10 Claras señales de que tu alma está agotada y que debes hacer algo al respecto

10 Claras señales de que tu alma está agotada y que debes hacer algo al respecto0shares

Aunque no la podamos tocar, nuestra alma puede agotarse e incluso quebrarse como un hueso, por lo que es necesario que le brindes el tiempo necesario para sanar y recuperarse. Aún cuando no puedas ver tu alma, puedes conocer su estado al ser consciente de cómo te sientes en realidad.

Puesto que el alma y cuerpo se encuentran conectados, puedes experimentar el agotamiento de tu alma como un cansancio físico, aunque no es lo mismo. El cansancio físico puede ser producto de un agotamiento de tu organismo, mientras que el agotamiento de tu alma se causa cuando internamente te sientes desgastado.

A continuación, te enseñamos 10 señales que te ayudarán a saber si tu alma está cansada.

No dudes en COMPARTIR esta nota con tus amigos, ellos también deben conocer estas señales por su bien. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

1. No hayas palabras para expresar lo que sientes

Si algún amigo te pregunta qué te ocurre o cómo te sientes, simplemente no encuentras las palabras adecuadas para responderle, ya que no sabes qué sientes en realidad ni cómo te sientes. Pero es algo que sin duda te afecta.

Solo estás seguro de que algo muy complejo y profundo está ocurriendo en tu interior

Y no hayas una manera en que puedas describirlo apropiadamente para que te entiendan. Lo peor de todo, es que no entiendes por qué no puedes librarte de esa sensación de pesadez, desánimo y abatimiento. 

2. Te sientes desorientado

Puedes llegar a sentirte fragmentado e incluso desorientado. Esto se debe a que tu cuerpo y mente no están sincronizados debido al agotamiento de tu alma.

3. El futuro te asusta

La incertidumbre sobre lo que te depara el futuro te hace sentir inseguro e incluso aterrador. Solo pensar en eso te hace sentir aún peor.

En ocasiones te sientes tan exhausto que solo deseas tomar tus maletas e irte para empezar de nuevo en un lugar lejano

Ya que sientes que todo aquello que disfrutabas hacer ya no te interesa ni te hace sonreír, por lo que anhelas algo que sí te llene.

4. Pánico y ansiedad

Constantemente experimentas pequeños ataques de pánico o ansiedad ante cualquier mínima situación.

5. Solo quieres descansar

En el día solo anhelas llegar a tu casa para recostarte y descansar por "un rato" que termina convirtiéndose en horas.

Tiendes a dormirte con mucha frecuencia y realmente te cuesta despertarte

Es como si tuvieras que luchar contra ti mismo para poder salir de la cama. Aunque en la noche te sientes inquieto y puedes llegar a tener sueños muy intensos.

6. Te sientes solo

En ocasiones, la soledad te invade aún cuando te encuentras rodeado de amigos y personas que te quieren.

Llegas a sentirte profundamente solo y comienzas a cuestionar a todas aquellas personas que están a tu lado

Por lo que puedes dejar de confiar en ella y estás a la defensa casi todo el tiempo.

7. Sientes dolor en tu cuerpo

A menudo sientes tu cuerpo adolorido y experimentas tensión muscular, dolores de cabeza, mareos, dolor de estómago e incluso visión borrosa, todo sin una razón aparente.

8. Te sientes físicamente agotado

Tu cuerpo comienza a debilitarse cada vez más y prácticamente una acción supone un gran esfuerzo.

La energía que tu alma pierde afecta la energía de tu organismo físico

Es posible que hacer cosas como ir al gimnasio o hacer ejercicio ya no te hagan feliz.

9. Tus pensamientos se vuelven oscuros

Tus pensamientos dejan de ser alegres y tienden a volverse cada vez más oscuros. Te sientes amargado, enojado, resentido e incluso celoso por todo lo que ocurre a tu alrededor.

Dejas de ser una persona cariñosa y compasiva para ser alguien con un enorme rencor en su corazón

10. Las emociones se intensifican

Todo lo que sientes te carcome por dentro y simplemente no puedes detenerlo. Te sientes extremadamente emocional.

A menudo puedes romper en llanto sin razón

Y experimentas emociones opuestas de manera seguida, ya sea que te sientas extremadamente feliz pero al segundo siguiente te sientes deprimido.

Si detectas algunas de estas señales, más te vale de darle prioridad a tu alma

Por lo que intenta descansar todo lo que necesites, así que apaga tu teléfono y desconéctate completamente de las preocupaciones para tener tiempo para aquello que te haga feliz.

Prueba tomar ese baño caliente que tanto te gusta, medita un poco y escucha tu música favorita

Tan solo evita cualquier pensamiento negativo que te haga sentir mal de nuevo y deja de criticarte a ti mismo.

Si prestas atención a lo que tu alma necesita, podrás eliminar todo aquello que te hace sentir débil y agotado

También intenta pensar de manera positiva, eso fortalecerá aún más tu alma.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR