15 personas que se toparon por error con tesoros que los hicieron millonarios

15 personas que se toparon por error con tesoros que los hicieron millonarios0shares

Un antiguo dicho dice que "la basura de un hombre es el tesoro de otro", quien sea que lo haya escrito, nunca imaginó que esas palabras resultarían ser literalmente ciertas, casi proféticas, al menos en los casos que veremos a continuación, ya que hoy te traemos algunas asombrosas historias de personas que descubrieron  tesoros sumamente valiosos por mera casualidad, en muchos casos cuando estos estaban a punto de ser tirados a la basura.

Estos curiosos ejemplos demuestran el gran poder del conocimiento y la cultura: mientras que para el ojo inexperto estos objetos no valían más que algunos centavos, quienes tuvieron la curiosidad o la inteligencia suficiente para ver más allá de lo evidente, descubrieron que lo que tenían en las manos tenía mucho valor y por ello obtuvieron verdaderas fortunas por cosas que otros hubieran desechado sin pestañear.

Un super hallazgo

Una familia habitante de un pueblo de la parte sur de California se vio en una terrible situación. Al no poder seguir pagando la renta, debían mudarse de la casa en la que habían vivido por 40 años. Mientras limpiaban el sótano encontraron una historieta muy especial: Action comics #1, la primera aparición de Superman, el verdadero Santo Grial de quienes coleccionan tebeos y que, por su excelente estado de conservación, les hizo ganar 2,9 millones de dólares

Los $4 mejor invertidos de la historia norteamericana

Un coleccionista de arte de Pennsylvania estaba en una venta de garaje, cuando se interesó en una vieja y desteñida pintura, en realidad, lo único que le interesaba era el marco, así que pagó apenas $4 dólares por él. Pero cuando estaba en proceso de desmontar el cuadro encontró una copia original de 1776 de la declaración de independencia norteamericana en perfecto estado, un documento sumamente buscado por los coleccionistas y por el cual ganó casi un millón de dólares.

Magnolias millonarias

Una familia de Indiana compró una pintura por $19 dólares, sin idea de cuál era su valor real, la usaron para tapar un hueco en la pared, pero una tarde mientras se entretenían con un juego de mesa sobre arte, llamado Masterpiece, se dieron cuenta de que era idéntico a un famoso cuadro de Martin Johnson Heade, llamado Magnolias sobre tela de terciopelo dorado.

Llenos de curiosidad hablaron con un curador del Museo Británico, quien confirmó que se trataba de una pieza original y les ofreció de inmediato $1,25 millones de dólares por ella.

Otra moneda en la pared

Jeff Bidelman estaba explorando un antigua casa abandonada cuando  decidió agrandar un hueco en la pared en donde veía un destello brillante, ante su sorpresa a sus pies de derramó una verdadera cascada de monedas que los antiguos propietarios habían escondido allí. En total consiguió alrededor de $8.000 en monedas comunes y más de $200.000 en monedas antiguas de colección.

Un amuleto de muy buena suerte

Un pescador  de origen filipino encontró un día una enorme piedra nacarada de 34 kg de peso  la conservó por más de 10 años debajo de su cama como amuleto de buena suerte, pues nunca imaginó que se trataba de una gigantesca perla, hasta que un pariente suyo investigó al respecto, el valor de la inusual joya superó los $100.000.

Indigestión de ballena

Un niño del Reino Unido, llamado Charlie Naysmith, encontró con apenas 8 años una roca de aspecto inusual en la playa, con ayuda de su padre buscó información sobre ella en Google y, para su sorpresa, descubrieron que se trataba de una enorme pieza de ámbar gris, una sustancia que se produce en el estómago de las ballenas y que suele obtenerse cuando estas lo regurgitan. Es muy valorada en la industria de la perfumería, por lo que le hicieron ofertas de entre 50 y 100 mill euros por esta "roca" .

Una "pepita" de oro tamaño familiar

Un granjero australiano compró un detector de metales y quiso probarlo  en los terrenos que rodeaban su casa sin sospechar que conseguiría ubicar y desenterrar algunas pepitas de oro. Pero su curiosidad y codicia le traerían una recompensa aún mayor, ya que insistió en seguir cavando, hasta que encontró una enorme piedra de oro de 5,5 kg que tuvo un valor estimado superior a los $315.000

El Tesoro Hoxne

Un granjero británico llamado Peter Whatling perdió su martillo en su jardín, así que le pidió a su amigón Eric Lawes que lo ayudará a encontrarlo con su detector de metales. Nunca hallaron el martillo, pero sí algo aún mejor: una antigua caja de madera llena de joyas y dinero que fue valorada en alrededor de 15 millones de dólares. Los arqueólogos bautizaron este hallazgo como "El Tesoro Hoxne". En un gran gesto de nobleza, los granjeros donaron el tesoro al Museo Británico, por el cual recibieron una recompensa de 2,3 millones de dólares.

Un ópalo digno de reyes

Un minero australiano realizaba su trabajo cotidiano cuando notó una piedra brillante entre unos escombros que se iban a desechar. Como tenía un color brillante que le llamó la atención, la llevó a casa como souvenir. Pasó allí 14 años hasta que en una casual visita de un conocedor, descubrió que se trata de un raro ópalo negro con un valor superior a los $3 millones, La piedra es conocida con el sobrenombre "El Real" (The Royal one)

Pega loca

Un ingeniero químico norteamericano, llamado Henry Coover, estaba intentando desarrollar un material más resistente para los proyectiles que sus compatriotas usaron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se encontró con una sustancia de propiedades muy peculiares que le harían millonario. Se trataba del cianoacrilato, el componente principal de los pegamentos instantáneos

La refrescante (y azucarada) Coca-Cola

John Pemberton creó la bebida no alcohólica más popular del mundo mientras intentaba formular un medicamento para el dolor de cabeza, usando una mezcla de hojas de coca y nuez de cola disueltas en agua carbonatada, aunque no sirvió como alivio para la jaqueca, resultó ser una bebida muy refrescante.

Helados en paletas

A principios del siglo XIX,un niño de nombre Frank Epperson dejó en su patio una mezcla de agua y soda en polvo que se congeló alrededor de un palillo que había estado usando para removerla. Años después, cuando ya era un adulto, Epperson comercializó la idea como "Epepaletas", las precursoras directas de las paletas heladas que comemos hoy en día.

Viagra: el milagro azul

Pfizer, la empresa farmaceútica que revolucionó la sexualidad masculina con su famosa pastilla azul, en realidad estaba buscando un fármaco que aumentara la circulación sanguínea del corazón para prevenir la angina de pecho. Entre los prototipos desechados, los investigadores encontraron un químico que no aumentaba la circulación del corazón, pero si de otro órgano situado más abajo del pecho, reportándole a la empresa millones de dólares por su descubrimiento.

La herencia que el abuelo dejó sin saber

Una familia norteamericana se vió en el penoso deber de limpiar la casa de sus abuelos, luego de que estos fallecieran. Durante la limpieza, uno de los miembros de la familia encontró una vieja bolsa de papel marrón que estuvo a punto de botar, pero decidió abrirla y descubrió que contenía siete estampillas de 1901, con la ilustración astro del béisbol Ty Cobb, con un valor estimado de más de un millón de dólares cada estampilla.

El microondas: 73 años derritiendo chocolates

El ingeniero Percy Spencer estaba experimentando un nuevo tipo de tubo de rayos catódicos, llamado magnetrón, para intentar crear un dispositivo que permitiera la detección de aviones enemigos, cuando se dio cuenta que una barra de chocolate que tenía en el bolsillo se estaba derritiendo. Por curiosidad probó con algunos granos de maíz, los cuales se convirtieron en palomitas. Entendiendo la utilidad de lo que había descubierto, patentó lo que hoy se conoce como horno microondas, convirtiéndolo en multimillonario.

Déjanos un comentario diciendo cuáles de estos hallazgos te pareció el más sorprendente

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR