8 Mórbidos detalles sobre cómo es la vida de "El Chapo" en prisión que te dejarán atónito

8 Mórbidos detalles sobre cómo es la vida de "El Chapo" en prisión que te dejarán atónito29shares

Cuando pensamos en los narcotraficantes, imaginamos a sujetos con camisetas de flores que viven en enormes mansiones junto a la playa, manejan autos de lujo y que se divierten en fiestas estrafalarias, rodeados de guapísimas mujeres.

Sin embargo, las emocionantes vidas de estos sujetos no siempre son tan buenas. Muchos de ellos acaban muertos antes de lo pensado, mientras que otros terminan en prisión, pasando sus últimos años de vida "pudriéndose" en una celda.

Bueno, esto último es lo que está experimentado Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien alguna vez fue un importante narcotraficante mexicano, ahora que se encuentra encerrado en una prisión de máxima seguridad en los Estados Unidos.

A continuación compartimos 8 detalles sobre cómo vive ahora "El Chapo" que te harán desear jamás ser un narcotraficante:

1. No tiene noción del tiempo.

Debido a los terribles crímenes que cometió, las autoridades no consideraron suficiente haber encerrado al criminal mexicano, líder del Cártel de Sinaloa, sino que también le arrebataron su reloj.

El cual era el único artefacto que le permitía distinguir entre el día y la noche.

Por lo que ahora ha perdido completamente la noción del tiempo, así que no tiene idea de si es de día o de noche, ni la fecha en la que estamos.

2. Está perdiendo la cordura.

Dado a que vive en una prisión donde la luz y el aire acondicionado está encendido todo el tiempo, el ruido y la claridad no lo han dejado dormir apropiadamente (no descansa más de una hora seguida), lo que le ha producido alucinaciones.

Es más, sus propios abogados aseguran que "El Chapo" confunde la fantasía con la realidad constantemente.

Prácticamente se está volviendo loco.

3. Tiene prohibido mantener algún tipo de contacto con cualquier persona.

Desde que entró en prisión, Joaquín no puede hablar o mantener alguna clase de contacto con otros prisioneros. Para tal fin, lo dejan encerrado el mayor tiempo posible en su celda.

El hombre únicamente sale de su pequeña celda cuando recibe visitas de su abogado.

Tampoco tiene permitido hablar con el personal de la prisión. Por lo que vive completamente aislado.

4. No tiene permitido ver la luz del sol.

Como si no fuera suficiente vivir en aislamiento y sin tener noción del tiempo, el ex-narcotraficante tampoco puede salir al patio como los demás prisioneros.

Él sólo ve la luz del día a través de las pequeñas ventanas que hay en los pasillos.

Y eso sólo ocurre cuando lo sacan de su celda para recibir visitas de su abogado.

5. Ha perdido casi todos sus derechos.

Él no tiene derecho a hacer llamadas telefónica, ni ha tener contacto con el mundo exterior. Es más, tiene prohibido hablar con su familia.

Todo con el fin de evitar cualquier plan de fuga.

Ya que se ha escapado en repetidas ocasiones.

6. Lo mantienen en una celda diminuta.

La celda en la que habita el hombre apenas mide 6x2 metros, no tiene ventanas y tampoco tiene televisión.

Sólo le permiten escuchar la radio una vez al día y por escasos minutos.

Así cualquiera perdería la razón.

7. No entiende lo que le dicen.

Debido a que no maneja el idioma inglés, no comprende con claridad lo que le dicen los guardias de la prisión.

Para poderse comunicar, debe hacer señas y explicar lo que desea decir.

Por supuesto, tampoco tiene derecho a un traductor.

8. Su salud se ha deteriorado.

De acuerdo a las declaraciones de los abogados de Joaquín, la salud del mexicano se ha deteriorado considerablemente.

Desde que entró a prisión, ha sufrido de fuertes migrañas y tiene problemas para respirar.

Igualmente, debido al exceso de ruido y la falta de sueño, se mantiene ansioso todo el tiempo.

Y tú, ¿opinas que la policía está siendo injusta con "El Chapo"?

¿O piensas que está recibiendo lo que merece? Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE estos detalles con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR