7 Claras señales de que tu mascota necesita visitar al veterinario de urgencia.

7 Claras señales de que tu mascota necesita visitar al veterinario de urgencia.0shares

En la actualidad, son cada vez más las personas las que deciden tener una mascota en casa. Y es que tener un perro, un gato o cualquier otro animal domestico en el hogar hace que sintamos alegría. De hecho, estudios han demostrado que las personas con mascotas suelen lidiar mejor con el estrés y otras enfermedades.

Sin embargo, tener una mascota implica grandes responsabilidades que van mucho más allá de pasearlo, alimentarlo o bañarlo. También se debe prestar especial atención a su salud, ya que ellos no podrán indicarnos si se sienten mal. A continuación, te dejamos una serie de señales de que tu mascota necesita atención médica.

Si no sabías que estos síntomas eran alarmantes, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

1. Vientre hinchado.

Aunque un vientre hinchado puede  significar que tu amigo peludo ha comido demasiado o está preñado, también puede indicar que tu mascota está sufriendo de un trastorno digestivo, desequilibrio hormonal, peritonitis o incluso de una hemorragia interna.

Una inflamación anormal no diagnosticada en el estómago puede ser potencialmente mortal.

Ya que podría ejercer alguna presión adicional sobre la cavidad torácica, causando dificultades para respirar.

2. Tos.

En ocasiones, tu perro o gato puede sufrir de una "tos de perrera" que no requiere de ningún tratamiento y generalmente desaparece en dos semanas.

Si la tos persiste por más de 3 semanas, ya es algo anormal.

La tos crónica puede estar relacionadas con enfermedades graves como: bronquitis, neumonía, dirofilariasis, enfermedades cardíacas o pulmonares o colapso traqueal.

La tos de perrera suele ser más grave en gatitos, cachorros y razas de caras hundidas, como pugs, bulldogs, persas y boxers.

Ya que su inusual anatomía en la cabeza puede generar dificultades respiratorias adicionales.

3. Lamerse excesivamente.

Existe una serie de problemas médicos que pueden causar que los gatos y perros se laman con demasiada frecuencia. La razón más común por la cual tu mascota está lamiendo excesivamente el mismo lugar podría ser por picazón o dolor causado por pulgas.

Este comportamiento en los gatos es a menudo provocado por problemas mentales como ansiedad, trastornos compulsivos y aburrimiento.

En cambio, si tu perro está lamiendo superficies extrañas, entonces es posible que tenga problemas gastrointestinales.

4. Vomitar.

Es normal que los gatos y perros vomiten ocasionalmente. Sin embargo, en ocasiones los vómitos pueden ser causados por enfermedades gastrointestinales, renales, pancreatitis o infecciones parasitarias.

Los gatos pueden vomitar una bola de pelo de vez en cuando, pero si lo hace más de una vez, lo mejor es que lo lleves al veterinario.

En cambio, los perros pueden vomitar ocasionalmente cuando comen demasiada hierba o basura. Pero debes preocuparte si lo hace varias veces al día.

Si ves sangre en el vómito, también es señal de que tu mascota debe ser llevada al veterinario.

Ya que podría indicar que se ha tragado algo filoso que está irritando su estómago.

5. Inquietud anormal.

Aunque la inquietud no es necesariamente una mala señal, también puede ser una forma en la que tu mascota intenta decirte que no se siente bien.

Si notas que tu perro o gato se encuentra ansioso o actúa de manera extraña, puede ser una señal de que algo no está bien.

Conductas como caminar constantemente, lloriquear o temblar pueden indicar varios problemas de salud, tales como problemas cardíacos, enfermedad de Cushing, virus de la rabia e incluso sarna.

6. Fatiga.

Si tu mascota normalmente activa se niega a jugar contigo o hacer alguna actividad, podría ser señal de que algo está mal.

El cansancio, fatiga o letargo en perros y gatos suelen ser señal de algún tipo de infección.

Aunque también puede indicar alguna enfermedad como anemia, diabetes o hipoglucemia.

7. Inexplicable pérdida de peso.

Perder un poco de peso no es una señal de alarma, sobre todo si tu mascota ha estado comiendo bien. Pero si tu gato o perro pierde el 10% de su peso corporal, entonces pes una señal de que algo está ocurrido.

Por lo general, la pérdida de peso está relacionada con un trastorno metabólico, problemas renales o hepáticos, enfermedad neuromuscular o cáncer.

Y tú, ¿conocías estas señales de advertencia? ¿Sabes de alguna otra?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR