11 Maneras Efectivas y al Alcance de tu Mano Para Detener Los Ataques De Ansiedad

11 Maneras Efectivas y al Alcance de tu Mano Para Detener Los Ataques De Ansiedad191shares

La ansiedad ha pasado a ser la enfermedad mental número uno en América. El desorden de ansiedad generalizada afecta a millones de personas en todo el mundo, y ese número sigue en aumento y con una rapidez alarmante. Pero tenemos buenas noticias, existen muchas técnicas que puedes usar para controlar la ansiedad de manera efectiva. Nosotros en Buenamente.com tenemos once consejos que te ayudarán a lidiar con esos sentimientos de ansiedad y estrés. Estas técnicas también son viables para cualquier persona que quiera mejorar su calidad de vida.

La ansiedad es miedo al futuro. Los humanos han desarrollado la habilidad de anticipar situaciones futuras, y esta herramienta revolucionaria nos da ventajas sobre otras especies y además nos permite resolver problemas incluso antes de que se nos presenten. 

Sin embargo, esta habilidad puede jugar en nuestra contra. Nos sentimos ansiosos cuando nuestra mente esta enfocada de manera constante en el futuro. La gente con frecuencia sufre de ataques de ansiedad en horas de la noche, ya que este es el tiempo en el que ciertos pensamientos indeseados que hemos guardado durante todo el día, salen a la luz. Pensamientos intrusivos como, '¿qué pasará mañana?' y '¿qué puedo hacer para resolver esta situación?' penetran nuestra mente, haciéndonos difícil conciliar el sueño.  

1. Combate los pensamientos de ansiedad.

La ansiedad se alimenta a sí misma. Si permites que los pensamientos negativos aumenten, terminarás volviéndote loco. La ansiedad puede incrementarse como una bola de nieve que rueda por una colina y tú eres el único que tiene el poder de detenerla. Primero debes aprender a interceptar estos pensamientos negativos. Esto significa que deben ser identificados al momento en que aparezcan. Cuando te encuentres alimentando y dándole fuerza a tus pensamientos intrusivos, pregúntate, '¿hay posibilidades de que esto suceda?' Deja de pensar en el pasado y en el futuro e intenta visualizar cómo sería tu vida si no tuvieras este tipo de preocupaciones.

Si esto no funciona, haz una lista. Escribe lo que pasa por tu mente y lo que estás haciendo para trabajar en ello. Este ejercicio de escritura te ayudará a analizar los problemas y a encontrar su verdadera dimensión. En otras palabras, esto no les permitirá seguir creciendo y entrar a tu mente. También puedes anotar tus metas y lo que piensas hacer para alcanzarlas.

2. Medita y respira.

Este es el consejo más común cuando se trata de combatir la ansiedad, y es además uno de los más efectivos. Si regularmente tienes ataques de ansiedad, considera asistir a clases de meditación. Adquirir este hábito te ayudará a disminuir el estrés y a mejorar en grande tu calidad de vida. Si por el contrario tus ataques de ansiedad no son frecuentes y la meditación no es lo tuyo, intenta practicar ejercicios de respiración. Esto puede ser de mucha ayuda para relajarte antes de dormir, aunque también puedes hacer uso de ellos en cualquier momento que sientas estrés. Tu cuerpo te agradecerá esto. 

3. Libera químicos del cerebro que dan sensación de bienestar.

Cuando te ejercitas, tu cuerpo libera endorfinas y serotonina, dos enzimas que tu cerebro asocia con la sensación de placer y bienestar. Ellos se encargan de calentar tu cuerpo y permiten que la tensión en tus músculos disminuya. Estar activo físicamente también es una buena manera de mantenerse enfocado en el aquí y el ahora.

4. Intenta estos remedios naturales.

Los remedios naturales, particularmente los té de hierbas como la valeriana, la lavanda y la camomila, te ayudarán a reducir la ansiedad y la irritabilidad y lograrás quedarte dormido más rápido.

5. Evita la cafeína.

Se ha demostrado que la cafeína aumenta los niveles de ansiedad y provoca ataques de pánico en personas que padecen de desorden de pánico. La cafeína es un estimulante que puede provocar nerviosismo, latidos del corazón irregulares y agitación. Esta también te mantendrá despierto, lo cual incrementará la ansiedad. Considera esto cuidadosamente antes de tomar tu próxima bebida con cefaína. 

6. Hablar y expresar los sentimientos

Expresa cómo te sientes a menudo, no esperes a estallar, cuenta tu malestar cuando éste aun sea de baja intensidad. Muchas personas se esfuerzan por controlarse intentando a toda costa que las emociones no aparezcan temiendo que los demás se den cuenta. A veces, el temor a parecer más débil o bien preocupar a tu entorno, pero este esfuerzo por contenerse resulta inútil y aumentará aún más la tensión emocional, y el malestar terminará por explotar de forma brusca y descontrolada, a veces con un enfado desmedido, no poder dejar de llorar, un ataque de ansiedad, etc.

7. Vivir lentamente

Vivir más despacio, a medida que nos apresuramos por la vida, cargando con más cosas hora tras hora, nos estiramos como una goma elástica hacia el punto de ruptura. Evita el exceso de ocupación, el día solo tiene 24 horas. Organízate y prioriza en aquellas tareas verdaderamente importantes. Delega en otras personas, evita acumular tareas y no te responsabilices de lo que corresponde a otros/as.

8. Descansar

Dedica tiempo suficiente a descansar y a tener las suficientes horas de sueño. El cuerpo humano necesita reponer energías día tras día.

9. Realizar actividades que te gusten

El estado anímico es un equilibrio entre los aspectos negativos que tenemos a lo largo del día, preocupaciones, obligaciones, etc. y aquellas actividades que nos resultan agradables: dar un paseo, charlar con amigos/as, pintar, hacer manualidades, etc. Realizar actividades que resulten agradables para la persona, no resultan solo una afición sino una necesidad, todos/as necesitamos dedicar tiempo a actividades que nos hagan sentir bien. Además de mejorar nuestro estado anímico, sirven de ayuda para sentirnos menos ansiosos, pues son momentos donde nuestro estado interior es más favorable.

10. Reír

Busca momentos donde compartas con amigos, no te aísles porque te sientas mal, todo lo contrario, reír, compartir y relacionarte te ayudará a sentirte mejor.

11. Cuidar la alimentación

Lo que comemos y cómo lo comemos tiene una influencia directa en nuestros estados de ánimo, realizar dietas equilibradas y variadas, mejorara tanto la salud física como el bienestar emocional.

¿Qué opinas de estos útiles consejos? COMENTA y COMPARTE con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR