10 Tareas de mantenimiento del hogar que son vitales y que debes hacer regularmente.

10 Tareas de mantenimiento del hogar que son vitales y que debes hacer regularmente.0shares

Hacer la limpieza de la casa es una parte esencial de nuestras rutinas, pero ¿qué pasa con el resto del mantenimiento del hogar? No se trata simplemente de reemplazar las bombillas o desatascar el inodoro de vez en cuando. Esto va más allá, pues resulta que para que tu casa esté realmente en buen estado debes cuidar que esas áreas en las que normalmente no piensas también luzcan impecables, de lo contrario las consecuencias no esperarán para empezar a darte dolores de cabeza y te quitarán mucho tiempo y dinero.

Ignorar estos artículos en la casa puede causarte serios problemas en el futuro. Ya sea el calentador de agua, la secadora o el techo, algunas de estas cosas que se olvidan fácilmente necesitan más atención de la que les ha estado dando o de la que piensas. En Buenamente.com hemos creado una lista de consejos para que estés seguro de no descuidar esos rincones de tu casa podrían costar mucho tiempo y dinero sin un mantenimiento adecuado.

1. Limpiar las bobinas del refrigerador.

Es fácil que olvidemos limpiar las bobinas del refrigerador porque nunca las vemos. Están detrás o en la parte inferior de la unidad, por lo que caen en la categoría "fuera de la vista, fuera de la mente". Pero a medida que esas bobinas se cubren de pelo de mascotas, suciedad y grasa, deben esforzarse más para mantener la nevera fresca. Y cuanta más energía ejerzan esas bobinas, mayor será tu factura durante el mes. Afortunadamente, todo lo que tienes que hacer para limpiarlas es desenchufar el refrigerador, usar una manguera de aspiración para eliminar la suciedad y el cabello, y limpiar el resto de la suciedad con agua y jabón.

2. Resellar las superficies de piedra.

La piedra ha crecido en popularidad en los últimos años y ahora se utiliza para decorar encimeras en la cocina o el baño y para pisos en toda la casa. Pero si vas a invertir en superficies de piedra, entonces también tendrás que tomarte el tiempo para volver a sellar la piedra cada año. Para hacer esto, compra el tipo de sellador que funciona para tu tipo de piedra y aplícalo con un trapo. Después de que el sellador esté seco, usa una toalla seca para limpiar cualquier resto de sellador. Y asegúrate de leer las instrucciones en el sellador para determinar cuántas capas tendrás que poner y cuánto tiempo de secado se requiere.

3. Afilar las cuchillas para desechar basura.

Es importante que mantengas las cuchillas de eliminación de desechos afiladas si deseas que continúen desechando correctamente la suciedad. La manera más fácil de mantener las cuchillas en buen estado es verter en su interior una cáscara de huevo, encender el agua y ejecutar la eliminación. Si necesitas eliminar cualquier olor persistente, agrega algunos trocitos pequeños de limón, y listo.

4. Drenar el sedimento de tu calentador de agua.

La mayoría no piensa en el calentador de agua hasta que deja de funcionar. Una forma de garantizar que continúe haciendo su trabajo durante mucho tiempo es drenar parte del agua cada año. Esto eliminará todo el sedimento que se acumule en el fondo del tanque y que provoca que el elemento de calentamiento falle.

5. Despejar los canales de lluvia.

Si tienes canaletas para lluvia en tu techo, definitivamente querrás ocuparte de ellas antes de que llegue el invierno. A medida que las hojas caen durante el otoño, se acumulan en los canales de lluvia y eventualmente pueden obstruir el bajante, lo que causará problemas cuando llueva o caiga nieve. Así que asegúrate de despejar las hojas, la suciedad y cualquier otra cosa que pueda quedar atrapada en las canaletas y los bajantes antes de que el clima haga de las suyas.

6. Limpiar la ventilación de la secadora.

Después de secar una carga de ropa, es normal limpiar el colector de fibras. Pero ¿qué pasa con toda la pelusa y la suciedad que quedan atrapados donde el colector no actúa? Si permites que se acumule durante demasiado tiempo, la secadora comenzará a sobrecalentarse y puede quemar la ropa o incluso provocar un incendio. Para evitar esta acumulación, usa un accesorio de aspiradora plano para evitar obstrucciones en el canal de ventilación y limpia el conducto de ventilación de la secadora con un cepillo grande.

7. Inspecciona tus tejas.

Lo último que querrás será tener problemas con tu techo. Ya sea que tengas una fuga menor o una sección que se derrumbe en alguna zona de tu casa, los problemas con el techo serán una molestia extremadamente costosa. La manera más rápida de evitar que algo salga mal es inspeccionar las tejas. Si falta alguna o están dañadas, reemplázalas lo antes posible. Si no estás seguro de tener la experiencia para evaluar cualquier daño potencial en tus tejas, llama a un profesional. Esto te ahorrará tiempo y dinero a largo plazo.

8. Prueba los detectores de humo.

Probablemente, esto parezca bastante obvio: por supuesto, que revisas los detectores de humo con regularidad. Todo lo que tienes que hacer es alcanzar y presionar el botón para asegurarte de que cada detector de humo emite un pitido, ¿no? Incorrecto. Eso solo prueba que puede hacer ruido, lo que no necesariamente significa que está funcionando correctamente. Para realmente probarlo, enciende dos o tres fósforos, apágalos y manténlos debajo del detector para que el humo se desplace hacia él. Si eso no lo activa, el detector de humo no funciona.

9. Limpiar la chimenea.

Si tienes una chimenea que sirve para un propósito que no sea de decoración, entonces debes limpiarla de vez en cuando. Puedes contratar a alguien para que hagas esto o puedes hacerlo tú mismo. Si decides emprender este proyecto por tu cuenta, deberás invertir en gafas protectoras, una escalera, un gran cepillo de chimenea y suficientes hojas de plástico para bloquear la chimenea del resto de la sala.

10. Darle mantenimiento del aire acondicionado.

Tan pronto como termina el verano, la mayoría de las personas se olvidan de sus aires acondicionados hasta que mayo llega nuevamente. Lo siguiente que saben es que cuando llega el día más caluroso de julio, de repente el aire acondicionado falla. Es probable que esto se deba a un problema con la malla filtrante. Si estos filtros no se mantienen limpios, pueden obstruirse con suciedad y hacer que la unidad falle. Con respecto a la unidad exterior, debes asegurarte de que las malezas y el césped no crezcan en ninguna de las aberturas. El consejo más importante, sin embargo, es reemplazar regularmente estos filtros. No esperes hasta que estés sudando en pleno verano para ocuparte del mantenimiento de tu aire acondicionado.

¿Qué otros consejos agregarías a la lista para mantener una casa realmente limpia? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR