7 Realidades que debes conocer si vas a perdonar a tu pareja infiel.

7 Realidades que debes conocer si vas a perdonar a tu pareja infiel.94shares

Las relaciones humanas por naturaleza son complicadas debido a que somos seres bastante complejos. Pero, las primeras que encabezan la lista sin discusión son las relaciones de pareja. Es prácticamente un acto de fe entregarle nuestro corazón a otra persona sin la completa certeza de que todo irá bien; pero es un riesgo del cual nadie queda exento.  

En este sentido, una de las realidades más duras a las que alguien puede hacerle frente es a una infidelidad. ¡Cuánto dolor acarrea una traición de esta magnitud! Sin embargo, una vez que el tiempo aminora la heridas, es posible pensar en una reconciliación que, aunque para algunos sea una idea descabellada, hay quienes pueden perfectamente lograrlo.

Para que tengas una idea de lo que se debe enfrentar en una situación como ésta (si eres de los afortunados que no le ha tocado aprender por experiencia propia) Buenamente.com te presenta algunos hechos con los cuáles te tocará lidiar. Sólo así podrás saber cuál es la mejor decisión para tu caso. En un momento así, no dudes en consultar a un profesional para una ayuda más especializada; pero esta guía te servirá de abreboca para lo que vendrá.

1. Lo primero que debe restaurarse es la confianza.

Es el vínculo que se ve más afectado cuando se da una traición pero, no hay otra vía segura para un reencuentro efectivo entre ambos. Sin confianza, nada de lo que hagas surtirá efecto. El reto está en hacer a un lado todas tus inseguridades, las cuales salen a flote una vez que te enteras de que tu pareja te ha sido infiel.

Ocasionalmente surgirá la duda de que pueda ocurrir otra vez.

Hay algo que debes asimilar y puede que te calme un poco (o te inquiete más): que tu pareja te sea infiel no depende de ti sino de ella. Así que, por más que lo pienses o peor aún la vigiles, si ella lo desea, sucederá. La duda es natural, quedarse prendado en ella no.

2. La clave está en poder perdonar desde lo más profundo de tu corazón.

Sí se puede continuar como pareja después de una experiencia como ésta, pero debes estar dispuesta a olvidar lo que pasó. Nadie podrá juzgarte si decides no hacerlo pues, al final de cuentas, quién sufrirá las consecuencias por tu decisión eres únicamente tú.

El perdón implica un largo camino por recoger lleno de tropiezos pero con un final feliz.

Sólo tú estás en la capacidad de saber cuánto puedes soportar. Si sabes que el rencor no te permitirá avanzar, opta por alejarte de tu pareja definitivamente. Entretanto, si aún sabiendo todo lo que vendrá quieres intentarlo, estás en tu derecho y puede que obtengas un nivel de paz mental superior.

3. El hecho de haberte sido infiel no quiere decir que tu pareja no te quiere.

La primera idea que viene a nuestra mente cuando descubrimos que nuestra pareja nos ha sido infiel es que ya no siente nada hacia ti o encontró otra persona quien pudiese satisfacer algo que tú no pudiste. Es una situación compleja que, aunque suene imposible, las evidencias científicas corroboran que no tiene absolutamente nada que ver con los sentimientos.

En su mayoría, las traiciones ocurren por un simple impulso.

De acuerdo a las estadísticas sobre este aspecto, los infieles sólo dan tienda suelta a la pasión en un momento determinado en el cual las circunstancias ayudaron a que todo se diera. Obviamente, esto no te hará sentir mejor ni mucho menos aminora la falta; sin embargo, te permitirá liberarte de la carga mental sobre qué cosas pudiste haber hecho (o dejado de hacer) para que algo así sucediera.

4. Es complicado sacarte la idea de la infidelidad completamente de la cabeza.

Podrás repetirse mil veces "lo pasado, pisado", pero decirlo es muchísimo más fácil que hacerlo... Su recuerdo rondará tu memoria por un buen tiempo y debes aprender a controlarte para evitar reclamarle a tu pareja en sus discusiones futuras por cualquier otra causa.

Comprende que perdonar una infidelidad no te da derecho de traerlo a colación cada vez que lo necesites para ganar una pelea.

Si sientes que definitivamente no podrás hacerlo, lo más recomendable es terminar en los mejores términos posibles. 

5. Existe la posibilidad de que tu pareja lo vuelva a hacer.

Es un riesgo que debes comprender que permanecerá latente. Todavía peor, algunos estudios apoyan la teoría de que la reincidencia de los infieles es inminente debido a que es una condición genética. Cierto o no, si lo hizo una vez, nada le impide volverlo a hacer ni mucho menos puede darte la certeza total de que su arrepentimiento sea verdadero.

Es tanto así, que para algunos se convierte en un hábito.

Por lo tanto, quizás ni siquiera sea algo que pueda conscientemente controlar. Si mantienes los pies sobre la Tierra sin crearte falsas expectativas, existe la posibilidad de lidiar con la incertidumbre que esto genera. De otra manera, podría decirse que volverlo a intentar es un caso perdido. Mantener atento a sus actitudes pues son ellas las que revelarán sus verdaderas intenciones.

6. No importa qué tanto se esfuercen; las cosas entre ambos serán completamente distintas.

Es lógico, sobre todo porque deben pasar por un tiempo a solas que les permita drenar sanamente todas las emociones productos de semejante e inesperado suceso. Lo más seguro es que durante este período hayan algunos reproches derivados de la traición. Aún así, más tarde que temprano los ánimos caldeados bajarán de intensidad, dando paso al diálogo y, de ser posible, la conciliación.

A pesar de lo ocurrido, el futuro de la relación podría ser bastante prometedor.

Sólo que, para que esto se dé, ambos deben tener el firme propósito de lograrlo. De otra forma, cualquier esfuerzo será en vano. Dicen que las crisis son las mejores oportunidades para crecer; viéndolo así, una relación de pareja que haya logrado superar una infidelidad terminará siendo mucho más consolidada que antes.

7. No es necesario que conozcas todos los detalles acerca de la aventura de tu pareja.

Así opines lo contrario, en el fondo no querrás saberlo. E inclusive es lo más saludable para los dos.

Será demasiada información que te costará procesar y olvidar.

Además, tu curiosidad por saberlo es ligeramente malsana y no terminará haciéndote bien. Entonces, ¿para qué torturarte con eso? Permite que las cosas fluyan con naturalidad. 

Y tú, ¿Ssentes que podrías perdonar una infidelidad? ¿Te ha tocado hacerlo alguna vez? COMENTA y COMPARTE para conocer también la opinión de tus amigos al respecto.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR