20 Sorprendentes síntomas físicos del trastorno bipolar

20 Sorprendentes síntomas físicos del trastorno bipolar11shares

Debido a que el trastorno bipolar es considerado una enfermedad mental, la mayoría de la gente se concentra en lo agotador mentalmente que pueden llegar a ser los bruscos cambios de ánimo entre los episodios de manía y depresión. También puede ser común que las personas hablen acerca de los signos y síntomas de este trastorno y no cómo se siente realmente atravesarlos.

Pero la verdad es que los síntomas del trastorno bipolar pueden ser tanto físicos como mentales. Y en algunos casos, hay diferentes categorías de síntomas que se entrelazan.

Es por esta razón que la página especializada en salud Mighty.com decidió consultar a su comunidad de la sección de salud mental, para que aquellos que actualmente tienen que vivir con este trastorno, le contaran al mundo algunos de los sorprendentes síntomas físicos que han experimentado. Porque sólo hablando abiertamente acerca de todo lo que implica padecer esta enfermedad es que realmente podremos llegar a entenderla a profundidad.

1. Puedo sentir mi corazón latiendo por todo mi cuerpo

Siento como si viajara tan rápido como un colibrí mientras estoy sentada completamente quieta. — AmberLinn G.

2. Tartamudeo

Algunas veces es tan fuerte que no puedo terminar la frase, así que siemplemente me detengo y digo "no importa" y me alejo. Es más fácil que seguir avergonzándome a mí misma. — Kiesha L.

3. Alucinaciones táctiles

Cosas caminándome por encima o personas o cosas restregándoseme que no están ahí. no ser capaz de mantener quieto mi cuerpo y tener espasmos parecidos a los musculares sin el dolor (acatisia), pérdida de la memoria y niebla mental, constantemente tropezando o golpeando cosas, nudos, dolor y músculos realmente tensos en mi espalda,  hombros y cuello y la mandíbula tiesa y adolorida por mantenerla apretada y rechinar mis dientes, no poder respirar, alucinación de auditorio (usualmente no de palabras específicas sino más como gritos). Claustrofobia e hiperventilación durante la ansiedad y los episodios maníacos. — Crystal T.

4. Apagones

Cuando la rabia se instala, me apago y no recuerdo todo los que digo o hago. También me dan dolores de cabeza por la rabia extrema o las descargas de adrenalina. También me fatigo mucho, incluso aunque no esté haciendo nada físicamente. Mi cerebro me agota. — Randi E.

5. Los problemas gastrointestinales son comunes en mí

Tuve que tener una cirugía de emergencia de vesícula biliar y todavía vivo con las secuelas cada día. — Tiffany I.

6. Problemas de piel variables

Cuando voy a mil por hora y no duermo, estoy lllena de hormonas del estrés y mi piel se lleva un golpe. Y es lo mismo con la depresión. Cuando estoy nivelada mi piel se aclara hasta el próximo episodio. — Kelly A.

7. Hablo conmigo misma en voz alta cuando estoy maníaca

Hay demasiados pensamientos corriendo y estrés sobre ciertos aspectos de mi vida que reproduzco de nuevo en mi mente cómo manejar las situaciones para no tener una diarrea verbal inoportunamente. Pero no sólo pienso esas situaciones, sino que lo digo en voz alta en el carro, la ducha, etc. Cuando me doy cuenta, espero que nadie me haya escuchado. Es que tengo tantos pensamientos que no pueden evitar escaparse verbalmente también. — Tracy S.

Deja de hablarte a ti mismo...

8. Tics nerviosos

Mientras experimento síntomas de ansiedad y fases hipomaníacas, halo mi cabello (no hasta arrancármelo, tampoco) y también enrollo y flexiono mis tobillos y mis muñecas, usualmente sin siquiera darme cuenta. — Aimee C.

9. Tu mente y tu cuerpo de alguna manera se separan

Por ejemplo, cuando estás en un epidodio depresivo y no puedes salir de la cama, tu cerebro te grita, tratando de obligarte a pararte, pero tu cuerpo no escucha. Y durante un episodio maníaco, tu cuerpo te grita que lo dejes descansar, pero tu cerebro dice: ‘No. Tenemos que terminar de reorganizar tu cuarto para la 1am para tener tiempo de terminar un cuaderno de tapa dura y de leer dos novelas antes de que salga el sol’. — Reinrose B.

10. Sobrepeso

 Como demasiado y no puedo hacer ejercicio cuando estoy deprimida. Y me quedo despierta hasta tarde y me pongo super hambrienta cuando estoy maníaca. Nada bueno puede resultar para mí físicamente cuando uso toda mi energía en pelear para mantener mi mente andando. — Mallory J.

11. Una extraña sensación de zumbido por todo mi cuerpo e interminables mariposas en el estómago durante un episodio maníaco

Me hace sentir como si pudiera correr por horas pero también vomitar. Además hace que dormir sea casi imposible. — Cassy H.

12. No ser capaz de hablar

Yo creo que estoy formando frases completas cuando experimento la ansiedad asociada a mi trastorno bipolar. Sin embargo, la gente me dice que sólo digo un montón de ‘umm’s’ y olvido lo que estoy diciendo. — Olivia W.

13. Tengo nudos en mis hombros y espalda debido al hecho de que estoy tenso todo el tiempo

Algunos son del tamaño de una pelota de golf. Tengo calambres musculares también. Realmente me gustaría poder pagar masajes relajantes regularmente. Nunca me siento relajado y eso afecta mi postura. — Robin J.

14. Mi irritabilidad es tal, que me duele físicamente

Puedo sentir mi cerebro latiendo dolorosamente contra mi cráneo y mis extremidades se entumecen y mi corazón empieza a latir más rápido aleatoriamente y es casi como un ataque de pánico agotador pero constante cuando estoy en un estado de ánimo irritable. — Betsi L.

15. Tu mente va a mil por hora mientras que tu cuerpo está demasiado exhausto para moverse

Se siente como un maratón sólo levantar los brazos para peinarte, si es que acaso llegas tan lejos ese día. — Kaytlynn J.

16. Torpeza

Cuando estoy demasiado acelerada, me muevo demasiado rápido y dejo caer todo, le doy portazos a los gabinetes y las puertas sin querer, me tropiezo. Cuando empiezo a estar extra torpe sé que necesito desacelerar o pasaré a un estado maníaco completo. — Icie B.

17. Variaciones en los niveles de energía

Mis neveles de energía cambian de manera realmente drmática. Cuando estoy en hipomanía, puedo estar fuera todo el día y hacer cuatro cosas diferentes, mientras que cuando estoy deprimida, hay momentos en que ni siquiera tengo la energía para pararme de la cama. — Madoka S.

18. Trastornos del sueño y del apetito

No poder dormir durante la hipomanía y no dormir lo suficiente durante la depresión. Los niveles de energía son erráticos. Falta de apetito o estar muerto de hambre todo el tiempo y comer demasiado. Dolor en el cuerpo y sentir que necesitas escapar de tu propia piel. — Jazmyne F.

19. Acatisia

Imagina estar en una clase y empezar a sentirte realmente ansioso, por lo que empiezas a mecer tu pierna. Ahora imagina estar tan agitado que tienes que mecer o sacudir tu cuerpo completo para aliviar tu incomodidad. Y no sólo por una hora, sino por muchas horas e incluso días. Se siente como si estuviera literalmente atrapada dentro de mi propia piel y la única manera de escapar es desgarrarla o arrancármela. — Meghan G.

20. Pérdida de la memoria

Lamentablemente tengo que confesar que he llegado a hacer cosas durante algunos episodios maníacos de mi trastorno, luego de los cuales no logro recordar lo que hice, por lo que ha habido ocasiones en que termino preguntándome como es que llegué al lugar en que me encuentro. — Shannon D.

¡Comparte con todos tus contactos para crear conciencia sobre este penoso trastorno que afecta a tantos!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR