24 Situaciones que sólo comprenderán quienes asistieron a una escuela pública.

24 Situaciones que sólo comprenderán quienes asistieron a una escuela pública.1shares

La escuela es uno de los lugares donde los chicos pasan la mayor cantidad del tiempo. Es allí donde tienen contacto directo con un sinfín de personas y realidades que, a medida que se van desarrollando, forman su carácter hasta convertirse en una persona adulta. Es por eso que es sumamente importante que esos años (los cuales vale la pena acotar... son bastantes) puedan ser los menos tormentosos posibles. Sin embargo, esto sólo es posible si el ambiente escolar así lo permite.

Algunos tienen la buena fortuna de poder costear un colegio privado, donde es más fácil tener un precedente de cómo se desenvuelven las actividades dentro él, tanto a nivel académico como personal; aunque no por eso queda exento de cualquier evento que empañe su reputación. Pero, la mayoría debe ajustarse a su realidad, la cual demanda aprovechar el cupo en cualquiera de los centros educativos públicos de su localidad.

Al escuchar esto, automáticamente se proyecta en tu mente una especie de película, donde se pueden ver las situaciones más insólitas que parecen sacadas de una película cómica pero que, aunque cueste un poco creerlo, ¡en realidad ocurren así! Para que tengas una idea a qué cosas nos estamos refiriendo, Buenamente.com hizo un compendio con las 23 cosas más extrañas que vive alguien en una de ellas. Si tuviste esa oportunidad, a medida que vayas leyendo no podrás contener la risa al ver todos tus años de escuela reflejados allí. Y si no pasaste por ello, te sentirás sumamente agradecido por estudiar en otros sitios. ¿Lo dudas? Te aseguro que así será...

1. Sentirse como sardinas en lata por la gran cantidad de estudiantes por salón.

Tenían que pensarlo mucho para pedir permiso para ir al baño. ¡MUCHO!

2. ¡Operación mochila! 

La incómoda revisión de los morrales cuando algo se extraviaba.  Sólo les faltaba el detector de mentira para parecer el FBI. ¡Cómo olvidar Operación Mochila". ¡Imposible!

3. Usaste los uniformes más espantosos que hayas podido ver jamás.

El sentido de la moda estaba completamente ausente entre el personal que los elegía.

4. Los mecanismos de seguridad más avanzados de la historia.

Te imaginarás todo lo que podían proteger un sistema como éste...

5. Los perros muchas veces entraban a clases dentro de tu salón.

De hecho, generalmente se les notaba mayor interés que a muchos de los chicos.

6. Ser testigo de las peleas más increíbles entre los compañeros de clase.

Cuidado y no te tocó alguna vez involucrarte para defender a uno de tus amigos o ser uno de los contrincantes... Con mucha suerte, llegaste a ser el referí...

7. Pasar horas admirando el arte del resto de los compañeros sobre los pupitres.

E incluso colaborar tú una que otra vez con algún diseño.

8. Usar el uniforme más grande para que durará más tiempo...

Gracias mamá por tan lindo recuerdo.

9. Llevar el uniforme inclusive los días que podías usar cualquier otra ropa.

Las madres sí que saben como ayudarnos a tener una infancia feliz, ¿no te parece?

10. Las clases de talleres no podían faltar.

Entre ellos electricidad, cocina, carpintería... Algún oficio siempre había para aprender. Lo bueno de esto es que salían mejores preparados para la vida; o al menos quienes realmente lo aprovechaban y no volvían la clase un relajo.

11. Las paredes de los baños también servían como murales de arte.

12. La adrenalina de saltarse la cerca para escaparse con los amigos.

Es una confesión que nadie quisiera hacer pero que realmente es mucho más común de lo que debería...

13. Tecnología de "última" generación.

14. A los varones les exigían llevar el cabello corto.

Así que no habían muchas posibilidades de lucir extravagantes estilos. Los barberos adoraron esos años.

15. Sufrir por conseguir los tenis ideales para no tener problemas.

La norma era que debían ser completamente blancos; sin siquiera un mínimo detalle de otro color. De ser así, no te dejaban entrar. Encontrarlos sí que era un dolor de cabeza.

16. La inevitable rivalidad entre los chicos de los dos turnos.

Una lucha a muerte.

17. Para los del turno de la tarde, era una hazaña salir con una chica de la mañana.

Te sentías el dueño del mundo.

18. Los apodos eran de conocimiento público, ¡ni siquiera los profesores se salvaban!

19. Tomar la misma ruta de autobús por varios años consecutivos.

Te hiciste amigo de todos los conductores de la ruta y además te conseguías a los mismos compañeros esperándolo.Tanto así que podías avisar que alguno llegaría tarde si no lo veías en la fila... ¡Wow!

20. Muchos se creían "Picasso" por los garabatos que hacían en sus apuntes.

"Soy el señor queso.
¡MÍRAME!!

21. Los nervios del primer día de clases.

No sabes con qué clase de chicos tocaste. Sólo le pides a Dios que no sean los peores.

22. Pasar días enteros pintando la escuela.

Lo más triste es que, para no perder clases, lo hacían durante las vacaciones. 

23. Cuando hay un inter-secundarias 

y llegan los chicos de los colegios.

24. Pero, a pesar de todo lo malo o extraño, no cambiarías esos momentos por nada en el mundo.

Inclusive puedes llegar a extrañar esos alocados momentos que jamás volverán, aunque se mantienen vivos en tu memoria.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes de tu colegio? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta divertida nota con todos tus amigos a ver que tal fue su experiencia durante sus años escolares.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR