12 Comportamientos Que Todos Debemos Evitar Para Tener Una Mejor Vida

12 Comportamientos Que Todos Debemos Evitar Para Tener Una Mejor Vida35shares

Todos y cada uno de nosotros es capaz de herir y perturbar a aquellos que nos rodean a nosotros  y a nuestros seres queridos. Aquí están 12 comportamientos ’tóxicos’ que nosotros en Buenamente.com que debes evitar si no quieres alejar a la gente de ti.

"A veces la grama es más verde al otro lado sólo porque es falsa."

1. Sentir envidia hacia los demás.

La envidia es el arte de contar las bendiciones de otra persona en lugar de las tuyas. No hay nada atractivo o admirable acerca de este comportamiento. Así que deja de comparar tu recorrido con el de los demás. Tu camino es TU camino, NO es una competencia. Sólo debes competir con una única persona - tú mismo. Estás compitiendo por ser lo mejor que puedes ser. Si quieres medir tu progreso, compárate a ti mismo con quién eras ayer.

2. Tomarse todo demasiado personal.

La verdad es que lo que la gente diga o te hagan es mucho más sobre ellos mismos, que sobre ti. La manera en la que la gente reacciona ante ti tiene que ver con sus perspectivas, heridas y experiencias. Si la gente piensa que eres una persona increíble, o que eres de lo peor, una vez más, es sobre ellos. No estoy diciendo que debemos ser narcisistas e ignorar todos los comentarios. Estoy diciendo que tanto dolor, decepción y tristeza en nuestras vidas son el resultado de que tomarnos las cosas personalmente. En la mayoría de los casos, es mucho más productivo y saludable liberarse de la buena o mala opinión de otras personas y utilizar tu propia intuición y sabiduría como guía.

3. Actuar como si siempre fueras la víctima.

Otro comportamiento tóxico es esa queja constante que alimenta tu sentido de la victimización. Creer que eres una víctima, que no tienes poder para ejercer sobre tu vida ni para dirigirla, es una actitud tóxica que te mantiene atascado. Al trabajar como entrenador de vida con personas que han sufrido algún trauma importante en sus vidas, pero que tuvieron el coraje de darles la vuelta, aprendí que todos tenemos acceso a mucho más poder, autoridad e influencia sobre nuestras vidas de lo que creemos. Cuando dejas de quejarte y te niegas a verte como una víctima indefensa, descubres que eres más poderoso de lo que imaginaste, pero eso sólo será si eliges aceptar esta realidad.

4. Acumular dolor y perjuicios.

Una de las cosas más difíciles en la vida es dejar ir - ya sea culpa, ira, amor o pérdida. El cambio nunca es fácil - haces todo lo que puedes aferrarte y luchas para dejar ir. Pero a menudo dejar ir es la manera más saludable de seguir adelante. Esto elimina los pensamientos tóxicos que tenías en el pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para que puedas dejar atrás el pasado y el dolor que este te causa. Una vez más, hace falta poner mucho de nuestra parte para dejar ir y reorientar nuestros pensamientos, pero vale la pena cada esfuerzo que hagas.

5. Pensamiento negativo obsesivo.

Es muy difícil estar cerca de personas que se niegan a dejar de lado la negatividad, cuando meditan y hablan incesantemente sobre las terribles cosas que podrían pasar y que han pasado, de los desprecios que han sufrido y las injusticias de la vida. Estas personas se niegan tercamente a ver el lado positivo de la vida y las lecciones positivas que dejan las experiencias. El pesimismo es una cosa - pero permanecer continuamente encerrado en una mentalidad negativa es otra. Sólo ver lo negativo, y actuar pensando que todo es negativo y que todo está en tu contra, es una forma retorcida de pensar y vivir, y tú tienes el poder de cambiar eso.

6. Falta de auto control emocional.

Tu incapacidad para manejar tus propias emociones es algo tóxico para los que te rodean. Todos conocemos a esta clase de personas - las que explotan de ira y lágrimas por el más pequeño contratiempo o problema. Gritando al empleado de la tienda por la larga fila, gritando a un empleado por un pequeño error que cometió o perdiendo la cabeza sólo porque tu hija derramó jugo en el piso. Si consideras que eres demasiado emocional, que pierdes la calma a todo momento, puede que necesites ayuda externa para lograr controlar tus emociones y entender cuál es la raíz tu angustia interna. Hay mucho más de lo que ves en la superficie. Una perspectiva independiente - y un nuevo tipo de apoyo - pueden hacer maravillas.

7. Juzgar a los demás por cómo lucen.

No juzgues siempre a una persona por lo que deja ver de sí mismo. Recuerda, lo que hayas visto es a menudo lo que esa persona ha decidido mostrarle o lo que se sintieron impulsados a mostrar basándose en su situación de estrés y dolor interno. Desafortunadamente, cuando otra persona intenta hacerte sufrir de alguna manera así sea pequeña, es por lo general porque sufren profundamente dentro de sí mismos. Su sufrimiento simplemente se está desbordando. No necesitan ser castigados ni ridiculizados, necesitan ayuda. Si no puedes ayudarlos, déjalos ser.

8. Crueldad (o falta de empatía y compasión).

La crueldad es uno de los comportamientos más tóxicos y es consecuencia de una total falta de empatía, preocupación o compasión por los demás. La vemos a diario en Internet y a través de los medios de comunicación - la gente es devastadoramente poco generosa e hiriente con los demás y sólo porque pueden. Destruyen a la gente en Internet de una manera cobarde, usando su anonimato como escudo. La crueldad, las puñaladas por la espalda y herir a los demás por la razón que sea es tóxico y también te hiere a ti. Si notas que apuñalas por la espalda a alguien o lo desanimas, deja de hacerlo. Cava profundamente e intenta encontrar compasión en tu corazón y date cuenta de que estamos todos juntos en esto.

9. Engañar y justificarte moralmente de esa acción simplemente porque puedes.

¡Ser infiel es una elección, no un error, y tampoco una excusa! Si decides engañar a alguien y te sales con la tuya, no pienses que esa persona es tonta. Date cuenta de que esa persona confió en ti mucho más de lo que merecías. Sé más grande que eso. No hagas cosas inmorales simplemente porque puedes. No engañes. Se honesto contigo mismo y con los demás. Haz lo correcto. La integridad es la esencia de todo lo que tiene éxito.

10. Esconder tu verdad.

La gente no puede conectarse contigo si intentas constantemente esconderte de ti mismo. Y esto se convierte en una situación verdaderamente tóxica en el momento en que se apegan a su falsa personalidad. Así que recuerda, no importa la edad, la raza, el sexo o la sexualidad que tengas, debajo de todas tus decoraciones externas eres un ser puro y hermoso - todos y cada uno de nosotros lo somos. Cada uno tiene luz para brillar, y misiones que cumplir. Celébralo siendo diferente, salte de camino transitado, un poco en el lado extraño, tu propia creación especial. Si te sientes como pez fuera del agua, haz lo posible por encontrar un nuevo río en cual nadar. Pero NO cambies tu esencia; SÉ quien eres. No te niegues a ti mismo, haz algo mejor de ti.

11. Necesidad de aceptación constante.

Es muy agotador estar rodeado de personas que constantemente se esfuerzan por obtener la aprobación de los demás. Aquellos hombres y mujeres que se ven atrapados en la necesidad de probar lo que valen una y otra vez y constantemente quieren ganárselos a todos, son involuntariamente tóxicos y agotadores. Debes saberlo. Preocuparse demasiado por cómo los demás ven las cosas podría desgastarte y destruir a todos a tu alrededor. Hay algo mucho más grande para tu vida y no se trata de lo que la sociedad vea de ti. Se trata de la travesía, el proceso, el camino - lo que estás aprendiendo, cómo estás ayudando a otros a aprender esto también, y el proceso de crecimiento en el que te permites participar.

12. Ser un perfeccionista obstinado.

Como seres humanos, a menudo perseguimos estados hipotéticos y estáticos de perfección. Lo hacemos cuando buscamos la casa perfecta, el trabajo, el amigo o el amante. El problema, por supuesto, es que la perfección no existe en un estado fijo. Porque la vida es un viaje constante, que evoluciona y cambia continuamente. Lo que tenemos hoy no es exactamente lo mismo que tendremos mañana - esa casa perfecta, el trabajo, el amigo o el amante a la larga se desvanecerán a un estado de imperfección. Pero con un poco de paciencia y una mente abierta, con el tiempo, esa casa imperfecta se convertirá en un hogar cómodo. Ese trabajo imperfecto evoluciona hacia una gratificante carrera. Ese amigo imperfecto se convierte en un hombro firme en el que apoyarse. Y ese amante imperfecto evoluciona en un compañero confiable para toda la vida. Es sólo cuestión de dejar ir ese perfeccionismo.

Es tu turno...

Si te identificas con alguno de estos comportamientos tóxicos, recuerda, que no estás solo. Todos tenemos personalidades enfermizas enterradas en lo más profundo de nuestro ser que algunas veces tienen el poder de sorprendernos. Como lo mencionamos anteriormente, la clave es la conciencia: reconocer estos comportamientos y detenerlos a tiempo.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR