7 Terribles y macabros secretos que la Iglesia Católica no quiere que conozcas

7 Terribles y macabros secretos que la Iglesia Católica no quiere que conozcas1.4kshares

La Iglesia Católica fue fundada por el mismísimo Jesucristo hace más de 2 mil años atrás. Desde ese instante, los "Papas" gozaron de autoridad y una vida política-social casi absoluta en toda Europa. Por supuesto, ese "poderío" se expandió por el mundo y es por eso en la actualidad es la Iglesia cristiana más numerosa.

Si hay algo que siempre ha levantado la curiosidad de las personas, es la figura del Papa. Anteriormente éste se encontraba sobre cualquier autoridad establecida, de hecho, los reyes consultaban con él las distintas decisiones que debían tomar, pues la palabra del Papa era sagrada y debía cumplirse.

Hoy por hoy, la iglesia católica es una de las organizaciones más grandes, importantes y poderosas del mundo, con más de 1.200 millones de fieles en todo el mundo. Por supuesto, como toda organización, también tiene secretos, los cuales solamente el mismísimo Papa tiene acceso.

El "Archivo Secreto del Vaticano" es una de las fuentes de información más grandes del mundo.

En estricto rigor, es el archivo privado del Romano Pontífice y está situado en la Ciudad del Vaticano. En ella se guarda información confidencial de la iglesia, la cual se encuentra contenida en más de 150 mil textos.

¿Y por qué se mantiene en secreto este archivo?

Porque allí hay actas, cartas y todo tipo de documentos que podrían provocar la caída total de la iglesia católica.

Por esa razón, hoy hemos querido compartir algunos secretos que se han filtrado y que seguramente te harán pensar seriamente sobre la iglesia.

1. Papisa Juana.

Una de las historias más polémicas del Vaticano, es la de la Papisa Juana, la primera mujer en ser "Papa". Juana nació en el año 822 en Ingelheim am Rhein, bastante cerca de la actual Alemania. Hija del monje Gerbert, se crió en un ambiente lleno de conocimientos y religiosidad, aún cuando estaba prohibido que las mujeres estudiaran en esa época. Debido a que la carrera eclesiástica era sólo para hombres, decidió entrar en la religión como copista bajo el nombre de "Johannes Anglicus" (Juan en inglés).

Según Martín el Polaco, Juana logró viajar a distintos monasterios y relacionarse con importantes personalidades de la época.

Por ejemplo: en su viaje a Constantinopla conoció a la emperatriz Teodora. Para 848, Juana se trasladó a Roma y comenzó a trabajar como docente, siempre ocultando su verdadera identidad. Gracias a su gran reputación e inteligencia, fue presentada ante el papa León IV y se convirtió en su secretaria de relaciones internacionales.

Tras el fallecimiento del Papa en 855, Juana se hizo elegir como su sucesora con el nombre de Juan VIII.

Dos años después, se encontraba embarazada del embajador Lamberto de Sojonia y dio a luz en plena procesión frente al público. En cuanto su muerte, existen distintas versiones: según Jean de Mailly, Juana fue lapidada por la gente enfurecida, pero Martín el Polaco asegura que murió a causa del parto.

Por lo sucedido con Juana, la iglesia se vio en la obligación de realizar una verificación de la virilidad de los papas electos.

Un eclesiástico es el encargado de examinar manualmente los órganos sexuales del nuevo pontífice a través de una silla perforada. Si todo está bien, esta persona debe exclamar: "Duos habet et bene pendentes" (tiene dos y cuelgan bien). 

2. La Bula de la castración.

Durante la época medieval, uno de los papas ordenó a través de una "Bula", que todos los hombres de "raza negra" fueran despojados de sus órganos sexuales.

Pues se creía que un miembro de ese color hacía referencia a símbolos satánicos.

En la actualidad, se encuentra un documento de la "Bula" entre los archivos secretos del vaticano. Pero la verdad salió a la luz cuando un obispo que husmeó el lugar reveló el secreto.

3. Maria, la sangrienta.

En 1553, la Reina de Inglaterra, María I, era distinguida por su gran conexión con la iglesia católica y con Dios. 

Sin embargo, esta mujer se ganó el apodo de "Bloody Mary" (María, la sangrienta).

Debido a que mandó a asesinar a más de 300 personas, supuestamente porque Dios le solicitó sacrificios humanos para que pudiera renacer.

4. Hitler y la iglesia.

Hitler siempre será recordado como una mancha negra para la historia. Sin embargo, aunque cueste creer, Adolf Hitler era un ferviente católico y siempre luchó por el bien de su religión. De hecho, se llegó a comprobar que la idea de torturar a los prisioneros de guerras y judíos nació de los métodos de tortura que el catolicismo utilizó en los tiempos de la Santa Inquisición.

Increíblemente, a pesar de su fama de sanguinario, Hitler confesó que él sería incapaz de utilizar los métodos de tortura que desarrolló la iglesia.

Debido a que estos eran demasiado crueles. Por lo que desarrolló sus propios medios de tortura inspirados en la iglesia católica.

5. Santa Inquisición.

La Inquisición episcopal fue creada en 1184 a través de la Bula del papa Lucio III, con el fin de castigar todos los delitos cometidos en contra de la fe. Muchas de sus víctimas fueron mujeres tachadas como "brujas", homosexuales, blasfemos, paganos, herejes y cristianos que no deseaban ser católicos.

Estas personas eran interrogadas a través de métodos de tortura.

Y una vez que eran encontrados culpables, se les condenaba a la muerte de una manera muy dolorosa. Esto es uno de los escándalos que más ha afectado a la Iglesia y que hoy en día no han logrado explicar satisfactoriamente.

Hoy por hoy, existe un museo de la Santa Inquisición que enseña sus horribles métodos de tortura.

6. Alienígenas.

Un hombre que trabajó en el Vaticano a cargo de la limpieza del edificio, reveló que mientras ordenaba una zona privada leyó un texto muy revelador.

El documento mostraba un registro detallado de las visitas que el Vaticano había recibido de seres de otro planeta.

El hombre dijo que para ser contratado en el Vatinaco, uno de los requisitos era no saber leer, pero que su hija le enseñó en secreto. Igualmente, confesó que no se atrevió a robar los documentos por miedo a que lo asesinaran.

7. Asesinatos.

Lamentablemente, la Iglesia Católica ha destinado más dinero en mantener sus terribles crímenes en secreto que en ayudar a sus fieles.

Entre los años 1949 y 1953, la iglesia asesinó a más de 60.000 personas con el apoyo del gobierno colombiano.

En esa masacre, los hombres eran castrados y luego lanzados al ríos atados de pies y manos, obligándolos a morir ahogados.

No siendo suficiente, el papa Pio XII otorgó reconocimientos y condecoraciones a los miembros del gobierno de Colombia por su colaboración en el asesinato masivo.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR