15 Increíbles historias de madres que tuvieron a sus bebés en lugares realmente extraños.

15 Increíbles historias de madres que tuvieron a sus bebés en lugares realmente extraños.0shares

Algunos bebés son increíblemente impacientes desde antes de nacer, así de simple. Pero, eso no tiene nada que ver con el hecho de que estemos preparados para su llegada. Pese a que deseamos que los pequeñines esperen cierta fecha en la cual tenemos previstos recibirlos, no siempre ocurre así. De hecho, según algunas estadísticas, actualmente menos del 5% de los bebés nacen en la fecha en que se tenía previsto, lo que nos recuerda que nadie tiene la certeza sobre el momento en qué un niño decide que es su tiempo de venir al mundo.

De esta manera, nadie está 100% seguro de cuándo un bebé nonato decide nacer. Ellos sólo vienen cuando sea. Claramente existen algunas teorías al respecto, pero nada es definitivo. Toda madre sabe que, cuando el bebé decide que es el momento, ella tiene muy poca influencia sobre ello. Por esta razón, algunos de ellos enfrentan grandes retos al momento de su nacimiento debido a que ocurre en las condiciones más insólitas alguna vez pensadas, como por ejemplo nacer en un auto a tres millas de distancia del hospital. Bien podría nacer en un avión o dentro del ascensor de un hospital. Así, cualquier cosa puede pasar. 

Buenamente.com reunió las 15 historias de mujeres quienes dieron a luz en los lugares menos deseados posibles, haciendo de su experiencia de alumbramiento simplemente inolvidable.

1. Sonia tuvo a su hijo en medio de un vagón de tren cuando viajaba de regreso de visitar a su suegra.

Debido a que esta madre inició su trabajo de parto mientras viajaba con su marido en un tren, la última preocupación de este caballero sería perderse todos los pormenores del momento cuando su bebé llegase al mundo, aunque dadas las circunstancias tenía muchas otras cosas en qué pensar. Así fue como Allan Stanley y Sonia Banks vivieron esta imprevista experiencia. Para su buena fortuna, la partera, la enfermera y un oficial de policía del pueblo que no estaban de servicio iban en el mismo vagón y prestaron su ayuda para el nacimiento. Antes de preparar todo, le pidieron al resto de los pasajeros trasladarse a otros vagones como medida de seguridad. 

Ella tardó 15 minutos en dar a luz a una bebé sana de 6 libras y 13 onzas.

Se trataba de la segunda hija de Sonia, siendo Phoebe el nombre escogido por los dos para la pequeña. Su llegada tan sólo se adelantó una semana antes de lo previsto, sin embargo lo sorpresivo fue el lugar donde todo sucedió. Todos en el tren estaban emocionados y a la expectativa, al punto de que el chofer del tren les enviaba mensajes con los avances del parto. A pesar de esto, Allan y Sonia se disculparon por las molestias causadas.

2. A Paula no le dio tiempo de llegar a la sala de parto y tuvo a su bebé dentro de su camioneta en el estacionamiento del hospital.

Aunque le dio tiempo de llegar al hospital, todo se precipitó y fue imposible ingresarla. Aunque parezca difícil de creer, ¡esa no es la mejor parte de su historia! Su hazaña fue muchísimo mayor ya que logró tener un parto natural luego de haber tenido una cesárea previa. Para la mayoría de las mujeres es bastante complicado lograrlo, terminando con otra cesárea. Aún así, esta familia corrió con la suerte de que todo salió bien.

Afirma que, sin el apoyo de todos los que estaban a su alrededor, no lo hubiese podido lograr.

Sus palabras al respecto fueron: "Todo el mundo fue fundamental para este nacimiento, los papeles estaban claramente definidos". Contó con el apoyo de la doula Lindsey Ripley, su guía durante todo el embarazo; el papá de su hija se mantuvo sereno mientras sostenía la cabeza de la pequeña, mientras que ella pujaba al ritmo de las contracciones para que la bebé saliera. Finalmente, el personal del hospital acudió a su encuentro para terminar los últimos detalles. Fue su partera quien le colocó por primera vez a su bebita sobre su pecho. Esto da aliento a las madres sobre las posibilidades de tener partos naturales luego de una cesárea y la importancia de saber qué hacer en caso de que las cosas no salgan según lo planeado.

3. Amanda puso a prueba el eslogan de "servicio completo" de su concesionario de auto al tener a su bebé allí.

Si bien es cierto que las personas acuden a los concesionarios con diversos propósitos,entre ellos comprar un auto nuevo, cambiar el aceite del que ya tienen o incluso probar uno que ni siquiera pueden comprar. Pero, en el caso de Adam y Amanda Sherman, fueron a hacerle servicio a su vehículo y terminaron teniendo un bebé durante la espera. Fue justo así como lo lees. Los Sherman acudieron para realizar el mantenimiento de rutina de su camión; al poco tiempo Amanda fue al baño (como es costumbre de las mujeres embarazadas a cada rato) y se dio cuenta de que su bebé nacería pronto.

Mientras Adam hablaba con uno de los trabajadores del concesionario, fue notificado de la situación de su esposa. 

En ese momento se encontraba cuidando a su hijo mayor de 14 meses, así que buscó un empleado para que le hiciese el favor de cuidarlo mientras llegaba hasta el baño de mujeres. En el trayecto, recibió un mensaje de texto de ella que decía que había llegado el momento de tener al bebé pero mientras lo leía le llegó otro diciendo "ya lo tuve". Lo que sucedió fue que, junto con entrar al baño, Amanda sintió que rompió fuente y casi de inmediato salió expulsado el bebé. En el mismo concesionario había una enfermera haciéndole servicio a su vehículo y acudió a ayudarlos con el resto. El pequeño solo se adelantó seis días y contó con un perfecto estado de salud.

4. Toyin inició su trabajo de parto en medio de un vuelo comercial que se dirigía al aeropuerto JFK.

Este hecho cambió por completo los planes de todos dentro de la aeronave, en especial los de los doctores Sij Hemal y Susan Shepherd, quienes aspiraban pasar un viaje tranquilo de regreso a casa desde Francia disfrutando de una copa de vino. Al percatarse de lo que estaba sucediendo, corrieron rápidamente a prestarle su apoyo a Toyin Ogundipe, monitoreando sus signos vitales y controlando el progreso del parto.

Mientras las azafatas vigilaban a su hija de 4 años, Toyin dio a luz unos 30 minutos después de que comenzaron sus contracciones. 

El capitán del avión se planteó la posibilidad de aterrizar de emergencia, pero las condiciones no se prestaban puesto que volaban directamente sobre Groelandia, lo que hizo inviable esa opción. La mujer le comentó luego a los medios de comunicación: "Estaba tranquila porque sabía que estaba en buenas manos. Ellos hicieron todo lo que cualquier otro médico o partera habría hecho de haber estado en una sala de partos dentro del hospital. Todavía mejor, si les soy sincera". Al respecto de los planes de Hemal, la aerolínea Air France le otorgó un bono de viaje y una botella de champaña para compensar la copa que no pudo disfrutar durante el vuelo.

5. Amber tuvo a su tercer hijo dentro de su automóvil mientras iban camino al hospital.

La realidad indica que, a medida que una mujer tiene más bebés, su nacimiento es más rápido y sencillo. Por esta causa, muchos portales web brindan algunas recomendaciones acerca de qué hacer si no logras llegar al hospital. Quizás esto no se cumple al 100% pero, al menos para Amber, sí funcionó. Ella y su marido tuvieron que estacionar su auto cuando todavía les faltaban cerca de 10 minutos para llegar al hospital porque su tercer hijo nacería ya mismo. No tardó ni 20 minutos desde que rompió fuente hasta que el bebé nació. Otro más para las estadísticas.

6. El bebé de esta mujer en Leipzig nació en el baño de un vagón de tren.

Se dice que ella abordó sin ningún síntoma de trabajo de parto. Una vez que el tren arrancó, se percató de que estaba teniendo contracciones. Creyó que podía aguantar hasta el final del trayecto pero progresivamente se hicieron más fuertes y llegó un momento en el cual no pudo disimular más. El resto de los pasajeros se alarmaron y comenzaron a preguntar si había algún médico a bordo. Lamentablemente la respuesta fue negativa y lo más que pudieron hacer por ella fue escoltar la a un baño fuera de servicio para que diera a luz con tranquilidad.

7. El último bebé que nació abordo de un avión de la aerolínea Lufthansa ocurrió durante el vuelo # 543 siendo la madre una mujer llamada Desislava.

Puede sonar extraño, pero para quienes trabajan en esta aerolínea no le es una situación desconocida ya que desde 1965 han atendido un aproximado de 11 alumbramientos en el aire. En esta oportunidad, la tripulación se percató de que Desislava lucía bastante adolorida. Ya sabiendo qué hacer, trasladaron algunos pasajeros hacia otros espacios para que ella se sintiera cómoda, cuestión de proveerle cierta privacidad tanto al bebé como a su madre. Ella decidió llamarlo Nikolai, como uno de sus doctores.

"Este fue un gran trabajo en equipo, cada uno hizo su parte", dijo emocionado el capitán del vuelo.

Tal cual se tiene previsto en estos casos, el resto de los pasajeros se mantenían informados oportunamente de los avances e incluso celebraron con un fuerte aplauso cuando el bebé nació. El capitán de la nave, Kurt Mayor, dijo emocionado: "Nunca había experimentado algo así en mis 37 años de experiencia profesional. Todo el equipo hizo un trabajo extraordinario. Este fue un gran trabajo en equipo, con todos haciendo su parte". Finalizó sus palabras afirmando: "Después de aterrizar, inmediatamente fui a saludar a la madre y al niño recién nacido para darle la bienvenida al mundo. Además del nacimiento de mi propio hijo, este fue el momento más conmovedor de mi vida".

8. Yasmi vivió esta experiencia pero en un concurrido vagón de ferrocarril.

Cuando el encargado de la estación Yala del Ferrocarril Estatal de Tailandia (SRT) llamó al Instituto Nacional de Medicina de Emergencia y a los rescatadores de la compañía para notificarle de lo sucedido, ya Yasmi había tenido a su bebé en medio del tumulto del tren # 171.

Apenas tardaron 10 minutos en ayudar a Yasmi Samuding con su bebé.

Para brindarle una mejor ayuda, el tren hizo una parada extraordinaria más adelante para que los revisara un grupo de médicos para descartar cualquier complicación. Luego del llamado, sólo se tardaron 15 minutos en concretar la ayuda, la cual constaba de un grupo de enfermeras y rescatistas del Hospital General de Yala para valorarlos a los dos. De allí fueron trasladados al hospital manteniéndolos en observación.

9. Cristina tuvo a su pequeño en pleno vuelo desde Florida.

No más despegó el avión, se iniciaron sus contracciones.acababa de cumplir 36 semanas de gestación y se dirigía a Dallas. 

A pesar de tener solo 36 semanasy levar un embarazo sin complicaciones, Penton rápidamente se dio cuenta de que no podía esperar a bajarse.

Por eso se ocupó en decirle a uno de sobrecarga que preguntara si habría algún doctor entre los pasajeros para evitar graves consecuencias y la única que acudió tenía 10 años sin asistir alguno. Por el contrario, para Cristina este era su tercer hijo, así que sabía bien lo que pasaría. Transcurridos poco menos de 50 minutos desde la primera contracción, llegó Christoph a este mundo. Afirma haber sentido la energía positiva de todos en el vuelo, expresadao por gritos emocionados.

10. Con lo concurrido del metro de Nueva York, era lógico que tuviese su propia historia de este niño.

Tanto el resto de los pasajeros como Rabita Sarkar se preguntaban por qué el trabajo de parto era tan impredecible. Las declaraciones de la madre lo explican perfectamente: "Este niño tenía otros planes, y salió antes". Empezó a sentirse incómoda cuando inició el viaje y se dio cuenta al poco tiempo de que realmente estaba en trabajo de parto. 

Aunque no estaba del todo lista para su bebé, decidió seguir de igual manera.

Afortunadamente iba con su esposo quien la acompañó en todo momento. Le dijo que echara un vistazo "allá abajo" porque sentía que las contracciones aumentaban demasiado. Justo al mirar se dio cuenta que el bebé estaba coronando. Una señora con ciertos conocimientos en el área se prestos ayudar, mientras que los demás lo hicieron con sus buenas energías, aunque una niña le prestó su chamarra para mantener al bebé abrigado. 

11. Con 29 semanas de gestación, nació el hijo de Raelin en una forma demasiado peculiar.

Su bebé nació con una condición que se conoce como "caul", término medico que seusa para designar a aquellos bebés que nacen dentro del saco amniótico. Son bastante raros. Fue demasiado pronto, apenas a las 29 semanas, lo que hizo que no estuviese preparada en lo absoluto. El día anterior había presentado contracciones pero asumí que eran falsas.

Las contracciones aumentaron en intensidad y ella decidió que era hora de ir al hospital. 

Scurry se asustó y llamó al 911 desde su automóvil, después de escribir en las redes sociales que iría al hospital, por supuesto. Pero antes de que llegara la ayuda médica, Scurry dio a luz. Como se mencionó anteriormente, su bebé todavía estaba en su saco amniótico. A pesar de que durante los siete minutos en carro hasta el hospital permaneciócallado, resultó ser un bebé sano de 3 libras y 1 onza.

12. El bebé de Manu cayó dentro del inodoro de un tren, posándose sobre los rieles y quedó vivo para contarlo.

Parece una historia falsa pero tiene un muy fundamento. Los inodoros de los trenes de la India tienen un orificio que se abre a las vías, por lo cual están en proceso de consolidación. No se conocen mayores detalles, salvo que Manu dio a luz, se desmayó y el bebé solo se fue por la vía. Fue un guardia quien se topó con el pequeño, quien no presentó ninguna herida y pesó cuatro libras.

13. Lesia trajo al mundo a su bebé, de 2kilos, en el asiento delantero de una minivan.

Debido a lo alejado que les quedaba el hospital, no les dio tiempo de llegar antes de que su hijo naciera más sí pata posar para las fotos. 

Originalmente a ella no le pareció un buen plan.

Lesia y su esposo decidieron que era hora de ir al Bay Area Birth Center en Houston, Texas, al primer síntoma de contracciones. Con dos hijas mayores, sabían a lo que se estaban enfrentando. Sacando cuentas, no les daba tiempo de llegar a tiempo al centro médico, aunque le dijo a su esposo que no se detuviera. Ahora les quedó este interesante recuerdo.

14. Esta mujer tuvo a su hija en un vuelo internacional desde Medina hasta Multan, en Arabia Saudita. 

No quiso que su nombre saliera a la luz pero fue un caso muy popular en la web. La aerolínea Pakistaní Internacional Airlines, detalló el suceso en su página de Facebook, evidentemente emocionados por lo ocurrido. También en Twitter colgaron un sentido mensaje que decía: "Los milagros suceden todos los días y tuvimos nuestro pequeño milagro hoy a bordo de nuestro vuelo PK 716 desde Medina a Multan. ¡Nació una hermosa niña!".

"Los padres estaban contentos y expresaron su agradecimiento a los miembros de la tripulación que ayudaron con el alumbramiento".

"Los padres estaban contentos y expresaron su agradecimiento a los miembros de la tripulación que ayudaron con el alumbramiento. Felicitamos a los orgullosos padres por la nueva llegada y un gran reconocimiento a nuestro equipo de cabina por su increíble respuesta de emergencia" dijo uno de los miembros de la tripulación. 

15. Cerramos con Debbie quien tuvo a su último bebé literalmente en las nubes.

Nacer en el aire tiene sus complicaciones, sobre todo con el tema de la nacionalidad. En 1990, Debbie Owen abordó estando embarazada un avión comercial cons su hija de 4 años para Londres, ya cerca de su destino comenzó el trabajo de parto. A su hija mayor la llevaron hacia otro compartimiento mientas que preparaban todo para el alumbramiento. Un médico holandés iba a bordo, Wym Bakker, y asistió el hecho. Su hijo nació justo cuando sobrevolaban el aeropuerto de Gatwick, Shona Kirty Yves (cuyas siglas son SKY, que traduce cielo en inglés). Hoy día es todo un hombre, adora las estadísticas sobre los nacimientos envuelos aéreos y su pasaporte dice "nacidoa en un avión a 10 millas al sur de Mayfield, Sussex". ¡Genial!

¿Cuál de estas historias te pareció más sorprendente? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta nota.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR