10 Ejercicios japoneses que son perfectos para el cuerpo femenino

10 Ejercicios japoneses que son perfectos para el cuerpo femenino0shares

¿Acaso sabías que las mujeres japonesas han mantenido el récord mundial de longevidad por más de 25 años? Ellas parecen no envejecer en lo absoluto y no dejan de sorprender al mundo entero con su forma física ideal. Y esto no es para nada algo para sorprenderse, si se tiene en cuenta que los ejercicios físicos, junto con la alimentación saludable, son dos de los pilares del concepto de perfección dentro de la cultura japonesa.

Katsuzō Nishi fue un ingeniero y profesor de Aikido japonés, quien siempre tuvo muy mala salud desde la infancia, e incluso a la edad de 20 años fue diagnosticado con una enfermedad incurable, pero en vez de rendirse, desarrolló su propio sistema para el desarrollo de la salud y logró vivir para convertirse en el ingeniero técnico jefe del metro de Tokio, el primer sistema de trenes subterráneos de Japón y llegar a los 75 años de edad.

Hoy en Buenamente.com hemos querido presentarles el Nishi Shiki, el sistema de ejercicios desarrollado por Katsuzō Nishi, que son especialmente beneficiosos para la anatomía femenina, ayudando a las mujeres a aumentar los niveles de energía de su cuerpo y a ponerse en forma.

10. Postura del medio loto

Esta es una postura muy conocida y es una de las mejores posturas para sentarse en general, ya que te motiva a mantener siempre tu espalda recta y ayuda a evitar dolores de espalda. Simplemente siéntate en una superficie dura con las piernas cruzadas y la espalda recta y luego con mucho cuidado, levanta uno de tus pies y colócalo sobre el muslo de la pierna contraria. Luego coloca tus manos sobre las rodillas y realiza varias respiraciones conscientes hasta estar totalmente relajada y con la mente en blanco.

9. Postura de la guirnalda

Esta postura ayuda a estirar tus tobillos, ingles y espalda. Colócate en cuclillas manteniendo la espalda recta y los pies lo más cerca posible. Separa tus muslos lo más posible, intentando que sean más anchos que tu torso. Presiona tus codos contra tus rodillas y junta las palmas de tus manos frente a tu pecho. Mantén de 30 segundos a 1 minuto y luego ponte de pie.

8. Postura de la media inversión contra la pared

Esta postura promueve la activación del sistema nervioso parasimpático, porque lo que facilita un estado de relajación máxima, al tiempo que ayuda a desinflamar las piernas. Acuéstate boca arriba en el piso con tus nalgas apoyadas de la pared y recuesta tus piernas de la pared, manteniéndolas rectas y separadas. Mantén la pose entre 5 y 15 minutos.

7. Postura del camello

Esta postura ayuda a reducir la grasa en los músculos, alivia el dolor de la parte baja de la espalda, abre las caderas y mejora la respiración. Se comienza arrodillándose. Arquea tu espalda y toma tus tobillos con tus manos, sostén por 5 segundos y vuelve a la posición inicial. Repite 10 veces.

6. Postura de la media pinza

Esta postura alivia los dolores de espalda y de las piernas. Párate derecha. Lentamente masajea tu cintura imaginando que tu cuerpo se vuelve más flexible. Suavemente pero con energía, inclínate hacia adelante tratando de tocar el suelo con tus manos. Vuelve a la posición inicial y suavemente inclínate de nuevo tan lentamente como puedas. Vuelve a la posición inicial e inclínate a la izquierda y a la derecha. Vuelve a la posición inicial y relájate.

5. Ejercicio de tracción de cuello

Este ejercicio te ayudará a reducir el tamaño de tu estómago y es beneficioso para la columna y el sistema circulatorio, además de ayudarte a desarrollar la imaginación y a calmar tu mente. Acuéstate sobre tu espalda en una superficie dura y relájate. Coloca tus manos detrás de tu cabeza y levanta lentamente tu cuerpo hasta quedar sentada. Sigue doblando tu cuerpo hacia adelante tanto como puedas. Vuelve lentamente a la posición inicial.

4. Estiramiento de la espalda

Esta postura ayuda a disminuir el dolor de espalda, mientras que fortalece tus vasos sanguíneos. Párate derecha, separa las piernas y deja tus pies paralelos. Coloca tus manos a nivel de tu cintura y estira tus dedos hacia tus nalgas. Arquea lentamente tu espalda e inclina tu cabeza hacia atrás. Relaja tus brazos y lentamente balancéate de izquierda a derecha, como una rama impulsada por el viento.

3. Postura del barco

Las mujeres se benefician de este ejercicio especialmente luego de haber dado a luz, cuando sus músculos se debilitan. También mejora el equilibrio y la digestión y ayuda a perder peso en el estómago. Acuéstate sobre tu espalda con las piernas juntas y los brazos a los lados del cuerpo, con las palmas de las manos hacia abajo. Alza tus piernas manteniéndolas rectas y levanta la parte superior de tu cuerpo con los brazos rectos. Mantén la posición lo más que puedas y vuelve a la posición inicial. Repite 10 veces.

2. Abdominales

Con este ejercicio mejorarás tu postura y circulación cerebral. Acuéstate sobre tu espalda en una superficie dura. Dobla tus piernas manteniendo tus pies apoyados en el suelo y lo más cerca posible de tus nalgas. Lentamente levanta tu cabeza y trata de alcanzar tus rodillas con las palmas de tus manos sin levantar tu columna. Mantén la posición lo más que puedas antes de volver a la posición inicial y relajarte.

1. Balanceo de piernas

Este ejercicio ayuda a incrementar el flujo de sangre hacia las piernas y previene las piernas cansadas y adoloridas. Acuéstate boca abajo en una superficie dura, dobla tus rodillas, relájate y balancea tus piernas suavemente, intentando tocar tus nalgas con los talones.

Bono: Ejercicios especiales para mujeres con problemas en los ovarios

Estos ejercicios estiran las caderas, abdomen y espalda, ayuda a liberar tensión en los ovarios, masajea y estimula los órganos internos y ayuda a fomentar el equilibrio emocional, a aliviar el estrés y a calmar la mente.

Comienza con las manos y las rodillas en el suelo, alineadas con los hombros y las caderas, respectivamente

Imagina que una línea recta conecta tus hombros y caderas y mantén el cuello recto.

Exhala y arquea tu espalda hacia el techo

Aségurate de que tus hombros y rodillas se mantienen en posición. Deja caer tu cabeza hacia el suelo, sin llevar la barbilla al pecho. Inhala y vuelve a la posición inicial. Repite 20 veces.

Este ejercicio mejora la circulación sanguínea, reafirma caderas y nalgas y alivia el estreñimiento. Las mujeres que padecen de desórdenes del útero y los ovarios también se benefician con él.

Acuéstate boca abajo y coloca tus brazos a los lados de tu cuerpo con las palmas hacia abajo

Mantén tus piernas separadas entre sí unos 15cm.

Levanta una de tus piernas unos 15cm manteniéndola estirada y sin mover la otra pierna

Mantén la posición por unos segundos y vuelve a la posición inicial. Repite alrededor de unas 50 veces por cada pierna.

¡Si te gustaron estos ejercicios, compártelos con todas tus amigas para que ellas también se puedan beneficiar con ellos!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR