7 Señales de Alerta de un Ataque Cardíaco que te Podrían Salvar la Vida

7 Señales de Alerta de un Ataque Cardíaco que te Podrían Salvar la Vida305shares

¿Acaso hay algo peor que una tragedia prevenible? Por desgracia, muchas tragedias sólo parecen prevenibles retrospectivamente. Después de eso, erradicar las causas del trágico evento expone algunas señales reveladoras de que el peligro solo estaba a la vuelta de la esquina.

La diferencia viene con el conocimiento. Conocer las señales de alerta puede transformar una tragedia en algo positivo y eliminar toda necesidad de retrospectiva. Esto es especialmente cierto con los ataques cardíacos.

En ocasiones los infartos parecen golpear de la nada. Lo vemos todo el tiempo en la televisión y en las películas. Un personaje repentinamente se tambalea, agarrándose fuertemente su pecho y su brazo y lentamente cae al suelo mientras su rostro enrojece. Pero realmente existen algunos indicadores bastante buenos a tomar en cuenta antes del ataque cardíaco.

Saber qué señales buscar puede evitar un final trágico.

1. Indigestión, náuseas y acidez estomacal

La indigestión, el ardor estomacal y las náuseas pueden ser una molestia por sí solos. Cuando empiezan a ocurrir con frecuencia, pueden señalar un problema. La acidez estomacal acompañada de vómitos es una señal todavía más urgente. La náusea tiende a ser un indicio más común en las mujeres.

2. Ataques de ansiedad e insomnio

Las enfermedades cardíacas disminuyen los niveles de oxígeno, lo cual puede afectar tu estado de ánimo. Los ataques de ansiedad y los ataques de insomnio que no tienen otros desencadenantes pueden ser la forma en que tu cuerpo dice que algo no está bien. Los ataques de ansiedad suelen afectar más a las mujeres que a los hombres.

3. Sudoración inusual

Cuando sudas sin ejercitarte o estar activo (parecido al sudor frío de la gripe, o en las mujeres, parecido a un sofoco) y especialmente cuando persiste por más de una semana, la causa subyacente podría ser una enfermedad cardíaca.

4. Fatiga excesiva

No es como si hubieras pasado una mala noche o como si hubieses tenido una semana difícil en el trabajo, sino como el tipo de cansancio que sientes cuando tienes gripe. Puede durar días, semanas o incluso meses, y hacer las tareas ordinarias extremadamente difíciles o agotadoras, como subir los escalones. Podría estar acompañada por una sensación de piernas pesadas o fatiga que empeora durante el día, lo cual suele ser más común en las mujeres.

5. Dolor en el pecho

Puede que ni siquiera sea dolor, sino presión o ardor. Cuando un ataque cardíaco es inminente, a menudo el dolor irradia por el brazo izquierdo o por la espalda. No obstante, esto es más una preocupación para los hombres, ya que es común que las mujeres tengan problemas cardíacos que no vengan acompañados de dolores en el pecho.

6. Dolores en otras partes del cuerpo

Aunque los dolores en el pecho comúnmente están relacionados con los ataques cardíacos, también puedes sentir dolor en el hombro, el brazo, el cuello y en la mandíbula. Ten cuidado en especial con el dolor que sigue a la actividad física y luego se va (lo que no pasa con un tirón muscular) o el dolor que se siente alrededor de la mandíbula, el hombro, el brazo, el cuello y el pecho e incluye hormigueo o entumecimiento.

7. Mareo y dificultad para respirar

Un corazón debilitado tiene problemas para enviar oxígeno a todo el cuerpo, lo cual puede conducir a una falta de aire y al aturdimiento, siendo las mujeres las que se sienten mareadas con más frecuencia.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR