18 sensaciones que pasan inevitablemente cuando comes comida mexicana.

18 sensaciones que pasan inevitablemente cuando comes comida mexicana.113shares

Si de algo pueden presumir los mexicanos es de su extraordinaria y diversa gastronomía. Son conocidos en todo el mundo por sus sabores fuertes, comidas suculentas llenas de color, uso de especias y, por supuesto, el toque picante que sella por completo cualquier platillo. De toda la comida internacional, es una de las más populares, aunque sólo quien la haya probado en México puede saber verdaderamente lo que se siente.

Muchos tratan de recrear sus recetas sin mucho éxito debido a que hay detalles mínimos pero insustituibles que logran, por ejemplo, que unos simples unos chilaquiles puedan elevarte hasta las nubes o no, teniendo como única diferencia su envoltorio. Así de curiosa es la comida mexicana. Para que tengas mayor conocimiento al respecto, Buenamente.com te muestra las 18 realidades de las que nadie queda exento cuando prueba platillos aztecas. Aprende qué es y que no es un taco, la mejor manera de usar las tortillas, cuáles son las mejores garnachas y mucho más, todo eso a continuación.

1. Por más que traten de convencerte de lo contrario, siempre te va a picar.

Precisamente ese es uno de los encantos de la gastronomía mexicana. La buena sazón y el picor. Si no pica es casi como sin fuera una imitación barata. Lo que debes hacer es prepararte en mente y cuerpo para lo que viene, tener cerca una buena bebida para la explosión de sabor en tu boca y ya.

2. Los tacos dobles son los mejores.

Quizás sea sólo una sensación imaginaria debido a que la segunda tortilla ayuda a comerla con más facilidad y, por consiguiente, la disfrutamos mejor. Pero no se puede oculta que se ven más apetitosas e incluso su sabor mejora exponencialmente al comerla doble.

3. La mejor parte de los churros con chile es justo al final de la bolsa.

Todo su delicioso sabor se concentra en lo que va quedando allí. De sólo pensarlo, se me hace agua la boca. Yummi, yummi...

4. Comer mole = Manchas en la ropa.

No hay esfuerzo que valga. Así seas la persona más cuidadosa del mundo y creas que lo has logrado, ¡zas! En el último bocado sucede lo inevitable: una hermosa mancha de mole queda sobre tu ropa. Considérala como una marca de guerra por haberlo intentado.

5. No existe tal cosa como "tacos de lechuga".

Son una de las peores atrocidades culinarias para todos los mexicanos. 

6. Repite después de mi; Los tacos y tortas ahogadas ¡NO se comen con guantes!

¡Qué sentido tienen que sean así entonces! La salsa es su principal atractivo. Si no estás dispuesto a comerla con tus propias manos, probablemente no la merezcas del todo. Piénsalo...

7. Para que el guacamole tenga un mejor sabor, déjale los huesos.

No hay explicación científica para esto. Si tu abuelita tiene alguna teoría al respecto, por favor ¡haz que el mundo entero la conozca!!!!

8. La parte final de los esquites no tiene ningún chiste.

Es como cuando llegas al centro de una chupeta y te das cuenta que no tiene chicle. ¡Por favor!

9. Con los chilaquiles no hay puntos intermedios: crujientes o aguados. 

Existen dos tipos de mexicanos los que comen sus chilaquiles crujientes o los que les gustan que se agraden un poco. 

10. Todo chicharrón preparado se romperá en alguna parte.

Todo lo que le ponen encima hace que su estructura se vuelva más frágil y sucederá en algún momento. Ni te ocupes en tratar de que no pase. Disfrutarlo entero mientras dure. 

11. Una buena manera de relajarse es desenredar queso Oaxaca.

12. Para que los tacos sepan mejor tienen que venir con el papelito blanco debajo.

13. Ahora, si vienen servidas en un plato con una bolsa plástica encima ¡saben todavía mejor!

14. Regla de oro para reconocer un taco: Si cierra, definitivamente no es uno.

15. Usar las tortillas como cubiertos es fenomenal.

Un viaje directo a la infancia sin que nadie te juzgue por ello. ¡Qué más se podría pedir!

16. Los mejores tacos de canasta son los que venden en las bicis.

Quien opine algo distinto es porque no los ha probado.

17. El sabor del mazapán es más intenso cuando lo abres sin quebrarlo.

Es una verdadera hazaña cuando lo logras.

18. No podrás comerte unos chilaquiles más deliciosos que esos que vienen en los envases para llevar hechos de unicel.

¿Por cuál de ellas has pasado con más frecuencia? COMENTA y COMPARTE con tus amigos esta divertida nota.  

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR