10 cosas que suceden cuando dejas de ser virgen

10 cosas que suceden cuando dejas de ser virgen126shares

Sí, parece que sobre lo que todos hablan es sexo, y que todos tus amigos lo están haciendo, y que el argumento de unos ocho millones de películas va sobre “perderla”. No eres la última persona “no tocada” de la Tierra. Para nada. Solo te lo parece a veces porque tu virginidad te importa a ti más que a nadie. Y esa es una razón excelente para esperar para tener esa experiencia positiva que te mereces, llena de sentimientos profundos mutuos y respeto. A esa persona no le importará cuánto hayas ligado antes. Simplemente estará emocionada por compartir esa experiencia contigo.

Sin embargo, esta experiencia puede que no resulte lo más sencillo o lo más mágico del mundo, como muchas películas te lo harán creer. Así que Buenamente ha recolectado esta lista de 10 cosas que sucederán cuando lo hagas, y si estás considerando tomar ese gran paso, estés mejor preparada.

1.- Perderla implica MUCHA preparación

O por lo menos, debería. Y no estamos hablando de velas, ni de preparar una playlist sensual, ni preparar una cama llena de pétalos de rosas… No, no. Mira, con el sexo vienen un montón de enormes responsabilidades. ¿Me estoy tomando la píldora? ¿Quién traerá los condones? ¿Dónde podemos encontrar un espacio privado e íntimo para hacerlo? Si estás considerando seriamente responder a estas preguntas y entender que el sexo puede acarrear consecuencias que podrían cambiar la vida, como un embarazo o una enfermedad de transmisión sexual para el resto de tu vida, te darás cuenta de que no es algo tan espontáneo como en las películas. Saber que eres lo suficientemente adulta como para hacerlo bien hará que el momento sea mucho más especial.

2.- La primera vez no te va a gustar

No tengas ninguna duda. En la primera vez no podrás experimentar el disfrute del que tanto te hablan tus amigas. No es mágico, si no más bien torpe y doloroso, sin dejar de mencionar extraño. Lo primera cosa en tu mente será preguntarte si está ocurriendo realmente, puede que creas incluso que se trata de una fantasía y querrás que todo termine rápidamente. No tendrás explosiones en tu abdomen, ni gritaras de placer, y ni siquiera tendrás la menor idea de si estás haciendo las cosas bien. Pero no te preocupes, todas hemos estado en ese punto, y puedes tomar mi palabra, cambiará. Por supuesto, si no te sientes segura de intentarlo de nuevo, tómate tu tiempo para madurar, y todo se dará a su debido tiempo.

3.- Dolerá

Aunque si bien no todas las mujeres son iguales, un buen número de chicas sufren dolor intenso la primera vez que lo hacen. Si eres de esas, no podrás comprender por qué otras dicen que es algo súper placentero, ya que el sentimiento de algo extraño de tu cuerpo probablemente te incomode al principio. También tendrás ardor y dolor al momento de ir al baño, pero todo esto no es de preocuparse, una vez esto pase, y después de unas 3 o 4 veces, no notarás la sensación de incomodidad y comenzarás a disfrutarlo plenamente. 

4.- La otra persona impactará tu vida

Es posible que pienses que lo que sientes por él es amor, que harías cualquier cosa por él, y él haría lo mismo por ti. Pero es importante que hagas pases con la idea de que probablemente no sea así. Es muy posible incluso, que él se aleje una vez haya tenido relaciones contigo, o después de algún tiempo. Si esto pasa, tienes que saber que no es tu culpa. Por esto también es muy importante que estés completamente segura de que esa persona es la adecuada para hacer un acto tan íntimo, delicado, y especial, alguien en quien confíes y no te presione. Debes asegurarte de que encontraste a un chico que te valora, que te cuida, y que entiende que cuando le dices “no” significa “no”. Recuerdo que si bien tu primera vez no será la escena mágica que has visto en películas, él se convertirá en el primero, y eso es algo que nunca se olvida.

5.- Puede que pierdas el apetito

A la mañana siguiente puede que incluso no quieras salir de la cama, vas a perder el apetito, y tendrás una sensación inusual en el estómago. También es probable que no quieras probar bocado. Todas estas son señales de que tu cuerpo se está adaptando a todos estos cambios. También puede ser señal de que sientes culpa, ya que quizás no te sentías completamente preparada psicológicamente para la cantidad de emociones y sensaciones a la que te acabes de someter, y que son tan difíciles de explicar. Sin embargo, no seas muy dura contigo misma, esto no es malo: míralo como un aprendizaje de tu cuerpo y una nueva experiencia de vida.

6.- Llorarás sin saber bien por qué

Es posible que no inmediatamente, o ni siquiera el mismo día, pero sucederá. Sentirás que ya no eres la misma, quizás incluso que has traicionado los principios con los que te criaron, o que has perdido tu valor de alguna forma por haber entregado tu cuerpo. Creerás que solo esa persona te amará, pues para nadie más fuiste virgen. Pero para nada, tú no eres mercancía que pierde su valor de esa manera. Eres una mujer, fuerte, hermosa, y única. Tu cuerpo es solo tuyo y más nadie tiene poder sobre él, y tu valor no viene definido por tu cuerpo.

7.- Vas a sentir culpa

Es muy posible que se apodere de ti un sentimiento de culpa. Puede que sientas que has hecho algo malo, o que has sido débil y en general, te arrepientas. Pero cálmate, piensa que lo que hiciste es una experiencia normal y no se va a volver a repetir, o al menos no de la misma manera que ya sucedió. No recibirás felicitaciones, pero tampoco pueden juzgarte, porque tu decisión es solamente tuya. No olvides que debes cuidarte, y lo que estás a punto de hacer conlleva muchísima responsabilidad, así que no dejes que nadie influya en tu toma de decisiones. El cuerpo es solamente tuyo y nadie más puede tomar esas decisiones. Deja a un lado las presiones y hazlo solamente cuando tú te sientas preparada para hacerlo.

8.- Tus amigas querrán saber cada detalle

Si realmente son tus amigas, siempre estarán allí para ti, tanto por si necesitas consejos, como para que te desahogues con ellas. Siempre querrán saber sobre eso nuevo que experimentaste y sobretodo, que te encuentres bien, porque si no lo están, se quedarán a tu lado para mejorar tu ánimo.

9.- Tu madre lo sabrá

Esto es completamente inevitable, ni siquiera hará falta que lo digas. Ella te conoce perfectamente, te trajo al mundo y sabe cuando algo no está bien contigo. Tan solo con verte al rostro lo sabrá, porque ella pasó por eso también. Ella no te juzgará, ni te dejará de amar, ni tratará de humillarte. Ella solo querrá consolarte y hacerte saber que todo estará bien.

10.- No sabrás qué hacer

Pasarás ratos inmóvil, reflexionando, tratando de entender todo lo que acaba de ocurrir, porque es algo sumamente nuevo, una experiencia llena de sensaciones increíbles, distintas, y a veces incluso dolorosas. Aún si él es un experto en el arte del amor, para ti resultará confuso y no sabrás qué hacer. Pero no te preocupes, y recuerda siempre que nadie puede forzarte a hacer nada que no desees hacer, y si tienes alguna duda, lo mejor es que te detengas. Recuerda: Nadie puede tomar decisiones por ti, por nada del mundo lo permitas.

Lo más importante es que no olvides una cosa: tu valor no está definido por vida sexual en lo absoluto. Eres libre de tomar tus propias decisiones y de hacerte valer por mucho más que tu cuerpo. ¡Fuerza, mujer!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR