25 Diferencias entre el feminismo y el "feminazi" que has ignorado durante toda tu vida

25 Diferencias entre el feminismo y el "feminazi" que has ignorado durante toda tu vida3shares

Durante décadas, las mujeres han luchado para obtener el lugar que se merecen en este mundo: recibiendo exactamente los mismos derechos que los hombres. Por supuesto, esa larga lucha requirió de grandes sacrificios que hoy en día seguimos Conmemorando en el Día Internacional de la Mujer.

En la actualidad, existen muchas causas feministas que buscan que las mujeres tengan las mismas condiciones, derechos y oportunidades que los hombres. Sin embargo, existe una nueva "expresión" de feminismo que parecen trascender las barreras de la igualdad y buscan la supremacía femenina: el feminazi.

A continuación, te dejamos 27 cosas que diferencias a las mujeres feministas de las feminazis. Si no conocías estas diferencias, entonces COMPÁRTELAS con tus amigos, puede que ellos tampoco las conozcan. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

Cosas que sí son feministas:

1. Luchar contra los estereotipos que dañan a las mujeres y a los hombres.

Una característica clave que tiene el feminismo, es que no solo se trata de abogar por la mujer, sino que también intenta destruir todos aquellos juicios que han hecho que el machismo perjudique tanto a hombres como mujeres.

2. Respetar y amar tu cuerpo.

Ser feminista significa que estás orgullosa con lo que eres y que no deseas cambiar ningún aspecto de ti, independientemente de los juicios y estándares establecido por las mismas mujeres.

3. Desear la igualdad de género.

El feminismo jamás ha buscado la superioridad del sexo femenino sobre el masculino. De hecho, se trata de buscar la equidad entre ambos géneros y así alcanzar lo que se considere justo para los dos.

4. Repartir equitativamente las tareas del hogar.

El feminismo también consiste en dividir con tu pareja algunas tareas que anteriormente se le atribuyeron a las mujeres. Por ejemplo, tu pareja puede ayudarte a cocinar, limpiar la casa e incluso peinar a tus hijas.

5. No condicionar a las mujeres en tu vida.

Aquí nos referimos a aceptar la libertad del sexo y respetar sus decisiones. Esta es la única manera en la que se podrá llegar a la igualdad que tanto deseamos.

6. Ser de la manera que desees ser.

El feminismo no te obliga a vestir de cierta forma. De hecho, puedes vestir y actuar de la manera que te dé la gana, siempre y cuando lo hagas por ti.

7. Luchar por condiciones de trabajos equitativas.

El feminismo busca que los hombres y mujeres sean tratados como iguales en cualquier situación, incluso en las relaciones laborales. Por que si tienes el mismo puesto que un compañero masculino, debes recibir el mismo salario, así como las misma oportunidades de ascender.

8. Saber que cualquier mujer puede lograr todo lo que se proponga.

Si bien hay ciertas diferencias biológicas entre los hombres y las mujeres, ambos pueden alcanzar los mismos éxitos.

9. No considerar a las mujeres como propiedad de alguien.

Independientemente de los roles que pueda desempeñar, como esposa, madre o novia, las mujeres deben ser valoradas como personas.

10. Criar niñas independientes y fuertes.

Olvidémonos de los cuentos de príncipes azules, ahora debemos enseñarle a las más pequeñas historias de mujeres valientes y seguras de sí mismas, para que tengan un mejor ejemplo. 

11. No solo luchar por los derechos de las mujeres, sino de todas las personas.

Se busca una igualdad, no la supremacía. Así que se puede luchar también por los derechos de transgéneros y más.

Cosas que NO son feministas.

12. Confundir las diferencias biológicas entre hombres y mujeres con las diferencias culturales.

Sí existen algunas diferencias entre los hombres y mujeres, pero no por eso debemos distanciarnos de ellos. De hecho, son esas las cosas que deberían unirnos aún más.

13. Caer en el estigma de que las mujeres no saben lo que quieren.

Las mujeres sí lo saben, aunque les cueste un poco comunicarlo.

14. Creer que los hombres no pueden ser feministas.

No importa el género, religión o raza, cualquier persona puede ser feminista si desea serlo. Después de todo, buscamos una igualdad.

"Feminista".

15. Llamar a las feminista "feminazis".

Si bien habrá ocasiones en las que no compartas sus ideales, recuerda que la clave del feminismo está en el respeto. Al llamarlas de esa manera le das una connotación bélica y no es eso lo que queremos.

16. Criticar a las mujeres por su forma de vestir.

Recuerden una cosa: lo que una mujer lleva puesto no la define. Dejemos atrás esos estereotipos y veamos a la mujer que está debajo de esas prendas.

17. Pensar que es necesario renunciar a tu feminidad para ser feminista.

Si piensas que debes vestir o actuar de manera diferente para luchar por los derechos de las mujeres, estás [email protected] No debes "ser un hombre" para ser tratada como uno.

18. Abogar únicamente por los derechos de las mujeres y no por la igualdad de género.

Pensar cosas como "los hombres deberían tenerla más difíciles para que sepan lo que sufrimos" no es en absoluto feminista. Buscamos igualdad, no venganza.

"¿Quiénes dominan el mundo? ¡Las chicas!".

19. Quedarte en silencio durante el acoso.

En ocasiones, preferimos no involucrarnos en los problemas ajenos, y eso está bien. Sin embargo, ver a una mujer siendo acosada y no hacer nada al respecto, es simplemente dejar de ser feminista.

20. Pensar que el feminismo busca la superioridad del sexo femenino.

El feminismo busca la igualdad, no hacernos superior a los hombres.

21. Buscar una igualdad en el trabajo basada sólo en el sexo, sin tomar en cuenta el mérito.

Es muy lindo querer que hayan el mismo número de mujeres que hombres en el trabajo. Sin embargo, se debe tener en cuenta las capacidades de cada persona al momento de optar a un cargo, no su sexo.

22. Ignorar las desigualdades solo por conveniencia.

Existe la idea de que los hombres deben pagar la cuenta cada vez que salen con una chica. Sin embargo, si estamos buscando la igualdad, ¿por qué no repartir la cuenta equitativamente?

23. Creer que todas las mujeres feministas son iguales.

Cada mujer es diferente independientemente de que puedan estar de acuerdo sobre algunos puntos. Recuerden que si bien buscamos la igualdad, también respetamos las cosas que nos diferencia del resto.

24. Pensar que las madres o esposas no pueden ser feministas.

El hecho que una mujer haya decidido compartir su vida con un hombre no significa que no pueda luchar por sus ideales. El feminismo no permite que los roles de una mujer la hagan más o menos que el resto.

"No soy una madre regular. Soy una madre genial".

25. Hablar mal de otras mujeres.

La idea del feminismo que es todos nos apoyemos mutuamente, por lo que debemos dejar de hablar de forma despectiva de otras personas.

Y tú, ¿qué eres, feminista o feminazi?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR