11 Errores de lenguaje corporal que has estado haciendo en el trabajo sin darte cuenta

11 Errores de lenguaje corporal que has estado haciendo en el trabajo sin darte cuenta0shares

Muchas personas sueñan con alcanzar el éxito profesional y hacen todo lo posible para destacar frente a su jefe. Sin embargo, no tienen en cuenta que incluso los pequeños detalles importan, y es que según las leyes de la psicología, cosas como la postura y gestos propios importan tanto como tu trabajo.

A continuación, te revelamos algunos errores de lenguaje corporal que probablemente has estado cometiendo en el trabajo sin que te des cuenta y que han hecho que des la impresión equivocada a tus compañeros...

¡Sigue leyendo para saber más al respecto!

Si no sabías que algunos de estos gestos eran negativos para tu trabajo, entonces COMPÁRTELOS con tus amigos, ellos también deben saber en qué están fallando. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

1. Entrar a la oficina demasiado silencioso.

Cuando entras casi sigilosamente a tu oficina sin siquiera saludar a tus compañeros, es una mala señal. Puede darse a interpretar como que no eres educado o simplemente actúas de manera arrogante. Es por eso que siempre debes saludar a tus compañeros al menos con un asentimiento o sonrisa cuando entras a la oficina.

2. Sentarte de manera relajada.

Esta bien que desees relajarte en el trabajo, pero no por eso debes sentarte de manera demasiado relajada en tu puesto de trabajo. Ya que no solo puede ser perjudicial para tu espalda, sino que daña tu imagen y das una mala impresión a tus compañeros.

Esa posición relajada da la impresión de que no te importa tu trabajo, ya que te sientes demasiado cómodo y perezoso.

Intenta prestar atención a la forma en cómo te sientas. Ya que si te ves "menos relajado", te asegurarás de que tu jefe note tu interés en lo que estás haciendo.

3. Dejar tus ojos en blanco.

Este gesto es bastante grosero, no importa dónde te encuentras. Y es que hace que las personas que te hablan se sientan ofendidas, ya que al hacer eso muestras que han dicho o hecho algo que consideras demasiado tonto.

4. Mantener tus manos detrás de la espalda.

Puede que no lo notes, pero tus compañeros prestan mucha atención a lo que haces con tus manos. Un estudio realizado por el profesor de neurociencia, Spencer Kelly, demostró que los gestos con las manos son vitales para la comunicación.

Igualmente, demostró que mantener las manos detrás de la espalda durante de una conversación hace pensar que no eres confiable.

Dado que ser confiable es importante en el trabajo, debes evitar esconder tus manos mientras mantienes una conversación.

5. Usar la postura "hoja de parra".

Esta es una postura masculina que consiste en poner las manos sobre el área genital. Al hacer este gesto puedes ofender a tus compañeros y hacerlos sentir incómodos. Así que ten cuidado de dónde pones tus manos.

6. Expresar tu aburrimiento.

Todos podemos llegarnos a aburrir en el trabajo de vez en cuando, sobre todo cuando nos sentimos mal. Pero no importa cómo te sientas, lo mejor es que aprendas a ocultar tus emociones en el trabajo. Ya que, de lo contrario, tu jefe podría considerar reemplazarte por una persona más activa.

Así que deja de garabatear y suspirar tanto en tu oficina.

Si te estás aburriendo, intenta entretenerte ofreciendo tu ayuda a tus compañeros. Así te distraerás del mal humor que tengas y le mostrarás a tu jefe que eres lo suficientemente activo como para merecer un ascenso.

7. Mantener tu cuerpo alejado de la conversación.

Si estás en una reunión o conversando con alguien y sigues mirando hacia tu teléfono, entonces espera malas noticias. No importa lo desinteresado que estés del tema que están hablando, siembre debes mantenerte involucrado en la conversación.

8. Apoyarte en objetos y paredes.

Una investigación hecha por la Universidad de Stanford demostró que mantenerse en piel te hace más poderoso. Ya que es una postura que transmite mucha información y determina la forma en que tratas a la persona.

En cambio, si vives apoyado en paredes, mesas y otros objetos, las personas que te rodean lo interpretarán como una señal de debilidad.

Por lo que si te mantienes erguido asegurarás tu fortaleza y confianza.

9. Invadir el espacio personal de otra persona.

No importa cuán amigables sean tus compañeros de trabajo o tu jefe, invadir el espacio personal de alguien nunca es buena idea. Ya que al hacerlo, haces que la otra persona se sienta amenazada, distraída o incómoda. Es por eso que se recomienda mantener una distancia de 1-2,5 metros.

10. Comprobar la hora con demasiada frecuencia.

Mirar tu reloj o teléfono durante una conversación es lo más grosero que puedes hacer. ¿Qué pensaría la persona si sigues revisando la hora a cada momento? ¡Que te sientes aburrido y que quieres deshacerte de él lo más pronto posible!

Por lo tanto, la próxima vez que tengas una conversación con alguien en el trabajo no hagas esto.

Si tienes prisa, simplemente hazle saber que necesitas estar en otro lugar pronto y que deseas continuar la conversación en otro momento.

11. Separarte de tu entorno.

Todos podemos sentirnos tímidos cuando empezamos a trabajar en un lugar nuevo, pero si te mantienes separado del resto de tus compañeros y no participas en la formación de equipos o almuerzas solo, significa que no deseas crear una relación amistosa con ellos. Eso da a entender que eres una persona desinteresada, antipática y aislada. No importa lo difícil que sea, siempre intenta salir de tu zona de confort y acércate a tus compañeros.

Y tú, ¿cuál de estos errores cometes frecuentemente? 

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR