8 Cosas que debes dejar de hacer para conservar una espalda fuerte y saludable.

8 Cosas que debes dejar de hacer para conservar una espalda fuerte y saludable.6shares

Puede parecer un problema menor, pero en realidad las estadísticas indican todo lo contrario. Según algunas fuentes, cerca del 80% de las personas sufren en mayor o menor grado de dolores de espalda y, aunque los especialistas señalen que no siempre es indicativo de una enfermedad grave, si terminan siendo bastante molestos.

En su mayoría son ocasionados por malas posturas al momento de caminar, sentarse o incluso dormir. Muchas de las situaciones que enfrentamos cotidianamente pueden conllevar a un intenso dolor de espalda pero, aunque parezca difícil, puede evitarse con tan sólo unos mínimos ajustes a nuestras actividades diarias.

Seguramente también recuerdas en tu niñez a tus padres repetir hasta el cansancio "Mantén tu espalda recta" y, a pesar de esforzarte por recordarlo, el ajetreo de la rutina hace que lo olvidemos por completo, trayendo dolorosas consecuencias.

Buenamente.com ha reunido una lista de cosas ordinarias que hacemos casi sin pensar que son los más importantes factores de riesgo y te ayudarán a la prevención de las dolencias en esta sensible área del cuerpo, manteniendo su buena salud.

1. Organiza tu lugar de trabajo en casa. 

Podrías imaginar que como sólo atiendes las tareas domésticas, tu espalda no sufrirá ningún daño. La atmósfera acogedora de tu casa o departamento ayuda a que te relajes y olvides mantener una postura adecuada. Justo por esto, las actividades del aseo del hogar se convierten en un factor de riesgo en potencia para tu espalda, incluyendo lavar los platos sucios, cocinar y planchar.

Vale la pena esforzarse en ajustar los mobiliarios de acuerdo a tus necesidades.

Es un detalle de suma relevancia. La altura del lavamanos, mesones y tabla de planchar deben corresponderse con tu estatura. Resulta crucial para mantener tu columna estirada y los músculos de tu espalda relajados mientras atiendes las cosas dentro de tu hogar.

2. Posición incorrecta al dormir.

Una incorrecta posición al dormir acompañado con un colchón poco cómodo no solo evita que tengas un buen descanso sino que además puede provocar molestias en la espalda. Un colchón rígido puede afectar negativamente nuestra postura. Por otro lado, dormir sobre una superficie demasiado blanda tampoco es recomendable. Escoger un colchón de firmeza moderada es la mejor alterativa.

Cuando duermes, tu columna debe permanecer estirada.

Si tu gusto es dormir hacia algún costado, asegúrate que tu cabeza no quede ni tan arriba ni demasiado abajo. Si duermes de espalda, coloca una almohada entre tus piernas a la altura de las rodillas. Esto aliviará la presión.

3. Factor ocupacional.

Los dolores de espalda no son comunes únicamente en aquellas personas cuyas ocupaciones involucren una fuerte actividad física o manipular objetos pesados. Cosmetólogas, estilistas de uñas, conductores, ingenieros, arquitectos, oficinistas y afines son otros profesionales que se ven seriamente afectados por intensos dolores. 

Es muy importante tomar un descanso del trabajo, así sea corto, luego de transcurrida una hora.

Lo mas recomendado es alejarte lo mas que puedas de tu área de trabajo para realizar un breve calentamiento de tus músculos. Sería genial que pudieras estirar tus piernas,lo cual ayudara a disminuir la tensión de toda la espalda.

4. Calzado incómodo.

Apegarte a los estándares de belleza actuales implica muchas veces sacrificar un poco de tu comodidad para verte bien. Cuando nos enamoramos a primera vista de un par de zapatos hermosos de tacón alto con tan solo verlos en la vitrina de una tienda, solemos olvidar el efecto directo que caminar con ellos tendrá sobre nuestra postura. 

La recomendación es no usar por más de dos horas zapatos de tacón alto.

Sin embargo, una suela completamente plana causa también un profundo esfuerzo de tu columna. Esto ocurre porque el peso de tu cuerpo se distribuye incorrectamente, dando como resultado que una carga innecesaria sea colocada sobre los músculos de tu espalda. Conclusión: los zapatos planos tampoco son la mejor elección para el uso diario.

Escoge zapatos de tacón bajo para realizar tus actividades de rutina.

Además, asegúrate de que tus sandalias y demás calzado de verano con correas se ajusten adecuadamente tanto en la punta del pie como en el talón, manteniéndolos apretados.

5. Ropa ajustada.

Otra gran imposición que la moda de hoy en día nos demanda es llevar ropa ajustada y un poco incómoda. Faldas ceñidas, vestidos estrechos y vaqueros ajustados (cabe destacar que éste último también se aplica para los hombres); cada una de estas prendas limitan la libre movilidad del cuerpo sin olvidar que alteran la adecuada circulación de la sangre. Al final del día, lo que ocasiona es una fuerte tensión en los músculos de la espalda y posteriormente dolor.

En el caso de las mujeres, la selección de la ropa interior también es crucial.

Ésta ejerce una presión considerable sobre los músculos que impiden la circulación sanguínea. Al momento de elegir un sostén de uso diario, prefiere comodidad en vez de belleza. Opta por los que tengan tiras anchas.

6. Bolsos grandes.

Es una de las tendencias actuales que amenaza en mayor medida la salud de tu espalda. Esta aumenta la tentación de meter más y más cosas a cuestas dentro de ella, te sean utiles o no, convirtiéndose entonces en "peso muerto".

Revisa con detenimiento el contenido de tu bolso y saca los objetos innecesarios.

Lleva solo los accesorios que uses con cierta regularidad.

Una mochila es la alternativa ideal para las situaciones cotidianas.

Lo que debes procurar es usarla correctamente sobre los dos hombros en vez de uno. También ajusta las correas para que la mochila se ubique sobre los omóplatos, en vez de llegar al nivel de la cintura.

7. Estrés y depresión.

Investigaciones recientes sugieren que algunos de los cuadros mentales de depresión que sufrimos a diario en nuestra vida producen una tensión excesiva sobre los músculos de la espalda.

Solo un especialista podrá ayudarte a salir de una depresión severa.

Cuando estamos decaídos dejamos de prestarle atención a nuestra postura; de hecho, nuestros hombros se caen y nuestra espalda los envuelve. Esto ineludiblemente afectará nuestra espalda y causará intenso dolor en ella. La actividad física ayuda a aliviar el estrés. Tomate un tiempo para realizar una actividad que sientas que te hará plenamente feliz. Prueba con bailar, nadar o correr; solo elige alguna cosa que sacuda tu espíritu.

8. Levantar objetos pesados de forma errada. 

No cabe la menor duda sobre esto: cargar objetos pesados es muy dañino para la espalda. Pero hay situaciones que nos obligan a hacerlo.

Para proteger tu columna de lesiones, ten presente en todo momento la siguiente regla:

Cuando manejes una carga pesada, mantener las rodillas flexionadas y la espalda recta, nivelada con tu cabeza.

¿Cuáles técnicas empleas para prevenir el dolor en tu espalda? ¿Realmente te funcionan? Cuéntanos sobre tu experiencia en los COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos estas valiosas recomendaciones.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR