8 Hechos que prueban que el desamor no es tan malo como parece ni es el fin del mundo

8 Hechos que prueban que el desamor no es tan malo como parece ni es el fin del mundo3shares

Como bien nos lo dijo Adele: "A veces permanece el amor, pero otras en cambio duele". Lo cierto es que el amor no correspondido es un duro golpe a nuestros corazones y en ocasiones puede afectar en niveles difíciles de explicar.

Sabemos que cuesta comprender toda la verdad que hay detrás de una ruptura y es realmente complicado dejar atrás a esa persona con la que has tenido tantas experiencias, aventuras y con quien se suponía tenías todo un futuro.

Por lo regular, después de la ruptura, solemos hacernos preguntas para saber qué hemos hecho mal, sin embargo, no necesariamente eres tú la causante de la separación, a veces simplemente las relaciones no estaban hechas para durar.

Y lo mejor que podemos hacer en esas situaciones, es obtener un aprendizaje y no pensar en que hemos perdido a alguien, sino que hemos ganado una valiosa lección de vida.

Hay tener en cuenta que sufrir por un desamor es algo normal.

Forma parte de las experiencias que esta vida tiene para ofrecernos. Es algo que todos vamos a tener que afrontar para ganar fortaleza, sabiduría y ser una mejor persona.

Por esa razón, te recomendamos a ver el lado positivo de la ruptura.

Así que deja de sufrir por creer tener la culpa de lo sucedido y céntrate en apreciar el aprendizaje que te dejó esa experiencia. Aquí te mencionamos algunos de los beneficios del desamor:

1. Has vivido toda esa experiencia.

Debes agradecer todo lo que viviste con esa persona, aún cuando estés sufriendo en este momento. Esa relación te ayudó a sentir cosas que jamás imaginaste, por lo que no debes pensar que resultó una pérdida de tiempo, sino que fue un viaje para alcanzar la verdadera felicidad.

2. Conseguiste grandes recuerdos.

Conserva los bellos recuerdos de la relación... ¡No los destruyas! Es normal sentir rabia e ira, pero piensa en el futuro y en lo hermoso que será mirar al pasado y recordar esos buenos momentos.

3. Logras distinguir a tus verdaderos amigos.

Cuando enfrentas una ruptura, te das cuenta quiénes son tus amigos: aquellos que se quedan contigo para darte consuelo, aliento, apoyo y coraje. Esas personas que dicen ser tus amigos pero que no están en los momentos difíciles no son más que transeúntes que pasan a tu alrededor.

4. Aprendes a valorar la honestidad.

La verdad no siempre es agradable de escuchar, sin embargo, es preferible saber lo que la otra persona piensa, en vez de engañarte con lo que te gustaría que pensase.

5. Entiendes que el final de una relación es la oportunidad de un nuevo comienzo.

Aunque hoy estés dolida por la relación fallida, con el tiempo sanarás y te notarás que es en realidad una segunda oportunidad.  Esta vez con una persona mejor, que te ame y que sepa cómo corresponderte.

6. Ves el desamor como un aprendizaje.

Deja de preguntarte lo que hiciste mal. Cuando una relación fracasa es responsabilidad de ambas partes. Por lo que deja de pensar a quien culpar y aprovecha la experiencia para mejorar como persona.

7. Consigues el tiempo para conocerte a ti mismo y saber lo que quieres.

Después de terminar una relación a largo plazo, te das cuenta lo mucho que te consumía. Ahora que cuentas con todo ese tiempo libre, céntrate en ti, culmina esos proyectos que dejaste a un lado y averigua que es lo que realmente quieres en el futuro.

8. Aprendes a sanar y a seguir adelante.

Debes saber que siempre serás capaz de levantarte cada vez que fracases en algo. Puede ser un poco duro al principio, pero con el tiempo comprendes que la vida no se detiene por eso y que nadie va a esperarte a que te recuperes, por lo que debes seguir adelante a pesar del dolor.

Recuerda: Son esas las experiencias que nos fortalecen y nos hacen ser una mejor versión de nosotros mismos.

Y tú, ¿has pasado por algún desamor?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR