11 Personas que renunciaron a su trabajo de una manera épica y sin perder profesionalismo

11 Personas que renunciaron a su trabajo de una manera épica y sin perder profesionalismo400shares

Afortunadamente, muchas personas en el mundo trabajamos haciendo exactamente lo que nos gusta, pero difícilmente lograrás encontrar un trabajo ideal en el primer intento y en tus primeros años en el mercado laboral tengas que enfrentarte a jefes y situaciones realmente difíciles de llevar.

Por eso es que abundan refranes que dicen cosas como "Si el trabajo es tan malo que hasta pagan por hacerlo" o "El trabajo sin reposo, convierte al hombre en un soso" escritos por personas que no han encontrado la satisfacción en sus labores.

Y cuando te encuentras insatisfecho en tu sitio de trabajo lo más lógico es renunciar, ya que ningún empleador desea en su compañía a alguien que labora de mala gana, pero hay maneras correctas e incorrectas de renunciar. Claro todo depende de cómo hayas sido tratado, pues si tu jefe te hablaba a las patadas no puede esperar que te vayas así nada más. 

A continuación te presentamos historias de personas que se hartaron y encontraron la manera más genial de renunciarle a sus pesados jefes

"Trabajé como pasante en una tienda por departamentos y mi gerente era una mujer con mucha actitud"

"Un día faltaron los dos vendedores y tuvo que encargarse de la tienda ella sola, desafortunadamente el gerente regional decidió visitar ese día y en vez de estar impresionado de que se hubiera mantenido a flote sin personas la increpó reclamándoles que no le estaba ofreciendo a las personas las ofertas especiales y que la caja registradora tenía una fila muy larga, además la amenazó con despedirla" pero ella simplemente le dijo "Renuncio ahora tienes que encargarte de la tienda tu solo" El gerente regional tuvo que atender a los clientes y operar la caja registradora por 3 horas él sólo hasta que llegó el personal del siguiente turno".

"Nuestro jefe tiene muy mal genio y le gusta dar sermones"

Durante uno de esos largos regaños a la que había sido la empleada más paciente con él hasta entonces, ella se mantuvo en silencio todo el tiempo, pero cuando él finalmente terminó, la chica tomó su vaso y con completa calma la vació sobre la cabeza del jefe, toda la oficina aplaudió y desde entoncés él ha sido mucho más amable en su manera de llamar la atención"

"Trabajo en un taller que modifica y repara coches"

El mejor mecánico que teníamos trabajó muchas horas extra en los motores de una Land Cruiser y Dos Porches, pero nuestro jefe se negó a pagarle su tiempo adicional, así que sin que nadie se diera cuenta sacó los motores, intercambió sus piezas y desapareció. Ahora tenemos 3 carros inservibles, nadie sabe cuáles piezas son de cada motor y rearmarlos tomará el triple del tiempo. Todo por el empeño de la gerencia de "minimizar" costos de la manera incorrecta.

"Decidí aceptar un trabajo especialmente desagradable porque necesitaba el dinero"

"El primer mes me pagaron mi salario a tiempo pero el segundo mes empezaron a retrasarse los pagos, la gerencia siempre decía que "pagarían mañana" pero ese mañana nunca llegó, sólo nos daban pequeña porciones del salario cada semana. Así que conseguí otro trabajo que tenía un horario más flexible y pagaba mejor, pero cuando iba a renunciar al primer trabajo el departamento de recursos humanos me dijo que debía llenar una aplicación y que procesarla tomaría 2 semanas. Como no planeaba regalarle ni un segundo más de mi tiempo al llenar la aplicación dije que el motivo de mi renuncia era "La pérdida de mis habilidades sociales que me hacía imposible impedir que hable mal de la compañía a todos los clientes ". 15 minutos después habían procesado mi renuncia y me habían dado mi cheque de liquidación".

"Un día regresando del trabajo vi en el autobús a un hombre que lucía muy cansado e irritado"

"De repente su teléfono empezó a sonar, se veía agitado y lo escuché decir "¡Debo repetir el informe!", "¿Para mañana?"  "¿A primera hora? ...¡Esperas que trabaje toda la noche!" De repente su cara se llenó de calma y dijo "No voy a trabajar en tu proyecto, ni hoy, ni nunca, renuncio, estoy harto de ti, no vuelvas a llamar a este número" Pasaron 20 minutos hasta que llegué a mi parada. El hombre sonreía en absoluta paz".

"Por un breve tiempo trabajé en un restaurante"

Un día mi jefa (que nunca me había hablado antes) me exigió que limpiara la calzada que esta en frente del local mientras estaba lloviendo, decidí no llevarle la contraría pero arrojé todos los desperdicios que barrí en la alfombra persa de su oficina, no volvía verla pero me divierte imaginar su cara cuando entró y vió lo que su absurda exigencia había logrado.

"Un contador en nuestra oficina quería renunciar"

"Pero lo querían obligar a seguir una serie de absurdas formalidades para poder hacerlo, en cambio él simplemente fue a la oficina del jefe le entregó su carta de renuncia junto a una paleta y le dijo "adiós". Logró transmitir su mensaje sin que ningún insulto saliera de su boca",

"Nada, solo destruyo la evidencia"

"Luego de cansarme del mal humor constante de mi jefe decidí renunciar al banco donde trabajaba. Luego de poner la renuncia quise limpiar mi oficina y deshacerme de pilas de viejos e inútiles papeles que se habían ido acumulando allí (como planillas vacías, copiad de informes obsoletos etc), mientras los pasaba por la trituradora de papel mi jefe visiblemente preocupado me preguntó que hacía y le respondí "Nada, solo destruyo la evidencia" cuando salí de mi oficina en la tarde vi que mi jefe estaba junto con varios empleado intentando rearmar todos los papeles que había desechado" ...No sabía que renunciar podía ser tan divertido".

"Mi ex jefe tenía tan mala imagen de sus empleados que está convencidos de que nadie más nos contrataría" 

"Un día fue a mi oficina y me dijo que debía trabajar 2 horas extra cada día sin pago adicional. Lo que él no sabía era que, horas antes me habían ofrecido un mejor puesto y más alto salario en otra compañía, por lo que simplemente le dije "No, además renuncio". Su cara de sorpresa valió oro."

"Cuando era joven trabajé en un restaurante"

"El propietario se retrasaba frecuentemente con los pagos. Uno de los gerentes renunció y consiguió trabajo en un noticiero, donde escribió un reportaje sobre fraudes al fisco con el salario, cuando el reportaje salió en la TV, el propietario supo inmediatamente quién lo había escrito y ese mismo día nos pagó todo lo que nos debía. Todo gracias a un hombre que no temió exponer una injusticia".

"Nuestra supervisora es una mujer insufrible que grita constantemente"

"Ella es la principal causa por lo que muchos empleados renuncian, pero ella parece no darse cuenta de las consecuencias de su mal carácter. Un día, un chico decidió darle una lección y cuando renunció ordenó un pastel con la inscripción "A la mujer que toda la oficina detesta pero no se atreven a decirlo" y se lo regaló. El resto de los empleados se rieron tanto que casi no salió de su oficina el resto de la semana".

¿Has tenido un jefe insufrible? Cuéntanos la historia en los comentarios

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR