madre soltera de Brisbane ha recibido la devastadora noticia de que a Kohan -de casi 2 años- sólo le quedan 12 meses de vida. Por lo que Rachel ha decidido vivir 100 años en uno. ¿De qué forma? ¡Sigue leyendo!

Rachel Irvin, de 28 años, está en la misión de hacer recuerdos de su hijo Kohan, después de que los doctores le informaran que a su pequeño sólo le quedaban 12 meses de vida.

Rachel tenía 16 semanas de embarazo cuando los doctores descubrieron que Kohan sólo había formado la mitad de su corazón y que sus órganos estaban en el lado equivocado de su cuerpo después de reflejar los de su gemelo Chet.

Los pequeños eran "Gemelos monoamnióticos" lo que significa que compartían la misma placenta y el mismo saco amniótico.

Rachel llevó a Kohan a "Sea World" esta semana para que pudiera conocer a los delfines.

A Rachel le dieron 3 opciones, pero ninguna era muy alentadora:

1. Los doctores podían hacer una reducción selectiva y terminar con el embarazo de uno de los pequeños.

2. Poner a Kohan en cuidados paliativos inmediatamente después del parto.

3. Esperar y ver si podía ganar 3 kilos después de su nacimiento para ser elegible para una operación a corazón abierto.

Por supuesto, esta madre supo inmediatamente que ella quería luchar por la vida de su pequeño:

"Los cuidados paliativos nunca fueron una opción, nunca podría dejar a mi hijo morir sin siquiera tratar de darle una vida. Siempre supe que quería continuar con el embarazo y darle la oportunidad de luchar", dijo Rachel al Daily Mail Australia.

A tan sólo 4 meses de embarazo, los médicos le dijeron a Rachel que uno de sus hijos sólo había formado la mitad del corazón.

Y resulta que el pequeño Kohan también tenía sus órganos en el lado equivocado del cuerpo.

"Y siempre he sabido, desde el día que lo averigüé, que Kohan me haría saber cuando él no pueda luchar más", continuó la madre.
DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR