5 Consejos para superar una infidelidad y decidir si das una segunda oportunidad.

5 Consejos para superar una infidelidad y decidir si das una segunda oportunidad.0shares

Para que una relación de pareja funcione deben conjugarse múltiples factores entre ambas partes. No es imposible puesto que hay muchos quienes han logrado perdurar por muchos años casados, alcanzando el tan anhelado "felices para siempre". Sin embargo, para la mala fortuna de nuestra sociedad, hoy en día es más común de lo que nos gustaría admitir, los elevados índices de infidelidad que existen.

Es un asunto delicado que desestabiliza emocionalmente a cualquiera quien deba hacerle frente. Aún así, poniendo el suficiente empeño, se puede superar, tanto para continuar con la misma relación pero más fortalecida como terminándola sin marcha atrás. Ambas son opciones válidas y razonables; ahora bien, ¿cómo elegir entre una u otra decisión? Cualquiera de las dos conlleva riesgos, es por eso que debes pensarlo muy bien antes de hacerlo. Aquí en Buenamente.com te traemos 5 valiosos consejos que pueden ayudarte.

1. Debes aceptar lo que pasó.

En la sociedad que vivimos es duro enfrentar una situación de este tipo, debido a que muchos se sienten con el suficiente derecho para opinar y juzgar acerca de lo ocurrido. Es por esto que muchas personas que pasan por un episodio de este tipo prefieren mantenerlo en secreto, aparentando ante los demás que todo marcha bien.

El hecho de que no lo manifiestes no quiere decir que va a desaparecer.

E incluso lo convierte en un doble problema debido a que no sólo debes cargar el peso del dolor causado por la traición de tu pareja, sino que además le sumas el de mentirte a ti mismo y a los demás sobre su realidad.

Vence el miedo y enfrenta tu situación.

Más tarde que temprano tendrás que dar este primer paso. Una vez reúnas las valentía para hacerlo, el resto irá fluyendo solo. La aceptación es inevitablemente el primer paso.

2. Tómate el tiempo que consideres necesario para vivir tu proceso personal de duelo.

El duelo no es más que un tiempo de introspección en el cual una persona aprende a reconocer su dolor y cualquier sentimiento negativo que una situación le está generando. Una infidelidad destruye todo vínculo de confianza hacia tu pareja y, por lo tanto, eso te generará una evidente molestia y frustración.

Date la oportunidad de dejar fluir todas tus emociones.

Quizás ni te reconozcas después de hacerlo. Dentro de tu corazón no habrá espacio para el rencor y podrás ver la infinidad de motivos que tienes para seguir adelante con tu vida.

Bajo ninguna circunstancia puedes sumirte en la tristeza o la desesperación.

Hacerlo no te llevará a nada bueno. Una vez finalizado tu duelo, habrás aprendido a valorarte adecuadamente como persona y tendrás una actitud completamente diferente sobre las relaciones y la vida en general.

3. Comprende que absolutamente nada de lo que hagas podrá evitar que tu pareja lo vuelva a hacer.

Lo que él (o ella) haga escapa de tus manos. De hecho, tus acciones (aunque fuesen las peores) no son las culpables de que te hayan sido infiel. Fue tu pareja quien decidió libremente transgredir tu confianza y romper su compromiso de fidelidad. 

Es importante que lo asímiles pues es vital para tomar cualquier decisión sobre el futuro de la relación.

Hay parejas que logran superar perfectamente una infidelidad y vivir felices para siempre, como hay otras que ni siquiera lo piensan. Lo cierto es que ambos deben estar de acuerdo en lo que harán pues, aunque perdones a tu pareja, nada te obliga a volver con ella. Ni siquiera un acta de matrimonio, para eso justamente existen los divorcios. Cada uno de nuestros actos tienen consecuencias y la verdadera madurez se demuestra en asumirlas.

4. Medita todos los aspectos acerca de una posible reconciliación.

En un primer momento quizás lo consideres inviable pero, a medida que la herida va sanando, aparece como una opción razonable. Lo que debes es darle una mirada objetiva a su relación para determinar si realmente hay algo que vale la pena rescatar o simplemente estaban sumidos en una unión sin sentido, que terminó en fracaso por esa misma situación.

Si todavía hay algo de amor y deseo, no todo está perdido.

Ahora bien, si la respuesta es que no hay ni una pizca de ambos, cualquier esfuerzo que haga será un desperdicio. De ser necesario, toma papel y lápiz para enumerar los aspectos positivos y negativos. Utiliza cualquier estrategia para analizar a profundidad su relación de pareja para ver si estarías dispuesto a salvarla.

5. Una vez que hayas pensado en todo, toma tu decisión sin remordimientos.

Debes considerar todos los escenarios posibles y, finalmente, elegirás si terminar definitivamente o volverlo a intentar. Sea cual sea tu decisión, nadie tiene por qué juzgarte (aunque probablemente muchos lo hagan). 

Es tu felicidad la que está en juego.

Evalúa si tu pareja es un infiel crónico o fue un desliz aislado. Mereces vivir en tranquilidad, sin dudas, remordimientos ni mucho menos presiones. En resumidas cuentas, la única perdona afectada serás tú. 

¿Has vivido alguna infidelidad? ¿Cómo la superaste? COMENTA y COMPARTE con tus amigos esta interesante información.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR